Siri, ¿cómo es posible que una pyme de Erandio se codee con los grandes de la inteligencia artificial?

A Sher.pa lo llamaron el Siri español. Su fundador, Xabi Uribe-Etxebarria, quiere ir más allá. Elegida como una de las 100 'startups' globales más prometedoras en inteligencia artificial, quiere ser un asistente personal de verdad.

La empresa más prometedora de España en inteligencia artificial (IA) está en un anodino polígono industrial de la margen derecha de la ría de Bilbao. En Erandio, sobre un taller industrial de chapa y pintura, tiene su sede, casi escondida, Sher.pa. Probablemente conozcas la empresa si tienes un móvil Samsung. Muchos de ellos llevan preinstalada la app de Sher.pa, que, como su nombre indica, es un guía, un personal assistant o ‘p.a.’ en inglés. El Siri español, como les bautizó la prensa en cuanto empezaron a tener cierta fama, buscando la analogía con el asistente de Apple.

En realidad Sher.pa no es Siri. Y sí, la oficina está en una vetusta nave industrial, pero según se cruza su puerta, parece otra cosa. Carteles en inglés, relojes marcando la hora de Boston, San Francisco y Erandio, y ese ambiente ligeramente aséptico pero cool de toda empresa innovadora que se precie. Entre la treintena de sus empleados, perfiles internacionales y mucho experto en IA. En una esquina, el despacho de Xabi Uribe-Etxebarria, fundador, y muy cerca, el de Martín, su asistente, que tiene su importancia en esta historia.

Uribe-Etxebarria tiene 36 años, es de Algorta (unos kilómetros más al norte) y se pasa la vida entre la margen derecha de la ría y Silicon Valley. Ingeniero superior industrial, rama electrónica, por la Universidad de Deusto e hijo, nieto y bisnieto de inventores, completó su formación en el MIT y la Harvard Business School, y es miembro de la red de expertos en emprendimiento de la Universidad de Oxford. En 2009 creó su primera compañía, Anboto, un servicio de atención online para empresas que aún pervive, pero él se fue “para montar algo más gordo”: Sher.pa.

La idea era vieja, tan vieja que viene de un vídeo promocional de Apple de 1988. En The knowledge navigator (El navegador del conocimiento), disponible en YouTube, un profesor se organiza la vida gracias a un asistente que le auxilia desde una especie de tableta. “Pensé que, más de 20 años después, ya teníamos la tecnología para hacer eso y nos pusimos manos a la obra con Sher. pa. Lo lanzamos en 2012, tuvimos muchas descargas y nos convertimos en el asistente líder en los mercados hispanohablantes”. Pero el resultado no terminaba de satisfacer a Uribe-Etxebarria. “Nos dimos cuenta de que, como pasaba con Siri, la gente lo dejaba de usar. Tanto nosotros como Apple teníamos un gran sistema que se usaba para pedir chistes o preguntar por el tiempo”.

Además, no había forma de monetizar la aplicación. Era el momento de replantearse la empresa. “Me puse a pensar en Martín, mi asistente. ¿Le pido a Martín que me encienda las luces del despacho? No, le pido que se anticipe a mis necesidades, que conozca mis gustos, que me filtre los mails, que sepa qué noticias me pueden interesar”.

Sher.pa, que en 2016 recibió una ronda de financiación de 6,5 millones de dólares, dejaba de parecerse a Siri para evolucionar hacia algo más parecido a Google Now. Era solo el principio del cambio. “Lo que tienes en el móvil es un prototipo, no es lo que va a ser Sher.pa en breve”, dice Uribe-Etxebarria. Su empresa, que acaba de ser incluida por la consultora CB Insights en la lista de las 100 startups de IA más prometedoras del mundo y se codea en los premios de IA CognitionX con Deep Mind, de Google, ultima el lanzamiento de tres productos con los que espera entrar en una nueva dimensión.

Para explicar el primero, el joven empresario, tan inquieto que no deja de moverse durante la entrevista, vuelve a recurrir a un vídeo. Joaquin Phoenix escucha al principio de Her (2013) cómo una voz masculina le lee correos y noticias a través de unos auriculares mientras vuelve a casa. “Cuando la vi pensé: anda, es lo que estamos haciendo nosotros. Pero lo nuestro es mejor, porque Sher.pa no solo lee correos, también te va a filtrar”, promete el promotor de Sher.pa Earbuds (auriculares en inglés), que estará disponible este año y para el que ya tiene firmado un acuerdo con una multinacional de móviles. Además, Sher.pa se va a convertir en el asistente de los coches de una marca alemana de lujo, en otro acuerdo que se anunciará en 2018, y lanzará un asistente personal para el hogar con el que entraría a competir con Amazon Alexa o el recientemente anunciado Aura, de Telefónica.

¿Y la monetización? “Gracias a estos acuerdos con los nuevos productos ya entra pasta en Sher.pa, pero si no entra no pasaría nada. Los inversores, sobre todo en EE UU, saben que una empresa puede tener millones de pérdidas y valer mucho. Google, Facebook, Twitter… han estado mucho tiempo sin monetizar”, se defiende Uribe- Etxebarria, que calcula que este verano cerrará la segunda ronda de financiación.

Hablando de dinero, hace tres años se especuló con la compra de Sher.pa por parte de Telefónica. Siri nació como empresa independiente que fue adquirida por Apple en 2010, por unos 200 millones de dólares). ¿Está condenada Sher.pa a seguir el mismo camino? Uribe-Etxebarria es sincero: “En el futuro podríamos salir a Bolsa, pero es complicado. Una adquisición es más probable, y alguna de estas grandes empresas ya se nos acercó en el pasado”.

¿Podrá aguantar el pulso de la competencia con Siri, Cortana de Microsoft, Google…? “Nosotros no competimos con Google ni con Apple. Somos los mejores aprendiendo del usuario y en algoritmos predictivos, los mejores y los únicos. Les llevamos tres o cuatro años de ventaja: piensa en el coste de oportunidad que les supone ponerse a trabajar casi desde cero”. Con o sin IA, predecir el futuro es complicado, pero Uribe-Etxebarria está convencido de que su empresa va a dar mucho que hablar.

Retina

18/11/2018
08

La solución que surgió de la crisis

Una pequeña consultora con un alto componente tecnológico compite con multinacionales desde Canarias. Especializada en el sector bancario, VERTA demuestra que sin prejuicios y con innovación se llega mucho más lejos.

La solución que surgió de la crisis
Normas