Algoritmos para entender a tu médico y regular la temperatura del metro
Visión Retina: Inteligencia artificial

Algoritmos para entender a tu médico y regular la temperatura del metro

La inteligencia artificial es la reina a la hora de analizar y estructurar datos, vive en nuestros teléfonos móviles y en nuestros coches y pronto conquistará cualquier objeto con conexión a internet. Aunque a veces los algoritmos pueden resultar conceptos difusos, la IA es una de las patas de la transformación digital que tiene resultados más visibles. Durante el evento de ayer, el Banco Santander, la empresa de salud Savana, Vodafone y Metro explicaron cuáles son sus logros con esta tecnología y mostraron algunos de sus casos de éxito.

  • Centrarse en el cliente

El sector de la banca es uno de los que más necesita afianzar el uso de las nuevas tecnologías para que las fintech no les ganen la partida. Javier Cuenca, director adjunto de tecnología y operaciones de Santander España, explicó ayer que uno de sus objetivos principales es mejorar la experiencia de cliente. Para ello, hacen más conversacional a la IA que habla con los usuarios. Tiene en cuenta el tono de voz y los datos históricos del cliente, para darle la mejor solución posible en tiempo real. Otra de las preocupaciones de este sector es la ciberseguridad. En el Banco Santander entrenan a sus algoritmos para anticipar y mejorar la detección precoz del fraude y establecen patrones de comportamiento de los ataques. También les enseñan a detectar anticipadamente la fuga de clientes y así tienen más opciones para evitarla.

  •  Entender al médico

La mayoría de los expertos están de acuerdo en que el sector sanitario será uno de los que más evolucione con la aplicación de inteligencia artificial. La empresa de salud Savana propone un sistema de IA que entiende los historiales clínicos de los pacientes escritos por los médicos. “Normalmente la redacción de los síntomas que hacen los sanitarios tiene muchísimos matices como, por ejemplo, “su madre dice que le ve un poco peor desde ayer”. Es muy difícil codificar eso en un menú desplegable”, explica Jorge Tello, fundador y director general de Sabana. Sin embargo, sus algoritmos son capaces de interpreta y codificar este lenguaje natural. Y puede saber que el 21% de los clínicos no está pidiendo una radiografía cuando debería. Por eso, lee lo que escribe el médico y sugiere las pruebas necesarias. Salta un aviso que dice: “Cuando un cliente tiene mala digestión hay que pedirle una revisión anual”.

  •  Ayudar a las pymes

Muchas pymes no utilizan IA porque les parece caro, creen que no les compensa y no tienen personal experto entre sus trabajadores. Tal y como explicó Raffaele Gricinella, jefe de gestión comercial en Vodafone España, para ayudar a las pymes a implementar soluciones basadas en IA, Vodafone Analytics, en colaboración con Carto, utiliza los datos para dar respuestas a las preguntas que se hacen muchas pymes. Como por ejemplo, dónde abrir un negocio nuevo o cómo personalizar la publicidad del escaparate sabiendo quién está pasando por esa calle.

  •  Mejorar el confort

Una de las quejas más recurrentes de los viajeros de transporte público, después de los tiempos de espera, es la regulación de la temperatura dentro de los vagones. Para aumentar el confort de los millones de usuarios que lo utilizan diariamente, Metro de Madrid ha utilizando un sistema de inteligencia artificial que recopila información sobre la forma de los túneles, la geometría de las estaciones, la predicción meteorológica y el número de viajeros de cada franja horaria y optimiza el sistema de ventilación. Esto les sirve para que el ambiente sea agradable para los usuarios pero también para tener un coste lo más reducido posible, tanto medioambiental como económico. Dionisio Izquierdo, responsable del área de ingeniería en Metro de Madrid, asegura que ahora son un 26% más eficientes.

Por

Retina

12/11/2019
08

La revolución de los ‘flanêurs’

El debate sobre la movilidad urbana va mucho más allá de cómo nos desplazamos. Es un debate sobre las ciudades que queremos y sobre nuestro rol en ellas.

La revolución de los ‘flanêurs’
Normas