Bienvenido, mr. Bot
FIRMA INVITADA

Bienvenido, mr. Bot

Un bot es mucho más que un asistente: es el mejor compañero, pues va a permitir pensar, analizar, tomar decisiones, aprovechar mejor el tiempo y realizar tareas con mayor precisión asegura este profesor del Grupo CEF - Udima

La aplicación de la inteligencia artificial a todas las áreas de la actividad humana (y los recursos humanos no son una excepción) va a cambiar la vida de muchas personas y, sobre todo, va a cambiar su forma de trabajar. Un compañero tan especial como un bot puede dar un vuelco drástico a los modelos organizacionales de los departamentos que hoy conocemos. Cada uno de nosotros va a sufrir un cambio sustancial en lo que tradicionalmente han venido siendo nuestras responsabilidades, funciones y tareas (tres cosas en muchos casos muy diferentes). Según el último estudio Forrester, el 85% de las interacciones de los clientes con una empresa tendrán lugar a través de bots. El mismo estudio señala también que más del 58% de los líderes de RR.HH consultados opinan que los sistemas de gestión de personas están obsoletos o son ineficaces, y apuestan por el modelo chatbot para mejorar el área. Así pues, la tendencia apunta hacia una reducción de tareas (que serán asumidas por los robots), una modificación o eliminación de funciones y, sin duda, un aumento de las responsabilidades para las personas.

Con este panorama, el sr. Bot va a convertirse en mi “más mejor amigo”, como decía el inigualable Forrest Gump. Su desempeño no tiene parangón. Es fiel, no sabe lo que son los ladrones del tiempo, ni el presentismo, ni el absentismo; no siente presión ni sufre estrés. Además, me lo puedo llevar a tomar un café (en el móvil) y me puede acompañar a las diferentes reuniones diarias, anticipándome datos sobre las mismas o incluso citando y pidiendo puntualidad a todos los asistentes. Bots como Arnie, capaz de interactuar con los candidatos y calificarlos según sus capacidades; o como Jobyy, un asistente que colabora con los headhunters o reclutadores, son la prueba fehaciente de que la robótica tiene mucho que aportar a la gestión de personas.

¿He dicho asistente? ¡No, ni de broma! Un bot es mucho más que eso; es mi mejor compañero, pues me va a permitir pensar, analizar, tomar decisiones, aprovechar mejor el tiempo y realizar tareas con mayor precisión, menos rutinarias y de mayor relevancia y redundancia. Me va a enseñar e incluso me puede ayudar a impulsar mi carrera profesional… ¿qué más puedo pedir? El modelo organizacional actual cambiará radicalmente; personas y “compañeros artificiales” formarán equipos insustituibles y, sobre todo, muy definidos en sus modelos de organización sinérgica. Y lo más importante es que la cantidad de información que se utilizará, gracias al compañero Bot, será inenarrable.

Estamos ante un modelo que rompe todos los moldes. Porque poner encima de la mesa de trabajo información, inteligencia, analítica y, por qué no, emociones, hace pensar que caminamos hacia equipos sin límites, y esto es, sin duda, muy esperanzador en muchos campos y sectores empresariales.

En España, como en otros muchos países, acostumbrarse a un compañero de este calibre requerirá un proceso progresivo y desigual. Sin embargo, seguro que va a acelerar el crecimiento y el desarrollo con mayor velocidad.

La cuestión es: ¿cómo y cuánto va a cambiar cada puesto de trabajo en cuanto tengamos incorporado al compañero bot? ¿En qué medida tendré que evolucionar, aprender, mejorar, cambiar de enfoque o mi manera de trabajar? Seguro que va a transformar los hábitos de trabajo de muchos miles de profesionales y que, con seguridad, vamos a tener que mimetizar nuestro perfil a la nueva situación. Lo importante es, como siempre, la actitud. El planteamiento debe ser abrir los brazos al nuevo “compañero” y crear una célula multidisciplinar de actividad imparable. El compañero Bot va a cambiar nuestras vidas y debemos prepararnos para ello. Bienvenido Mr. Bot.

Alfonso Merino es profesor del Máster de Dirección y Gestión de Recursos Humanos de Grupo CEF.- UDIMA

Retina

20/09/2018
Normas