La revolución de la nube trata de sortear el escollo de la falta de formación

La revolución de la nube trata de sortear el escollo de la falta de formación

Accenture pone en marcha un programa formativo para universitarios y estudiantes de Grado Superior para que se especialicen en el sistema de computación 'cloud' de Amazon

Una de las palabras de moda es la de cloud o computación en la nube. Esta tecnología, que permite ofrecer una serie de servicios a través de internet, ha calado poco a poco en las empresas y su adopción ha comenzado a generalizarse. Tal y como detalla el estudio La digitalización de la gestión empresarial en España de PHC Software, el año pasado ya casi la mitad de las compañías apostaron por alojar su negocio en la nube para mejorar su transformación digital. Como explica Manuel López, director general de Accenture Operations, hay señales más que evidentes de que la adopción masiva está llegando. Sin embargo, la formación no está a la altura de las demandas empresariales.

“Se enseña un conocimiento demasiado generalista y carente de la especialización técnica necesaria. En el mercado no encuentras profesionales bien formados”, lamenta López. Actualmente, Amazon, Microsoft y Google son los principales proveedores. Lo que significa que cada uno de ellos tiene su propia arquitectura y sistemas. Desde Accenture, el primer paso que han dado es el de firmar un acuerdo con la compañía dirigida por Jeff Bezos para que universitarios y estudiantes de último año de Grado Superior conozcan los entresijos de la nube de Amazon. “Es una certificación específica para que aprendan gratuitamente, a través de una beca, su ecosistema. La idea es poder ampliarlo al resto de plataformas”, añade.

Se enseña un conocimiento demasiado generalista y carente de la especialización técnica necesaria. 

Manuel López, jefe de operaciones de Accenture

La relevancia de contar con un conocimiento exhaustivo parte de la idea de que la gran innovación que están acometiendo las diferentes organizaciones siempre tiene el mismo denominador común: la nube. Lo que hace un par de años se contaba como una anécdota, ahora representa auténticos modelos de negocio. Sectores como el energético, el comercio y la banca han apostado por esta tecnología. “No se trata de pequeñas ideas iniciales como pilotos o laboratorios. Quieren transformar su actividad económica. Es el momento justo de cambio de tendencia para coger una curva acelerada”, explica el director general de Accenture Operations.

Para comprender este cambio de mentalidad, López se ha fijado en los tres aspectos más relevantes del cloud. El primero que menciona es el de la velocidad en la puesta en marcha de nuevos servicios a través de las tecnologías de la información. Hoy en día se puede utilizar directamente desde el momento en el que se compra. En segundo lugar sitúa la capacidad de innovación que aporta. Los chatbots,la inteligencia artificial o el big data trabajan directamente a través de la nube, de tal forma que es la mejor manera de escalarlos. Y por último habla del coste. “En un esquema de competencia global y con nativos digitales hay servicios que se ofrecen por 10 veces menos. Si pretendes competir, mejor que te adaptes”, zanja.

  • ¿Y para las pymes?

En medio de esta falta de formación y soluciones a gran escala se encuentran las pymes, de gran relevancia para el sector empresarial español. Están en un territorio gris en el que la computación en la nube orientada para el consumidor le resulta insuficiente y la empresarial excede sus necesidades. Les falta un servicio más adecuado a su volumen de negocio. Como argumenta López, lo ideal sería encontrar un paquete de cloud que el mercado todavía no ha desarrollado. “Con un mayor conocimiento de la tecnología podría ser más sencillo que alguien diera el paso para ofrecer este servicio más personalizado”, afirma.

Pero si alguien considera que esta herramienta es la panacea, mejor que rebaje las expectativas. Un informe de 2017 de Commvault detalla que el 93% de los directivos del sector de las tecnologías de la información ya ha migrado su negocio o está en ello, pero el jefe de operaciones de Accenture disminuye la euforia. Como la gran mayoría de tecnologías, no deja de ser una ayuda más a disposición de quien quiera y sepa utilizarla. “Al final, una buena idea de negocio hace que las cosas sucedan. El cloud es solo un posibilitador que acelera el negocio. Las startups y los emprendedores encontrarán aquí una gran ventaja”, precisa.

El punto de inflexión parece muy claro para López. Lo describe con una afirmación bastante tajante: “Hay que tomar conciencia de que la transformación del modelo económico de la sociedad y del modelo de tecnología ha cambiado radicalmente y se llama computación en la nube”. Para alinearse con lo que para él es algo más que una tendencia, la formación en este sistema resulta indispensable. Accenture ya se ha puesto a trabajar, por el momento, de la mano de Amazon. “Necesitamos acelerar cómo se incorporan al mercado laboral los jóvenes. Es un tema fundamental. Tenemos que aumentar los profesionales formados en estos temas”, concluye.

La seguridad no es una excusa para pasar de la nube

Uno de los principales problemas con los que se encuentran los desarrolladores de la computación en la nube es la supuesta falta de seguridad de esta tecnología. Como explica Miguel Álava, director de Amazon Web Services España, resulta imposible certificarla al 100%, pero con el cloud es más alta que en cualquier otro lado. Yolanda Lamilla, responsable de seguridad de Google Cloud, mantiene el mismo argumento y lo describe a través de una metáfora. “Antes, se guardaba todo el dinero debajo de los colchones porque nadie creía que en los bancos estuviera más seguro. ¡Fíjate ahora! Con la nube ocurrirá lo mismo”, expone.

Retina

19/11/2018
Normas