El raro perfil del filólogo bilingüe, experto en lenguaje natural y digital

El raro perfil del filólogo bilingüe, experto en lenguaje natural y digital

Las empresas buscan profesionales con formación transversal. Los empleos del futuro requerirán más flexibilidad

Chatbots, edición y traducción digital, comunidades científicas, consultas electrónicas, e-learning, redes sociales... ¿Qué tienen común más allá del mundo virtual donde se desarrollan? La base lingüística. Todos requieren destrezas comunicativas, además del lenguaje de programación, inteligencia artificial y plataformas que los sustentan. Es decir, necesitan no solo expertos en programación y machine learning, sino también profesionales especialistas en creación y gestión de textos. Son las nuevas demandas de una economía digitalizada.

“Los estudiantes de letras que son bilingües (expertos en lenguajes naturales y en lenguajes de programación) tienen asegurado un empleo en puestos para los que aún no tenemos ni nombre”, explica Amelia Sanz, catedrática de Literatura francesa y Humanidades digitales de la Universidad Complutense de Madrid y directora del máster en Letras Digitales de la Complutense.

La transformación digital y el auge de nuevos negocios ha traído consigo un boom de perfiles diferentes y mixtos: licenciados en Filología, y también en Traducción e Interpretación, Filosofía, Humanidades... complementados con conocimientos de programación. Roles aún sin definir para los que apenas hay formación específica. Son licenciados en ramas de humanidades, con gran conciencia lingüiística y al mismo tiempo familiarizados con lenguajes informáticos: al tener una base filológica, pueden entender bien la semántica web.

Nuevas profesiones

Chatbots. Profesionales especializados en el desarrollo de programas de conversación, a partir de generación de documentación y corpus de entrenamiento.

Edición digital. Departamentos de producción para el desarrollo y corrección de epubs o pdfs, la creación de actividades multimedia.

Consultas. Formalización de patrones a partir de las búsquedas de clientes con herramientas electrónicas.
Contenido educativo. Editores de contenidos educativos virtuales y técnicos de enseñanza.

Digitalización. Empresas, instituciones y proyectos para digitalizar documentos, bibliotecas.

“Lo que más demandan las empresas son estudiantes con conciencia crítica y reflexión lingüística, con cultura”, observa Sanz. Un aprendizaje que, a su juicio, es “muy lento, muy caro”. Con esa base adquirida, el complemento (lo digital, lo tecnológico, lo técnico) “viene después y es más fácil, también más barato”. 

Bajo esa reflexión nació en 2015 el Máster en Letras Digitales, que cuenta con un 50% del profesorado del área de filología y otro 50% de informática, y que ha conseguido llamar la atención de empresas que buscan profesionales con formación “transversal”: un enfoque lingüístico, basado en el conocimiento del lenguaje y su estructura (sintaxis, semántica), y con base informática.
Para ello, se enseña a los estudiantes por ejemplo a producir recursos digitales desde su origen, el tratamiento automático de textos, aplicación de teorías del aprendizaje en línea o a analizar contextos antropológicos para ubicar productos de cibercultura.

Reconversión

La digitalización ha supuesto una fuerte reconversión para un sinfín de sectores, que requieren nuevos profesionales flexibles, con visión tecnológica, para cubrir tareas como construcción y gestión de bases de datos, mejora de buscadores, formación de patrones de consulta, desarrollo de programas de conversación, gestión de redes sociales...

Las empresas que adoptan estas competencias son variadas: grandes tecnológicas, fundaciones e instituciones públicas, compañías de digitalización, construcción de bases de datos de conocimiento, comunicación y marketing, editoriales y otras creadoras de contenido... y cualquiera que pueda utilizar el big data trabajado desde el punto de vista lingüístico.

“Son perfiles nuevos y no tengo la menor duda de que serán el futuro de la filología y de las humanidades en general”, explica Sanz. Si hace unos años la enseñanza era la única salida para estas carreras universitarias, con la digitalización se abre todo un campo profesional y oportunidades de empleo.

Saber programar da más control y autonomía sobre lo que se está creando. “Steve Jobs (fundador de Apple) decía que todo el mundo tendrá que saber un mínimo de lenguaje de programación”, recuerda Sanz, y los estudiantes de Filología y de Humanidades no son una excepción.

La colaboración de profesores de áreas tan dispares como la filología y la informática no siempre es fácil. Al principio, dice Sanz, era como “agua y fuego”, y hubo que hacer un trabajo para ir quitando prejuicios de unos hacia otros. Al final “tienen muchas cosas complementarias”.

Retina

17/08/2018
02

“En España se busca favorecer a quienes siempre han tenido el control”

De emprender a invertir como 'business angel' en Chicfy o Glovo y, finalmente, a crear su propio fondo, Encomenda Smart Capital. Para Carlos Blanco la experiencia es el activo más importante: “No es talento creativo lo que nos falta en España, el problema es que el capital riesgo es muy joven, está madurando”.

“En España se busca favorecer a quienes siempre han tenido el control”
Tres aplicaciones para leer con los oídos
05

Tres aplicaciones para leer con los oídos

Los audiolibros en CD o casete nunca arrancaron en España. Pero algo está cambiando gracias a las propuestas de una serie de 'apps' a las que merece la pena poner la oreja

08

La larga prehistoria de la Red

Aún no nos damos cuenta de lo que está suponiendo la Red. Por eso, el aurtor propone colocar este fenómeno junto a otros sucesos capitales de la evolución para prestar más atención a lo que estamos viviendo.

La larga prehistoria de la Red
La nueva fe es la confianza
10

La nueva fe es la confianza

El dinero, como la religión o las naciones, es una ficción colectiva. Creer en un ser superior, en formar parte del pueblo elegido o que un trozo de papel vale 50 euros, son todos actos de fe.

Normas