Diez tecnologías que nos van a cambiar la vejez

Diez tecnologías que nos van a cambiar la vejez

Repasamos los proyectos tecnológicos europeos más prometedores en materia de envejecimiento: monitorización de la demencia, detección de caídas, andadores inteligentes...

Dentro de siete años, más del 20% de los europeos tendrán 65 años o más. En 2060, uno de cada tres ciudadanos formará parte de este colectivo. Más allá del peso que este cambio demográfico dejará caer sobre los sistemas sanitarios y las otras oscuras consecuencias del imparable envejecimiento del continente, hay quien mira al futuro con optimismo.

La edad de oro de la tercera edad será también dorada para el mercado del envejecimiento sano y activo. No en vano, los europeos mayores de 65 años ya acumulaban en 2015 un poder adquisitivo de 3 billones de euros, de acuerdo con las estimaciones de la Comisión Europea.

En este caldo de problemas y soluciones se han cocinado iniciativas como las que han ido recibiendo el apoyo de la Unión Europea durante la última década, en el marco del programa Horizonte 2020. Estas algunas son las más prometedoras según Bruselas:

  • Dem@care busca mitigar los impactos de la demencia alargando el tiempo que los afectados pueden vivir en su casa, de forma independiente y ayudando a los cuidadores a proporcionar soluciones personalizadas y en remoto. Se trata de un ecosistema de wearables y sensores in situ que registran el sueño, el uso de las instalaciones, los perfiles de comportamiento y el estilo de vida del individuo.
  • Farseeing ha construido la base de datos sobre caídas más grande del mundo. Este repositorio ha permitido procesar datos psicológicos y de comportamiento relacionados con las caídas, así como actividad diaria y factores fisiológicos. El estudio ha permitido fabricar wearables especializados en la detección de estos incidentes, que además pueden completarse con otras soluciones de evaluación y rehabilitación de las funciones motoras.
  • Mario se centra en contrarrestar la soledad, el aislamiento y la demencia. El resultado de este proyecto es Kompaï Robot, un asistente personal que detecta caídas, monitoriza la salud, ofrece distintas opciones de entretenimiento, sirve de soporte para videollamadas e incluso ayuda a levantarse a los usuarios que tienen dificultades para hacerlo.
Kompaï robot

  • Fate, que también se especializa en detección de caídas, ya está en el mercado bajo el nombre de Angel4. Estos dispositivos, generan alertas sobre el accidente y también sobre la eventual recuperación del individuo, que puede pedir ayuda pulsando un botón de su teléfono.
  • Silver ha creado el andador del futuro: LEA. Este modelo avanzado ofrece un amplio catálogo de funciones que se integran a la perfección en una estructura a la que las personas mayores están muy acostumbradas. Además de ser más fácil de movilizar, reconoce el terreno y notifica la presencia de obstáculos e incorpora un sistema de navegación autónoma que le permite acercarse al usuario en caso de necesidad.
  • Inca propone un sistema de gestión que mejora los servicios sociosanitarios prestados fuera del hospital, claves en todo lo relativo a gestión de enfermedades crónicas. Esta solución pretende integrar los cuidados procedentes de los servicios sociales y de salud para eliminar hospitalizaciones innecesarias y barreras tecnológicas.
  • inCasa monitoriza el estado de salud y factores ambientales que puedan influir en este a través de un sistema multicanal que incorpora sensores, alertas en distintos niveles y servicios de comunicación que además incluyen sugerencias de actividad diaria, planificación de terapias y coordinación entre servicios sociales y sanitarios.
  • Long Lasting Memories ha desarrollado un sistema que puede instalarse en hogares y centros de día e introduce ejercicios físicos y cognitivos en un entorno de servicios asistidos. Además, puede combinarse con otra solución de vida independiente que compensa la discapacidad de usuarios con problemas cognitivos o demencia leve durante sus actividades diarias.
  • GrowMeUp es un robot capaz de aprender las necesidades y hábitos de sus usuarios e incrementar sus habilidades en consonancia con el declive de las de la persona mayor. Aprendizaje automático y computación en la nube permiten a este sistema proporcionar apoyo y fomentar la actividad e independencia de los usuarios.
  • Sociable ha desarrollado un servicio online que incluye actividades de entrenamiento cognitivo y activación social que ayudan a los mayores a permanecer mentalmente en forma. Además, incorpora herramientas que permiten a los especialistas médicos monitorizar el progreso de los pacientes y diseñar programas de entrenamiento adaptados a sus necesidades.

Retina

20/07/2018
Normas