A las puertas de la revolución 5G
FIRMA INVITADA

A las puertas de la revolución 5G

Las redes 5G, que permitirán multiplicar por cien o más la velocidad del actual 4G, impulsarán la creación de un nuevo ecosistema de servicios para usuarios y corporaciones

Si echamos la vista atrás para analizar los cambios tecnológicos a los que hemos asistido parece difícil pensar que es solo el principio. Sin embargo, y a tenor de los estudios y análisis publicados por los principales think tank y consultoras tecnológicas nos encontramos a las puertas de una nueva fase de la transformación digital. Estos cambios vendrán impulsados por la nueva generación de redes y tecnologías móviles, la denomina 5G, cuyo impacto, tanto tecnológico, económico como social empezamos a vislumbrar.

Tras 40 años de vida de tecnología móvil y tan solo 7 años más tarde de la aparición del primer teléfono móvil 4G, la quinta generación de telefonía móvil 5G llama a la puerta y anuncia su despliegue para 2020. La industria inalámbrica –que ha transitado por cuatro anteriores– se prepara ya para una nueva generación llamada a revolucionar no solo el mundo de las comunicaciones móviles sino el de la economía e industria en su conjunto. Al revisar la diferentes generaciones de redes que se han ido sucediendo parece incuestionable que cada nueva generación tecnológica –que, como hemos visto en la introducción– abarca aproximadamente una década desde sus inicios hasta el comienzo de la siguiente- ha representado un nuevo impulso al desarrollo digital de la economía y de la sociedad en su conjunto.

La evolución de la tecnología, en paralelo a las nuevas redes, ha venido a dar respuesta a las nuevas necesidades y servicios digitales que están surgiendo, es lo que se conoce como “mobile economy”. Si las redes de primera y segunda generación estaban pensadas casi exclusivamente para los servicios de voz, las 3G representaron un salto cualitativo al ofrecer, además de voz, datos. Frente a éstas, las 4G supusieron el impulso de experiencias de Internet de banda ancha. Con su irrupción, las redes 5G, que permitirán multiplicar por cien o más la velocidad del actual 4G, conseguirán integrar a todas las anteriores e impulsarán la creación de un nuevo ecosistema de servicios para usuarios y corporaciones.

5G permitirá transmitir video “8K” o descargar una película 3D en aproximadamente 6 segundos

5G será más rápido, más inteligente y consumirá menos energía, lo que permitirá su aplicación a una gran cantidad de nuevos dispositivos inalámbricos –sensores, termostatos, electrodomésticos, herramientas, vehículos–. 5G será lo suficientemente veloz para transmitir video 8K en 3D o descargar una película 3-D en aproximadamente 6 segundos (en 4G, tomaría 6 minutos). La velocidad máxima de una red 4G llega a ser 50 veces más rápida que las de tercera generación. Cuando el dispositivo se está moviendo es de 100 Mbps, velocidad que se multiplica por 10 hasta el 1 Gbps para una comunicación de movilidad baja, como cuando se está parado o caminando.

Gracias a la combinación del aumento de la velocidad de transmisión y de la disminución de la latencia aparecen nuevas posibilidades que la Next Generation Mobile Networks Alliance (NMGN) ha clasificado en ocho ámbitos o campos que se verán mejorados y beneficiados gracias al 5G:

Acceso de banda ancha en zonas urbanas de alta densidad. Permitiendo servicios como Video de alta calidad, Smart Office y otros servicios basados en la nube. Además del desarrollo del sector audiovisual, permitirá nuevas posibilidad para servicios tanto B2B como B2C gestionados en la nube, pudiendo sustituir a las redes fijas para trabajadores en movilidad como es el caso de las flotas comerciales, logística, etc.

Alta velocidad para usuarios en movilidad. Que incluye el uso de datos en trenes, computación remota, aeronaves y puntos calientes en movimiento.

Internet of Things masivo. Redes de sensores, domótica, wearables, sistemas de vigilancia y un largo etc. crearán un nuevo ecosistema de servicios interconectados que revolucionarán innumerables sectores dando lugar a la cuarta revolución industrial.

Servicios de difusión. Incluye servicios existentes como la trasmisión en video y nuevas posibilidades como la información de atascos de tráfico o servicios en grandes aglomeraciones de gente.

Acceso de banda ancha ubicuo. Aumentando el alcance geográfico de las redes inalámbricas actuales, al tiempo que ofrece mayor capacidad y eficiencia con mejoras evidentes de costes. Comunicaciones extremas en tiempo real. Abarcará desde la informática a distancia hasta la conducción autónoma, siendo el elemento común la necesidad de poder analizar ingentes cantidades de datos en tiempo real.

Comunicaciones ultra fiables. Desde la conducción automatizada, el control de robots/drones, la supervisión remota de servicios de salud o de seguridad pública. Estas funciones requieren una cobertura geográfica completa.

Comunicaciones Lifeline. Servicios ofrecidos en caso de catástrofes o situaciones extremas.

Desde hace varios años, los principales operadores de telefonía móvil a nivel mundial, fabricantes de chips de teléfonos inteligentes y las principales empresas de equipos de red están trabajando y colaborando en el desarrollo de la tecnología de red 5G. Un proceso de despliegue que será lento y requerirá de inversiones multimillonarias. De ahí que el escenario más plausible que apuntan los expertos es que el 5G vaya a complementar al actual 4G, en vez de reemplazarlo completamente. En edificios y en áreas muy concurridas, 5G podría proporcionar un aumento de velocidad. Pero en otros espacios menos competidos en uso, por ejemplo en las vías de transporte interurbanas, el 4G podría ser la única opción disponible, al menos durante un tiempo.

La capacidad para manejar grandes volúmenes de datos con baja latencia en tiempo real desplegará toda una serie de nuevos servicios basados en la nube, transacciones de próxima generación como las aplicaciones basadas en blockchain, que requiere grandes recursos de computación en un corto espacio de tiempo, la realidad aumentada (AR), la inteligencia artificial (IA) o el Internet de las cosas (IoT). Por tanto, se espera que 5G impulse aún más la digitalización de la economía en su conjunto, convirtiéndose en el verdadero motor de la transformación digital para la próxima década.

Retina

20/09/2018
Normas