¿Salvará ‘blockchain’ a los profesionales del porno?

¿Salvará ‘blockchain’ a los profesionales del porno?

Semianonimato, privacidad y, sobre todo, adiós a los intermediarios. Si internet cambió para siempre el consumo de porno, ‘blockchain’ puede revolucionar cómo y cuánto cobran sus profesionales.

Es un negocio legal, pero sus trabajadores están constantemente amenazados por la posibilidad de que Paypal, Visa o Mastercard bloqueen su dinero o decidan, unilateralmente, por qué tipo de trabajo no pueden cobrar. Y es un negocio millonario -una investigadora estadounidense calculó en 2014 que movía 97.000 millones de dólares-, pero, con esas condiciones financieras, los que lo protagonizan terminan resignándose a abonar grandes comisiones a intermediarios o a cobrar de forma muy poco convencional. Por ejemplo, con bonos de Amazon.

Lo podemos llamar porno o entretenimiento para adultos. Es lo mismo: contenidos eróticos de diferente intensidad para mayores de edad, ya sean películas hasta clips de diez minutos o webcams donde los performers, como les gusta llamarse en el sector, actúan para alguien al otro lado del ordenador. No es un trabajo fácil: mucha competencia global, prácticamente ninguna representación sindical, una corta y solitaria carrera laboral y esas dificultades mencionadas para cobrar por tu trabajo. Esas condiciones podrían explicar en parte la sucesión de muertes de varias estrellas del porno, un fenómeno casual que ha puesto el foco en lo que pocos quieren ver del negocio.

¿Te interesa saber más sobre blockchain? Consulta nuestro especial 

En esta industria digital, los trabajadores de carne y hueso son, salvo excepciones, los que peor lo tienen. La tecnología poco puede hacer respecto a cómo se trabaja, pero sí en cómo se cobra. Y si se trata de desintermediar y evitar censuras, nada mejor, hablemos de porno o de cualquier tipo de contenido digital, que blockchain y su aplicación de momento más conocida, las criptomonedas.

Un vistazo a Coinmarketcap -que recopila la cotización de más de 1.500 criptomonedas- permite comprobar que ya están en marcha varias monedas digitales para contenidos para adultos, como Titcoin o Sexcoin, pero su valor es irrisorio. Además, hay otras en pleno lanzamiento de su ICO, como Eroiy, creada sobre la plataforma de blockchain asiática NEM. Pero probablemente el proyecto más interesante sea el de Spankchain, que cuenta entre sus promotores con la estrella del porno Janice Griffith.

Ni bitcoin ni monedas convencionales: Monero

Como abogado experto en criptomonedas y ciberseguridad, Pablo Fernández Burgueño ya ha atendido a varias consultas sobre el pago de contenidos pornográficos e incluso servicios sexuales con criptomonedas. “Hay que tener en cuenta que los bancos no quieren ligarse a este tipo de negocio, y no por problemas legales, sino por imagen”, explica. Eso abre de par en par la puerta a las criptomonedas, pero no la que estás pensando: “Bitcoin es ya otra cosa, en pura especulación, y su minería es complicada”. Frente al invento de Satoshi Nakamoto, ha surgido una alternativa que va aún más lejos en la privacidad: “Monero se ha convertido en la criptomoneda de referencia para la industria del porno”, asegura Fernández Burgueño.

Spank significa entre otras cosas azote, y es un término habitual en el mundo del porno y el sexo. La ‘cadena de azotes’ promete mejorar los pagos de los ‘performers’ gracias a sus contratos inteligentes sobre la plataforma de ethereum, y en su white paper (algo así como la presentación oficial del proyecto) presume de sus tokens, sus sistemas de identificación de edad, sus APIs, de su capacidad de añadir publicidad a los contenidos… y, para el usuario, del anonimato. Se acabó lo de dar nombre, una tarjeta de crédito, contraseña, email… cada vez que se consumen contenidos para adultos. Con la clave privada Pepe Pérez deja de ser Pepe Pérez para convertirse en acdE2612f6af, y ya no paga en euros, sino en ethers, la criptomoneda de la ethereum.

Amarna Miller -nombre artístico- es una licenciada de Bellas Artes de 27 años exactriz porno que ahora dirige películas para adultos, si bien su fama procede fundamentalmente de su labor de activista en defensa del “porno ético”, es decir, con seguridad laboral y un marco legal. Cuenta por email desde Los Ángeles, epicentro de la industria y donde vive, que “cualquier iniciativa que elimine intermediarios a la hora de recibir pagos es positiva y potencialmente empoderadora”.

Y las monedas digitales tienen ventajas menos obvias que el simple hecho de cobrar sin sobresaltos: “¡Cambios de divisas!”, escribe. “Hay pocos países que concentren la suficiente cantidad de productoras como para no tener que viajar constantemente para poder llegar a fin de mes. Esto significa que cuando ruedas en Londres te pagan en libras. Te vas a EEUU y acabas con un montón de dólares. Todo ese dinero ha de ser transformado en euros con la consecuente comisión. Si recibes el pago en criptomonedas, ¡voilá!”.

Alex Casas, experto en usos de la cadena de bloques para la acción social, apunta a otra ventaja de las criptomonedas y la cadena de bloques en el mundo del porno: se ajustan como un guante a los micropagos -desde una propina a apenas dos minutos de consumo-, que en el caso de Spankchain se van acumulando para facilitar las transacciones, “como cuando vas pidiendo cervezas en un bar y solo pagas al final”, según explican.

Para Casas, es sorprendente que blockchain no tenga todavía un gran protagonismo en el mundo del porno, y no solo por las funcionalidades de la tecnología. El porno fue clave primero en el despegue de la industria del video y, después y sobre todo, en la popularización de internet: fueron muchos más los que metieron un módem en su casa para ver sexo que para consultar la Enciclopedia Británica. Desde entonces, consumir porno tiene mucho más que ver con el semi-anonimato y la tecnología; blockchain puede ser una nueva vuelta de tuerca que en este caso no deje de lado a los que están delante de la cámara.

Más información

Retina

22/05/2018
Normas