En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
Blockpit, ayuda a la gestión global de Criptomonedas

Blockpit, ayuda a la gestión global de Criptomonedas

La aplicación de Florian Wimmer automatiza los engorros legales para el poseedor de bitcoins, ethereums y similares

Blockpit es una rara avis. De las finalistas al concurso de pitches del EU Startup Summit, era las más sofisticada y difícil de aprehender. Pero es también la que más mira al complejo futuro de las finanzas, ese subsector que conocemos como fintech y que en 2017 alcanzó un récord de inversión de 27.000 millones de euros.

Florian Wimmer tiene claro que posicionarse con una solución que simplifique la complejidad de las finanzas futuras es marcar un gol. Este joven emprendedor ha elegido la tecnología de moda, el blockchain y sus criptomonedas. “He sido comerciante de divisas digitales durante tres años. El año pasado estaba tomando una cerveza con dos colegas de [la auditora] KPMG y me dijeron que el Gobierno había hecho una puntualización y tenían que tasar los impuestos de cada transacción… Unas 800… Como es imposible calcularlo manualmente y no había ninguna solución en el mercado, creamos la nuestra”.

No hemos tenido ningún momento difícil, las cosas han ido incluso demasiado bien

Blockpit es un gestor global para el usuario común de criptomonedas. Lo centraliza todo en un dashboard [el escritorio central de toda app] y automatiza los engorros legales para el poseedor de bitcoins, ethereums y similares. Una de las claves de la aplicación es que elabora un informe de transacciones que puede enviarse a una de las consultoras que colaboran con la compañía para que informen de qué impuestos debe pagar según la legislación de su país.

Al contrario que casi cualquier emprendedor al que se pregunte por lo que cuesta parir una empresa, Wimmer dice que no hay lágrimas. “No hemos tenido ningún momento difícil, las cosas han ido incluso demasiado bien”.

  • Diversidad

Piensa que las políticas comunitarias no son suficientes para encender el motor. Hay que empezar por lo estatal. “Creo que las medidas amplias de la Unión tal vez no alcancen a los emprendedores de un modo efectivo. Hay muchas diferencias culturales”.

Wimmer pone énfasis en este abismo que escinde muchas Europas dentro de Europa, haciendo difícil una apuesta en común. En parte, porque el nivel entre los ecosistemas varía de forma extrema: “Centrándome en las startups de blockchain, hay oportunidades muy interesantes en la UE. Por ejemplo, Suiza con su criptovalle [ecosistema empresarial dedicado al blockchain y las fintech] es líder en regulación y ofrece a las startups una gran economía. Pero el resto de países están muy atrás y carecen de conocimiento y voluntad para hacer un entorno atractivo para startups de esta esfera”, afirma. Como solución para mejorar el presente, Wimmer apunta una idea: “¿Crear una red social donde aceleradores, hubs y emprendedores tengan un incentivo para conectarse?”.

Más información

Retina

17/08/2018
02

“En España se busca favorecer a quienes siempre han tenido el control”

De emprender a invertir como 'business angel' en Chicfy o Glovo y, finalmente, a crear su propio fondo, Encomenda Smart Capital. Para Carlos Blanco la experiencia es el activo más importante: “No es talento creativo lo que nos falta en España, el problema es que el capital riesgo es muy joven, está madurando”.

“En España se busca favorecer a quienes siempre han tenido el control”
Tres aplicaciones para leer con los oídos
05

Tres aplicaciones para leer con los oídos

Los audiolibros en CD o casete nunca arrancaron en España. Pero algo está cambiando gracias a las propuestas de una serie de 'apps' a las que merece la pena poner la oreja

08

La larga prehistoria de la Red

Aún no nos damos cuenta de lo que está suponiendo la Red. Por eso, el aurtor propone colocar este fenómeno junto a otros sucesos capitales de la evolución para prestar más atención a lo que estamos viviendo.

La larga prehistoria de la Red
La nueva fe es la confianza
10

La nueva fe es la confianza

El dinero, como la religión o las naciones, es una ficción colectiva. Creer en un ser superior, en formar parte del pueblo elegido o que un trozo de papel vale 50 euros, son todos actos de fe.

Normas