En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
Ser curioso te hace más deseable para las empresas

Ser curioso te hace más deseable para las empresas

Vivimos una era en la que el éxito no tiene tanto que ver con obtener todas las respuestas sino con cuestionar el entorno y hacer las preguntas adecuadas.

La curiosidad es una habilidad que los humanos necesitamos para sobrevivir —como el miedo o el dolor— pero es cierto que traemos de serie más de la que nos hace falta para mantenernos con vida. ¿En qué invertimos el resto? En desarrollarnos, en aprender cosas nuevas que puedan hacernos vivir mejor o sentirnos más realizados. Esta inquietud por saber más sobre lo que nos rodea ahora también nos puede ayudar a encontrar trabajo o ascender porque va ligada a una serie de características que los empleadores buscan activamente y que los líderes aprovechan para hacer avanzar a sus empresas.

La curiosidad será una de las cualidades del carácter necesarias para introducirse y mantenerse en el mercado laboral en este siglo, según los expertos del Foro Económico Mundial de Davos. Y no van desencaminados, al menos en España: ya hay estudios que corroboran que los empleados curiosos tienden a presentar un desempeño individual mejor en su día a día. El informe Estudio sobre la curiosidad en el trabajo de Infojobs asegura que el rendimiento, la capacidad de trabajo y la relación con los demás son aspectos que se ven influidos por la curiosidad. “Los individuos curiosos tienden a aprender más rápido. Suelen hacer más preguntas, lo que facilita su comprensión de las personas con las que se relacionan y los problemas a los que se enfrentan. Son más perseverantes ante los contratiempos y desafíos difíciles de resolver”, se lee en el estudio.

Además, también tienden a mostrar una mayor apertura a nuevas ideas y están dispuestos a explorarlas, lo que facilita su adaptación a entornos cambiantes. Y si por algo se caracteriza la situación laboral actual y el futuro que se dibuja, es por ser un entorno en continuo cambio. “En esta situación un tanto inestable y poco previsible, sentir curiosidad y no miedo por el entorno se convierte en una ventaja competitiva”, explica la psicóloga laboral Elisa Sánchez. Esto también se refleja en una encuesta que la consultora PwC hizo a más de mil CEO, algunos de los cuales citaron la curiosidad y la mente abierta como rasgos de liderazgo que se vuelven cada vez más críticos en tiempos difíciles.

Es fácil llegar a la conclusión de que la curiosidad cotiza al alza especialmente en puestos de trabajo creativos y con los límites poco definidos, como los directivos, técnicos y profesionales cualificados, gerentes y mandos intermedios. Las personas que ocupan estos puestos suelen estar dispuestas a bucear en la complejidad de las situaciones a las que se enfrentan, preocupadas por estar al tanto de las tendencias emergentes en su sector y capaces de cuestionar el statu quo de sus organizaciones. Así, hacen que las empresas innoven y evolucionen más rápidamente. Por el contrario, el interés por cuestionarse el trabajo y querer ir más allá es significativamente menor en grupos profesionales donde los trabajos tienden a ser más rutinarios, como es el caso de los operarios.

  • El liderazgo inquieto

La influencia que las personas curiosas tienen sobre la compañía también es clave. Un líder inquieto puede dar un ejemplo que inspire al resto de trabajadores y ayudar a desarrollar un pensamiento más creativo. La forma de hacer las cosas del CEO, por ejemplo, influye directamente en la cultura empresarial. Para establecer la curiosidad como forma de vida dentro de una compañía desde los altos mandos, es imprescindible tener un líder humilde y con confianza. Reconocer la incertidumbre conlleva un riesgo: que se perciba al jefe como alguien carente de seguridad. En el libro El ADN del innovador, los autores, Clayton Christensen, Hal Gregersen y Jeff Dyer, explican que los líderes que consiguieron superar este riesgo lo hicieron porque fueron lo suficientemente humildes para reconocer que no tenían todas las respuestas y además tenían la confianza suficiente para poder admitir eso delante de los demás.

Como hemos visto, ser una persona curiosa mejora tu empleabilidad y te convierte en un jefe más deseable y competitivo. En otros casos, esta cualidad también es fundamental para iniciar un negocio. Para conseguirlo, es necesario mantenerse al día con el sector y la competencia, apostar por soluciones innovadoras y cuestionar los métodos ya probados. Es lo que sucede con los emprendedores, que crean sus proyectos movidos, además de por sus intereses económicos, por la necesidad de resolver un problema.

Cualquier persona que haya fundado una startup trae la curiosidad debajo del brazo: la necesitan para reinventarse porque les cuesta seguir normas y procedimientos a rajatabla y les gusta más relacionarse con gente que piensa diferente a ellos. Ser emprendedor implica, casi por definición, correr riesgos. Algunos estudios recientes han encontrado que la tolerancia y actitudes positivas hacia el riesgo predicen el éxito en el emprendimiento.

  • ¿Y qué más?

En el estudio The future of jobs, presentado en el Foro Económico Mundial, se especifican otras cualidades necesarias para adaptarse al mercado laboral de aquí a 2020. La inteligencia emocional y el pensamiento flexible entran por primera vez en la lista de habilidades necesarias para convivir con la tecnología en el trabajo. Los candidatos deben ser capaces de colaborar y resolver problemas, habilidades desarrolladas principalmente a través del aprendizaje social y emocional: los robots se encargarán de lo demás. Así, junto a la creatividad y la inteligencia emocional, la curiosidad te hace más deseable para las empresas. Quizá no es mala idea incluir esta cualidad en tu currículum vitae o mencionarla cuando te pidan que te definas en tres palabras en el siguiente proceso de selección.

Para saber más

  • Cursos y talleres

La curiosidad despertó al gato. Se trata de un taller dirigido a profesionales que quieran aprender a sacar más partido a sus habilidades directivas. Propone desarrollar la habilidad de explorar basándose en una de las ideas del filósofo Peter Drucker, que defendió que “los líderes deberían enfocarse en entrenar sus fortalezas más que en mejorar sus debilidades”. Es un curso online ofrecido por emagister.

  • Aplicaciones

Curiosity te envía un dato curioso cada día. Como por ejemplo, que el juego Serpientes y escaleras nació hace 2.000 años para enseñar conceptos de moral. Su objetivo es estimular nuestro interés por las cosas que nos rodean y que nos replanteemos conceptos que ya habíamos asumido de una forma concreta. Por ahora, solo está disponible en inglés y para dispositivos Apple.

  • Vídeo

¿Necesitas una nueva idea? Comienza a buscar en el límite de lo que conoces.

En esta charla TED, Vittorio Loreto, físico de la Universidad de Roma La Sapienza, habla de la importancia del concepto adyacente posible, es decir, todas esas grandes ideas o productos tecnológicos que están a un solo paso de lo que ya existe y pueden ser alcanzados a través de modificaciones paulatinas. “Esto implica avanzar hacia un territorio nuevo que puede ser inquietante y darnos miedo”, asegura. Solo las personas curiosas se atreven a hacerlo y esto es clave para la innovación y eldesarrollo de la creatividad.

Retina

18/10/2018
El chatarrero electrónico que acabará en la cárcel
05

El chatarrero electrónico que acabará en la cárcel

Eric Lundgren irá a prisión por desafiar a Microsoft. Pero antes ha tenido tiempo de fabricar un coche eléctrico con desechos que supera al Tesla y ha librado de plomo y mercurio a los trabajadores de los basureros electrónicos de Ghana.

Normas