Las siete ‘startups’ disruptivas que se dieron cita en #Techpreneurs

Las siete ‘startups’ disruptivas que se dieron cita en #Techpreneurs

Inteligencia artificial, internet de las cosas, analítica de datos... te contamos en qué están trabajando algunas de las compañías españolas a la vanguardia tecnológica que participaron en el evento de EL PAÍS RETINA

La innovación no es esencial para que una empresa tecnológica alcance el éxito. Probablemente una de las conclusiones más polémicas que se desprendieron ayer del evento #Techpreneurs, organizado por EL PAÍS RETINA, que tenía por objetivo servir de punto de encuentro entre multinacionales y pequeñas compañías tecnológicas y resaltar la importancia de que establecieran sinergias.

Las startups disponen de agilidad, tienen capacidad para pivotar y tienden a la especialización, unas características que, además de llamar la atención de los inversores, pueden suponer una importante venatja para las grandes empresas. El encuentro de ayer quiso poner sobre la mesa algunos de los proyectos más disruptivos que funcionan en el mercado actualmente y convocó a poco más de media docena de compañías que están liderando la vanguardia tecnológica.

  • Leads Origins

Leads Origins utiliza analítica avanzada de datos mediante sistemas de inteligencia artificial y aprendizaje automático para dar respuesta a algunas de las preguntas que se plantean a las empresas en términos de márketing. “¿Cómo son mis clentes? ¿Por qué se dan de baja? Transformamos los datos que dejan los usuarios en la compañía en estadísticas y obtenemos ciertas métricas. A partir de aquí y gracias a un modelo predictivo, podemos saber las respuestas a estas preguntas y actuar en consecuencia”, expuso Ana Jiménez, cofundadora de la compañía. Jiménez reconoce que la mayoría de empresas resuelven este tipo de cuestiones buscando talento o recurriendo a una consultora para que lo haga por ellas y sitúa su startup en el punto medio entre ambas soluciones.

  • source{d}

Jorge Schnura ayuda a fundar Tyba en 2011, una plataforma de marca personal para estudiantes, que termina pivotando y convirtiéndose en un marketplace de talento para startups. Tras llegar a ser líder en su ámbito, se dieron cuenta de que fracasaban con los programadores por una demanda muy alta de estos perfiles. Este descubrimiento les acercó a source{d}, una empresa con la pretensión de analizar el código existente de open source para desarrollar soluciones de aprendizaje automático. "La combinación de código abierto e inteligencia artificial ha posibilitado algo inimaginable hace no tantos años", sentenció Schnura.

  • Yellowfinch

El internet de las cosas pretende cambiar la forma en que nos relacionamos con los objetos cotidianos, pero no trata solo de neveras conectadas. La startup Yellowfinch instala sensores en las casas para monitorizar grietas, averías y fugas. Con los datos que recogen, son capaces de conocer la salud estructural de un edificio. "Después de un terremoto, podemos saber qué edificios necesitan ayuda antes, una aplicación que puede ser de mucha utilidad para gobiernos o aseguradoras", citó como ejemplo su CEO, Gala Gil.

  • Qmenta

El análisis de datos tiene uno de sus campos de acción más prometedores en el sector sanitario. La startup Qmenta lleva cinco años desarrollando tecnología para automatizar procesos de búsqueda de patrones en escáneres cerebrales. “Creemos en un futuro en el que se pueda terminar con enfermedades como el párkinson”, prometió su CEO, Paulo Rodrigues.

  • eID

No podía faltar la tecnología de verificación digital. “Las personas necesitamos saber con quién estamos tratando”, defendió Vasco de Freitas, uno de los fundadores de Electronic ID. Su compañía opera como un certificado digital que, mediante la comparación biométrica facial con la imagen del registro de un usuario, le permite, por ejemplo, acceder a un coche de alquiler previamente acordado mediante el móvil. Su próxima frontera: aprovechar esta tecnología para promover el voto digital vinculante.

  • Red Points

Laura Urquizu, CEO de Red Points, diferencia ser inventor e innovador, y sitúa su empresa en la segunda categoría. Trabaja en un sector con demasiado recorrido como para presumir de haber creado la rueda: el de la propiedad intelectual. “Nuestra tecnología automatiza el proceso de detección, validación y eliminación de links de productos falsos”, explicó. Monitorizan más de 5.000 marketplaces y utilizan sistemas de inteligencia artificial con aprendizaje automático de reconocimiento de imagen.

  • Fintonic

Lupina Iturriaga, CEO de Fintonic, opina que los bancos se terminarán convirtiendo en plataformas y ha querido adelantarse a este proceso. Su compañía opera entre entidades y analiza los datos financieros de estos últimos para simplificarles la gestión de su dinero. "Según te registras, te revelamos tu perfil crediticio, algo que tarda meses en obtener de ti un nuevo banco y que te resulta de mucha utilidad si quieres obtener un préstamo", aseguró.

Retina

20/09/2018
Normas