La minería de bitcoin: un riesgo para el medio ambiente

La minería de bitcoin: un riesgo para el medio ambiente

El consumo energético para la producción de criptomonedas se ha disparado globalmente en el último año por la gran complejidad de cálculos matemáticos que requiere su extracción

Bitcoin se ha convertido en un factor más de impacto medioambiental. Pero, ¿por qué? La respuesta es la minería de las criptomonedas. Cambiemos los picos y las palas para extraer minerales por superordenadores con una capacidad ingente de cálculo. Todos ellos trabajando al unísono, sin descanso, realizando operaciones matemáticas miles de millones de veces, para cumplir con su misión de obtener una recompensa: en vez de oro, bitcoins.

Qué es un minero de bitcoin... y por qué llegas tarde al negocio

La resolución de algoritmos complejos, llamada prueba de trabajo, es el peaje obligatorio que deben pasar los mineros para obtener su beneficio. La dificultad para los mineros es que, según se resuelven los acertijos matemáticos, se complican cada vez más para obtener la misma cuantía de bitcoins. Para que la mina no baje su rendimiento, se estresan al máximo las supercomputadoras. “Cuanta más cantidad de hashes [funciones criptográficas] tenga el equipo informático para minar, más potencia eléctrica consumirá”, explica Javier Domínguez, ingeniero informático de Blockchain España. Como la minería tradicional, esta también requiere de unas condiciones. Lo óptimo es buscar un terreno con acceso a electricidad, un lugar gélido y no demasiado húmedo, con temperaturas entre los cuatro grados y los 12 bajo cero. Islandia, Suecia y China se han convertido en referentes para el minado. Ante este boom de bitcoins, ya han surgido voces que alertan del impacto energético mundial que puede tener.

Cuanta más cantidad de hashes tenga el equipo informático para minar, más potencia eléctrica consumirá

Javier Domínguez, ingeniero informático de Blockchain España

Johann Sigurbergsson, portavoz de la eléctrica islandesa HS Orka, afirma que la electricidad que demandan las minas de criptomonedas en su país está a punto de exceder el de todo el consumo de los hogares de la isla. “Si esto sigue así, no tendremos energía suficiente para abastecernos”, señala. Islandia cuenta con un sistema de energías renovables de bajo impacto medioambiental. En China, principal productor de minas, la situación cambia drásticamente porque la energía subvencionada por el Estado, un gran atractivo para este sector, es la del carbón, un combustible fósil altamente contaminante. “Claro que es un problema por la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera; pero, en general, no es mucho mayor que la que generan las fábricas de billetes de papel o las petroleras”, precisa Domínguez.

Por continuar con la traducción eléctrica de la minería, un informe publicado por Morgan Stanley en diciembre de 2017, Bitcoin decoded, detalla que por cada moneda digital que se crea se consume de promedio lo mismo que un hogar estadounidense durante dos años. “O empieza a haber valor para la sociedad o esto se desinfla. No se puede vivir en la especulación permanente”, razona Alex Preukschat, coordinador de Blockchain España.

Puede que estén minando ‘bitcoins’ con tu ordenador... y tú sin saberlo

Los esfuerzos de computación de las grandes minas chinas, con hasta 170.000 superordenadores conectados entre sí, absorben en un día el mismo consumo eléctrico que la Comunidad de Madrid en 30, según explica Domínguez. Algunos implicados en este sector, como Vitalik Buterin, creador de ether —la segunda gran criptomoneda—, han roto una lanza en favor de la sostenibilidad y han puesto sobre el tablero digital un mecanismo para corregir este peaje. El minado de su divisa parte de una menor complejidad de computación y, al mismo tiempo, menor recompensa. La resolución del algoritmo dependerá de la cantidad de monedas acumuladas, no de las horas de trabajo invertidas. Este proceso de validación se conoce como prueba de participación (frente a la prueba de trabajo de bitcoin). “Me sentiría muy triste si mi principal contribución al mundo fuera sumar el equivalente al consumo de electricidad de Chipre al calentamiento global”, zanjó Buterin en una entrevista

Más información

Retina

19/09/2018
Normas