En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
La cabina digital proyecta datos de navegación o distancia con otros vehículos sobre la carretera. Más cerca, a tres metro del ojo, refleja datos del sistema de infoentretenimiento.
La cabina digital proyecta datos de navegación o distancia con otros vehículos sobre la carretera. Más cerca, a tres metro del ojo, refleja datos del sistema de infoentretenimiento.

Conduciendo un videojuego

Gráficos sobre otros coches, iconos rojos para marcar la presencia de peatones, flechas virtuales que indican la dirección… Año 2020: realidad aumentada en el parabrisas.

Sin soltar el volante, elegiremos la próxima canción con la mirada y encenderemos el aire acondicionado de un vistazo. Sobre otros vehículos, en llamativos colores, veremos información fundamental para nuestra seguridad y para el tráfico. Quizá no se habla tanto de la realidad aumentada como de los coches eléctricos o autónomos, pero es real como su nombre, y para ya mismo. Los expertos calculan que hacia 2020 el 70% de los automóviles nuevos ofrecerán algún tipo de realidad aumentada.

Hay quien está convencido de ello y hay señales que lo ratifican. Sucedió en el último Salón de Los Ángeles: allí, el concurso Top Ten Automotive Startups Competition premia año tras año a las empresas que están redefiniendo la movilidad e impulsando el cambio en el transporte. La última ganadora ha sido la compañía suiza WayRay, cuyo dispositivo Navion convierte al conductor casi en el usuario de un videojuego.

Vista del interfaz de Navion, el sistema holográfico diseñado por WayRay que funciona sin necesidad de gafas ni cascos.

Este sistema deja pequeño a los ya habituales HUD (Head Up Display: visualización frontal). Proyecta un salpicadero virtual en el parabrisas y muestra la velocidad o información útil para navegar (con flechas de dirección en el suelo, por ejemplo), pero también iconos que señalan el sitio exacto de un paso de cebra o por dónde se mueven coches y peatones. Hasta el punto de predecir su itinerario. Al mismo tiempo, indica la presencia de lugares de interés como restaurantes o empresas.

Un proyecto similar es el 3D AR HUD de Minolta: mediante diversos sensores, identifica peatones, coches y obstáculos y presenta información sobre ellos, de modo que ayuda al conductor, alertado de antemano, a maniobrar con tiempo.

  • Las grandes casas experimentan

Los ensayos de las marcas de coches van por el mismo camino. Es el caso de BMW y su empresa hermana Mini, que ya están probando unas gafas especiales para dar acceso a la realidad aumentada. Con cierto aire de aviador de hace un siglo, las lentes proporcionan información del navegador, del cuentarrevoluciones, el velocímetro o el indicador de combustible, y permiten controlar accesorios como el aire acondicionado, las luces o el volumen del equipo de música.

Gafas con aspecto retro de realidad aumentada de Mini,

Para el 2020 estará en el mercado el Volkswagen I.D., prototipo que integra el Volkswagen AR System. Con este navegador, los conductores verán las indicaciones proyectadas en la carretera, a una distancia de entre 7 y 15 metros, así como puntos de interés destacados.

Cuando la comunicación vehículo a vehículo (V2V) alcance su máximo desarrollo, esta tecnología adquirirá pleno sentido. Los coches mostrarán una información fiable y útil del resto de protagonistas del tráfico. Entretanto, mirando un poco más allá en el tiempo, en Toyota trabajan con prototipos de ventanillas táctiles, útiles para calcular distancias o acercar al coche objetos externos. Y pensar que hace no tanto el elevalunas eléctrico era un extra de los importantes.

Retina

02/03/2021
El algoritmo que revoluciona el sector de los seguros
01

El algoritmo que revoluciona el sector de los seguros

MAPFRE utiliza la inteligencia artificial para detectar, en tiempo real, abolladuras, arañazos o pequeños defectos en la carrocería del coche a partir de fotos tomadas con el móvil. Una solución pionera para contratar seguros al instante

02

La carne (artificial) que quiere salvar el mundo

En 2050 seremos 10.000 millones de personas. Para entonces, el planeta no podrá soportar un consumo como el actual. La carne creada en laboratorio propone una revolución ambiental, filosófica y gastronómica.

La carne (artificial) que quiere salvar el mundo
Normas