En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
Juan Antonio Bayona

Bayona: “Nada me gusta más que ver cine en mi proyector”

El director, que acaba de estrenar 'Jurassic World: El reino caído' y que se confiesa amante de los efectos especiales, se hace maratones de películas con el proyector que ha instalado en su casa

La revolución de los efectos visuales no se entiende sin Parque jurásico, la película de Steven Spielberg. En verano de 1993, J. A. Bayona, por entonces un chaval de 18 años, salió de un cine de Barcelona en estado de shock: nunca antes los dinosaurios habían parecido tan reales. “Lo que más me impactó fue pensar que cualquier cosa que imaginásemos podría hacerse realidad gracias a los efectos especiales. Ser consciente de que estábamos experimentando una enorme transformación”.

Veinticinco años después —y elegido personalmente por Spielberg—, aquel aspirante a director que nunca imaginó hacer una película así acaba de estrenar la secuela de Jurassic World: El reino caído, lo que supone un paso más en la revolución digital. “Hay un mayor avance técnico al trabajar con equipos con experiencia, porque solo cometiendo errores se puede progresar”. Las fascinantes criaturas del parque temático viven ahora libremente en Isla Nublar hasta que se ven amenazados por un volcán. “El volcán no se queda pequeño al lado del tsunami de Lo imposible. Pero es una escena más fantasiosa. Hay cientos de dinosaurios y el tono es diferente, no hay ese realismo”.

Lo que más me impactó al ver Parque jurásico fue pensar que cualquier cosa que imaginásemos podría hacerse realidad”

Si algo destaca Bayona de la saga es que “está anclada en la realidad”, aunque hay elementos que permiten fantasear con el futuro. “En Jurassic World veréis un sistema de hologramas, en una mesa táctil con la que nos divertimos mucho”. También recuerda sonriendo aquel día en el que el protagonista, Chris Pratt, afamado bromista y muy activo en internet, intentó tomarle el pelo. “Me enumeró las redes sociales que usaba y, entre ellas, nombró una inventada para ver cómo reaccionaba. Dudé, pero al final le dije que no sabía de qué me estaba hablando”.

Bromas aparte, Bayona se pone serio al opinar sobre el uso de la tecnología. “En las novelas de Michael Crichton [autor del libro Parque jurásico, en el que se basa la saga] siempre se reflexiona sobre este tema. La tecnología a veces avanza a mayor velocidad de lo que podemos asumir. El peligro no está en la tecnología sino en el uso que se hace de ella”.

Una reflexión que aplica también en su día a día. “El problema es usar la tecnología para comunicar cosas poco interesantes. Me parece fantástico que un youtuber instruya sobre paleontología o que un fan analice cómo eran los dinosaurios realmente. En mi caso, uso Twitter recomendando películas, música o informando de cosas que me parecen interesantes”.

  • Un reloj mundial en el móvil

Para alguien como Bayona que viaja a menudo, el portátil y el iPad son un must en su maleta. “En esta profesión se habla mucho por Skype, sobre todo con actores que trabajan fuera”. También su móvil. “Con el reloj mundial veo la hora en diferentes países, aunque llevo un reloj de pulsera con la hora de España para no liarme”. Porque, como otros tantos de la generación pre-internet, Bayona alterna lo analógico con lo digital. “En el rodaje, los apuntes los hago siempre a mano, se me queda mejor en la cabeza. Leo poco en pantalla y, aunque tengo cuenta en Spotify, sigo comprando libros, cedés y vinilos”.

El fetiche: proyector Samsung

Bayona consume mucho cine. Entre viaje y viaje, solo espera encontrar un hueco para sentarse a ver películas en su salón. Y ahora más, desde que adquirió un proyector. “Sigo comprando películas, no las veo en plataformas. Hace año y medio me instalé un proyector Samsung. Y no hay nada que me guste más. En este tiempo ya se habrá quedado anticuado, no es 4K, por ejemplo. Pero me da igual. No pienso en comprar otro nuevo, si no en si podré ver hoy alguna película”.

Más información

Retina

18/11/2018
08

La solución que surgió de la crisis

Una pequeña consultora con un alto componente tecnológico compite con multinacionales desde Canarias. Especializada en el sector bancario, VERTA demuestra que sin prejuicios y con innovación se llega mucho más lejos.

La solución que surgió de la crisis
Normas