Un Mr. Potato robótico para lo que tú quieras

Un Mr. Potato robótico para lo que tú quieras

Pal Robotics fabrica robots modulares que lo mismo se adaptan a entornos industriales que a la asistencia en el hogar de personas con discapacidad

TIAGo siempre está sonriendo. Nada exagerado, un poco como La Gioconda, con la diferencia de que no es tan evidente que sus ojos estén clavados en ti. Pero lo están. "Son dos cámaras. Una es de profundidad y la otra es convencional, para que puedas ver lo que está viendo", explica Sergi García, gerente de software de Pal Robotics. La sonrisa es más rudimentaria. Una muesca en su cara metálica para hacer que su presencia sea más amable. "Los niños siempre preguntan dónde está la boca", asegura García.

Lo más parecido a una boca funcional que tiene TIAGo es el altavoz que asoma en su base. Desde ahí interactúa con su entorno, cada vez en más idiomas. El resto de su cuerpo se adapta a lo que tú quieras.

  • ¿De quién hablamos?

TIAGo y toda su familia de robots humanoides son el fruto del trabajo de Pal Robotics. Esta empresa con sede en Barcelona empezó su andadura en 2004, con el primer robot bípedo completamente autónomo de Europa.

Este logro fue obra de un pequeño grupo de ingenieros. Ahora Pal Robotics integra a más de treinta empleados cuyas creaciones a medida encuentran hueco en instituciones de todo el mundo. "El 99% de las ventas son fuera de España", comenta García.

Distintas combinaciones de TIAGo

  • ¿Cómo funciona?

El punto fuerte de TIAGo y compañía es la flexibilidad. ¿Quieres que incorpore una pantalla táctil para interactuar con él? Pídela. ¿Prefieres dedicarlo a tareas de pick and place (recogida y colocación de objetos)? Solicita el brazo de tipo pinza. ¿Te gustaría que fuese capaz de estirarse hasta el estante más alto y agacharse a recoger cosas del suelo? Pues se le pone un pie telescópico. ¿Estabas pensando en un modelo más amistoso, que salude con una mano como las nuestras? También es una opción.

Además, TIAGo está pensado para navegar de forma autónoma en entornos predefinidos. Basta mapear las áreas de interés del recinto donde vaya a operar para que el humanoide haga el resto, identificando y sorteando obstáculos.

  • ¿Por qué nos interesa?

"No es el robot que estamos acostumbrados a ver en entornos de producción masiva. Tiene la ventaja de que es mucho más flexible y se adapta con mucha más facilidad a realizar más tareas que los robots tradicionales", explica García. Así, es tan posible ver a TIAGo haciendo, por ejemplo, tareas de inventario en industria ligera como encontrarlo circulando por el hogar de personas discapacitadas, desempeñando tareas de acompañamiento y asistencia.

Las reducidas dimensiones y piezas modulares de TIAGo no solo se ven reflejadas en la adaptabilidad del robot a distintos entornos. El precio de TIAGo -aunque ronda los suculentos 30.000 euros- también es más ajustado que otros sistemas clásicos.

¿Tienes una startup o una innovación que deberíamos conocer? Escríbenos a redaccion@elpaisretina.com

Retina

19/08/2018
Pucho (Vestusta Morla): “Uso la cámara como un diario”
01

Pucho (Vestusta Morla): “Uso la cámara como un diario”

El cantante de Vetusta Morla, uno de los grupos que más se ha aprovechado del complejo sistema de autogestión que facilita Internet, jamás se separa de su cámara de fotos instantánea. Ya sea en sus giras maratonianas o en el día a día.

02

El botón de hacer coches

La tecnología 3D permite a los fabricantes aligerar pesos, acortar plazos y abaratar costes. En 2019 podrá comprar el primer vehículo salido íntegramente de la impresora.

El botón de hacer coches
04

Tres aplicaciones para leer con los oídos

Los audiolibros en CD o casete nunca arrancaron en España. Pero algo está cambiando gracias a las propuestas de una serie de 'apps' a las que merece la pena poner la oreja

Tres aplicaciones para leer con los oídos
08

Berto Romero, entre el Mac y la minipimer

Da igual que se trate de un portátil, una batidora o un reloj de cuerda, el cómico se encariña con ellos y solo les pide una cosa: “Que no me toquen las narices”.

Berto Romero, entre el Mac y la minipimer
Normas