La ‘startup’ que crea ‘jurisprudencia médica’ para salvar vidas

Savana usa la inteligencia artificial para poner a disposición de los médicos datos en tiempo real de miles de pacientes, lo que incrementa la calidad de los diagnósticos

Jorge Tello es un ingeniero industrial que un día decidió aliarse con dos socios para crear una startup tecnológica basada en la inteligencia artificial. Su sistema entiende los historiales clínicos de los pacientes escritos por los médicos. El resultado es Savana, con 150 millones de historiales clínicos leídos, la única con dos años de track record con hospitales y médicos y contrato con 41 hospitales, que deberán ampliarse a 75 a finales de año, ya que está trasladándose a centros de Chile, Argentina, Bolivia y Brasil en una primera fase de internacionalización con América. 

  • ¿De quién hablamos? 

Savana es la obra de tres socios. Un ingeniero, el propio Jorge Tello; un neurólogo del hospital Ramón y Cajal, Nacho Hernández Medrano; y Alberto Giménez, un abogado y financiero que provenía del mundo sanitario. "Entre los tres dimos en el clavo", explica Tello. "La idea viene del aspecto legal, la más alejada, en principio, del objeto social de Savana. Si los jueces pueden echar mano de casos anteriores para tomar sus decisiones, ¿por qué no podemos crear una jurisprudencia en la medicina para ayudar a los médicos?". 

Una vez planteada esta posibilidad, se pusieron a estudiar la fórmula desde todos los aspectos, incluida la privacidad y la protección de datos (Savana asegura la ausencia de datos de carácter personal y recalca que en ningún caso las historias clínicas caso se sacan del centro y que solo se maneja información clínica agregada, nunca individual).

Ese mismo año, el proyecto ganó la beca Call to Innovation, una competición diseñada para identificar a talentos innovadores, emprendedores tecnológicos y líderes emergentes en creatividad y la ambición para cambiar el mundo que proporciona la Singularity University

En septiembre del 2014 constituyeron la empresa, enteramente con sus ahorros. Una vez dieron los primeros pasos tuvieron, eso sí, un préstamo de Enisa, lo que les permitió contratar a sus primeros desarrolladores y sacar un mínimo producto viable. "No tardamos en descubrir que había interés de mercado, y en junio de 2016 salimos al mercado. Tardamos tanto porque se trata de una tecnología compleja y porque en sanidad todo ha de estar completamente testado". La compañía también ha contado con la colaboración de Accenture.  

  • ¿Cómo funciona? 

Savana propone un software llamado EHRead capaz de leer cualquier documento clínico (informes, evolutivos, analíticas, informes de pruebas, programa de prescripción) gracias a la inteligencia artificial y a la recopilación de datos. Los historiales clínicos de cada paciente contienen mucha información. Esta, sin embargo, está escrita en lenguaje natural (el que usamos cada día) y está desestructurado (no guarda un orden establecido para que lo entienda una máquina).

Savana asegura que puede salvar esta dificultad, lo que permite evaluar resultados en salud, identificar relaciones previamente desconocidas entre patologías de distintos pacientes y conectar todas las fuentes de datos generados en la práctica clínica en tiempo real a médicos en cualquier parte. "Desde el momento en el que en Internet acumula suficiente Big Data empiezan a generarse algoritmos diagnósticos, terapéuticos, e incluso predictivos, que cada vez aciertan más", aseguró recientemente Hernández Medrano en una charla durante el 39 Congreso Nacional de Semergen. Por eso, estar al día es imprescindible, tanto que ahora mismo ser un buen médico va a depender en parte de entender y gestionar bien el Big Data y estos sistemas de información”.

Sus sistemas, además, permiten estudiar las vías clínicas de cada centro (los protocolos que se siguen en cada patología) y detectar cómo se ciñen a él los médicos y generar alarmas en caso de incumplimiento. El mejor ejemplo es su trabajo con el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam). "Nuestra tecnología analizó sus vías clínicas y estudiamos el nivel de adherencia (grado de cumplimiento) de sus médicos al protocolo. El sistema de alertas ha permitido ya mejorar en tres de las 18 prácticas detectadas. El resto requiere más estudio. 

  • ¿Por qué nos interesa? 

Detrás de Savana se encuentra la promesa de crear una base de datos global que permita mejorar la praxis médica y llevarla a cualquier parte del mundo. "Hasta el pueblo más recóndito de África puede tener acceso a la mejor ciencia”, exclama Tello en conversación con EL PAÍS RETINA. Savana es, según Tello, una de las empresas más avanzadas en la tarea de leer historiales médicos y hacer que las máquinas sean capaces de comprenderlos. 

Retina

26/09/2018
Normas