Las aplicaciones webs progresivas pueden ser la solución que no sabías que buscabas

Las aplicaciones webs progresivas pueden ser la solución que no sabías que buscabas

las empresas que estén pensando en rediseñar la web o crear una aplicación, deberían pensar en la posibilidad de diseñar una aplicación web progresiva (PWA).

Cuando abrimos nuestro teléfono siempre nos encontramos con alguna aplicación que habíamos olvidado que se encontraba allí. Apps que utilizamos una vez cada varios meses y que suelen terminar desinstaladas para liberar espacio.

Por eso, las empresas que estén pensando en rediseñar la web o crear una aplicación, deberían pensar en la posibilidad de diseñar una aplicación web progresiva (PWA). Aplicaciones que, aun siendo accedidas desde el propio navegador, dan una experiencia móvil rápida, mejorada y con un retorno de la inversión (ROI) más rápido. En resumen, son aplicaciones pero en la web. Es decir, sin tener que pasar por la tienda de aplicaciones de nuestro dispositivo.

Con esto se consiguen dos de sus mayores ventajas: una carga instantánea (de 2 a 4 veces mayor que una web al uso) y una experiencia móvil inmersiva. Y es que las PWA pueden generar a la marca hasta un 20% más de ingresos, según datos de Google y SOASTA.

Por mucho que nos guste ver el logo de nuestra empresa en la tienda de aplicaciones, una app para móviles no siempre es la mejor solución. Sobre todo si es la primera que generamos. En esos casos, y en muchos otros, puede ser mejor opción utilizar primero una PWA y sacar enseñanzas para un futuro lanzamiento.

Para saber más: 

Retina

18/11/2019
Hacia la colonización comercial del espacio
05

Hacia la colonización comercial del espacio

Los emprendedores se están haciendo con las órbitas bajas, una sección del espacio relativamente virgen y de más fácil acceso. La ausencia de regulación y el apetito empresarial hacen florecer nuevos modelos de negocio galácticos

Las aulas cambian los cuadernos por las tabletas
10

Las aulas cambian los cuadernos por las tabletas

El 80% de los profesores usa tecnología para preparar y desarrollar sus clases. Algunos crean sus propios materiales digitales con herramientas gratuitas de grandes tecnológicas, como Apple, Google o Microsoft. ¿Convierte esto al alumno en moneda de cambio?

Normas