Mundial de fútbol
Momentos después de esta escena millones de argentinos veían cómo el colegiado expulsaba a su capitán en el partido contra Inglaterra. Era julio de 1966 y el primer Mundial televisado en Latinoamérica.

Así es el Mundial más tecnológico para que veas el fútbol como nadie

Decenas de cámaras de televisón, algunas en 360º, y drones para las imágenes a vista de pájaro. Así se ve el mundial del 'big data', la ciberseguridad y el VAR

Las novedades en tecnología que trae este mundial

El videoarbitraje, la consolidación del 'big data' y la estadística avanzada, y la interacción con los fans están transformando la relación entre el fútbol y el humano.

Si dijésemos que 649 soldados argentinos murieron en las Malvinas en 1982 por la retransmisión televisiva de una expulsión injusta en el Mundial de 1966 estaríamos simplificando mucho la historia. Pero no tanto. Aquel campeonato fue el primero en ser televisado (todavía en diferido) en Latinoamérica. Veintidós millones de argentinos pudieron ver cómo su capitán, el centrocampista de Boca Juniors Antonio Rattin, fue expulsado por protestar ante Inglaterra, anfitriona y posterior ganadora vía gol fantasma. Salió desafiante del campo, mirando con desprecio al público, se limpió los mocos en la bandera británica del córner y encajó todo tipo de insultos. A la vuelta a casa, la afición enfervorecida recibió a los argentinos como héroes pese a la derrota. Durante su estancia en Inglaterra se había producido un golpe militar. El general Onganía captó enseguida que la combinación de fútbol y patria emitida por televisión era un arma de movilización masiva.

En el 78 vimos el primer mundial en color en España. Ocho años después, Maradona dio un carpetazo artístico de modernidad al asunto con “la mano de Dios”. Hoy, la web de la FIFA anuncia las innovaciones que aplicará en el Mundial de Rusia con la siguiente afirmación del 10: “Con tecnología, mi gol a Inglaterra no habría contado”.

La final del último Mundial sentó ante la pantalla a uno de cada siete seres humanos. Tres mil millones de personas vieron algún partido del campeonato de 2014, según datos de la FIFA. Ningún espectáculo deportivo roza esa concentración ante la tele. El escenario es ideal para presentar las novedades tecnológicas disponibles en televisión. Rusia 2018 es el primer campeonato filmado en 4K, en una definición cuatro veces superior a la alta definición (HD). Esta tecnología, que exige una pantalla UHD, es el principal reclamo de las televisiones actuales y de las que compraremos en los próximos años. Hasta que llegue el 8K, que ya asoma. Pero Mediaset, operador que ofrece por primera vez en abierto los 64 partidos (principalmente en Cuatro y Telecinco), ha estudiado si la demanda y las necesidades de las marcas de televisiones son suficientes como para abrir una ventana 4K y ha decidido no hacerlo.

Sin embargo, las cifras de ventas dicen que los televidentes españoles están listos. Las ventas de televisores 4K crecieron en 2017 un 350%. La bajada del precio de acceso a esta gama de pantallas, por debajo incluso de los 300 euros, es la principal explicación, porque la oferta se reduce a contenidos premium de Netflix o HBO y alguna emisión en pruebas de TVE.

  • Moviola

Una imagen definió el pasado mes de enero la era televisiva que vive el fútbol actual. Cristiano Ronaldo mirando en un smartphone la dimensión de una brecha en la cara en pleno campo. La realización perdió de vista el partido para mostrar la insólita escena que combinaba todo lo que la industria televisiva quiere de este deporte: superhéroes humanos haciendo cosas cotidianas en un escenario masivo y, sobre todo, televisado.

Algunos recintos de este mundial han sido preparados para recrear una visión 360º. Para ello, se han instalado 35 cámaras en círculo en el estadio.

La historia del fútbol no se entiende sin el impacto de la televisión. El pasado 30 de abril se cumplieron 80 años del primer partido oficial televisado de la historia. La BBC, impresionada por el experimento olímpico de la Alemania nazi en 1936, eligió la final de la FA Cup entre el Preston North End y el Huddersfield. El experimento no pudo ser más premonitorio del papel de las cámaras en el fútbol. Un soporífero 0-0 que fue resuelto en un penalti dudoso en la prórroga. La BBC instaló una cámara tras la portería y la realización paró la imagen en el momento de la patada al delantero del Preston. La moviola se consagró desde el primer día como inherente al fútbol. Había nacido el espectáculo, la rivalidad. Y en ese equipo vencedor jugaba el hombre que mejor definió la seducción del fútbol, el escocés Bill Shankly, autor de la reiterada cita: “El fútbol no es una cuestión de vida o muerte, es mucho más importante que todo eso”.

La televisión rusa ha planificado con la FIFA el uso de 37 cámaras en el estadio para cada partido del Mundial. “Yo hice un Madrid - Barcelona en 1990 con nueve cámaras. Ahora utilizamos 25", explica el padre de la realización futbolística en España, Víctor Santamaría. Es el jefe de realización de Movistar+, y de su mente salieron las cámaras superlentas, las lentes subjetivas detrás de las porterías o los travelling por las bandas. Recursos que hoy utilizan televisiones de todo el mundo. “Lo primero que debe tener en cuenta un realizador es el contenido. Hay que respetar el contenido. Nosotros somos documentalistas de lo que está pasando”, resume. De la mano de este realizador, Canal Plus revolucionó la manera de mostrar el fútbol en España. Hasta entonces, la realización no distaba mucho de lo que la BBC planificó para su primer partido en los años 30: dos cámaras para un plano máster del juego, un par de cámaras para cada fondo y otras a pie de campo para planos más cortos.

  • Directo y frenético

"Llevaremos ocho cámaras más para personalizar los partidos con planos del banquillo o del palco”, añaden en Mediaset. Es decir, el realizador contará con un mínimo de 45 planos para montar las imágenes en directo. “Un realizador nunca dirá que son demasiadas. La clave está en el uso que se haga de ellas. Y eso es muy complicado, depende de la experiencia y la continuidad”, determina Víctor Santamaría.

Su trabajo en la sala de realización se parece a una operación quirúrgica con imágenes. Una composición artística a un ritmo frenético de 90 minutos en la que solo hay una norma básica: el directo es sagrado. A la pregunta de si es posible que tantas cámaras hayan pervertido el directo en busca de un espectáculo masivo de repeticiones, planos de entrenadores o público en detrimento del propio juego, Santamaría responde: “No puedo estar más de acuerdo. La medida en el uso de la tecnología es muy complicada y todos nos podemos equivocar en un momento concreto y perdernos un gol. Pero está claro que ahora se busca también contentar al niño que se pone en la televisión a imitar el 'uuuuuu' de Cristiano, y eso a veces no es estar al servicio de la información. Eso sí, a veces una cámara puramente estética detrás de una portería es la que ha captado la imagen clave de un penalti”, concluye Santamaría.

El estadio de fútbol de Kazán contará con la pantalla al aire libre más grande del mundo: 3.700 metros cuadrados de leds.

“La belleza del cine es el objetivo y eso lo posibilitará el 4K, que permitirá hacer esos planos secuencia preciosos. Pensemos que tendremos la calidad altísima de una fotografía, en movimiento”, adelanta. La mejora de la definición anunciada desde este mundial produciría un cambio radical hasta en la posición de las cámaras. “A más definición, más campo se puede mostrar. No se trata de ver la profundidad de los poros de la piel del jugador sino de mostrar el máximo espacio sin perder definición. Eso puede que hasta cambie la posición de las cámaras del plano máster que muestra el juego”, define.

  • 360º y realidad virtual

Santamaría, inmerso en la realización de corridas de toros en Movistar+, donde hizo la verdadera revolución televisiva, cree que la realidad virtual y las cámaras en 360º son el siguiente avance. “Veremos pronto realidad virtual en el fútbol”, dicen los responsables audivisuales de la competición que más ha innovado últimamente en las retransmisiones del fútbol, la Liga española. En colaboración con Intel, LaLiga ha implantado en la pasada temporada lo más parecido que existe a la realidad virtual. La tecnología True View (visión verdadera) permite al espectador obtener el punto de vista del futbolista cuando va a disparar a puerta o a lanzar un pase. 35 cámaras 5K instaladas en círculo en el estadio permiten utilizar las imágenes en dos dimensiones de cada una de ellas para recrear una visión de 360º. El software de Intel permite parar la imagen, ampliar y ver desde los ojos de Leo Messi o desde los del portero al que pretende superar.

Una tecnología similar, Be The Player (sé el jugador), fue presentada en el pasado CES de Las Vegas como la opción más real que Intel había diseñado para la retransmisión, lo que realmente ve un jugador. “Esta tecnología ha hecho que ver los deportes en la tele no vuelva a ser lo mismo”, añadió el CEO de Intel, Brian Kzanich, en el CES. Solo el fútbol español utiliza estos planos junto con la NFL, la NBA o la MLB.

Sin embargo, fue en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang (Corea del Sur) donde Intel mostró sus intenciones para el futuro. Gracias a 12 cámaras de 4K en semicírculo y unas gafas de realidad virtual, algunos espectadores pudieron ver las escenas desde dentro en directo. Los procesadores generaban un tera de datos por hora para mostrar estas imágenes. “Esta tecnología estereoscópica permite ver los deportes como nunca, porque te convierte en el productor del evento. Yo veo hockey hielo y a veces quiero ver el penalti o mirar el banquillo”, explica Blake Rowe, jefe de producto de Intel True VR.

  • A vista de dron

La empresa responsable de las retransmisiones de Rusia es la francesa HBS. Algunos de los estadios, los más modernos, han sido preparados para albergar el sistema de cámaras que permite mostrar imágenes en 360º. Es el caso del recinto de Kazán, que contará con la pantalla al aire libre más grande del mundo: 3.700 metros cuadrados de leds. El sistema 360º precisa de 35 cámaras para recreación en 3D que se suman a las 37 básicas. Junto a las ocho que prevé llevar Mediaset, ya iríamos por 80 lentes mirando a los jugadores. En Rusia todo será a lo grande. Las tres unidades móviles de Mediaset prevén hacer 30.000 kilómetros entre sedes y campos de entrenamiento para distribuir imágenes.

En el estadio inaugural, el histórico Luzhnikí (antiguo Estadio Central Lenin) donde se celebraron los Juegos Olímpicos de Moscú 1980, una remodelada cubierta mostrará las imágenes del partido a vista de dron. Sin duda, será el Mundial más televisado de la historia. Una metáfora del famoso glasnost (transparencia) que llevó la democracia a la discutida Rusia.

Más información

Retina

18/07/2018
02

Cómo medir la gratitud

Las redes sociales son un lugar para la conversación y las emociones. Un índice permite conocer el nivel de agradecimiento

Cómo medir la gratitud
03
El chatarrero electrónico que acabará en la cárcel

El chatarrero electrónico que acabará en la cárcel

Eric Lundgren irá a prisión por desafiar a Microsoft. Pero antes ha tenido tiempo de fabricar un coche eléctrico con desechos que supera al Tesla y ha librado de plomo y mercurio a los trabajadores de los basureros electrónicos de Ghana.

Normas