En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
Carlos Barrabés: Flexibilidad

Carlos Barrabés: Flexibilidad

Ser mutante, adaptable, portar un ADN digital que puede adoptar cualquier forma para recoger los nuevos frutos de la economía 3.0.

Flexibilidad. La capacidad de doblarse, de someterse a los vientos del cambio sin quebrarse. Y aún, para Carlos Barrabés, flexibilidad es un concepto que “se queda corto”. “El término más adecuado es adaptabilidad. Una palmera es flexible, pero está enraizada. Pero aquí hablamos de ser adaptable en una red, de mutar. La velocidad de los cambios exige adaptarse a la incertidumbre que conllevan. Y adaptarse es trabajar con otros, en red”.

Carlos Barrabés es presidente de Barrabés.

La mutabilidad es, para Barrabés, “el mantra” de los tiempos que vivimos. Mantra porque define la actitud de los emprendedores ante una realidad efervescente que abandona la fase líquida que definió el pensador Zygmunt Bauman y se acelera a una efervescencia gaseosa, impredecible. Pero el cambio de fase del mundo de los negocios no empequeñece al humano, sino que engrandece su misión principal.

“La clave es tener claro desde un principio el propósito, el fin de lo que se persigue. Cuando estás en un modo beta [en alusión a la cultura del software que comercializa productos inacabados para mejorarlos en función de los deseos de sus usuarios] permanente, en el que se supone que tienes que fallar rápido, barato y fácil, lo que no se puede fallar es justo en el propósito. No se itera con el propósito, se itera para alcanzar el propósito”, asevera Barrabés.

La receta para salir bien librado de esta necesidad de aunar propósito y genes mutantes es clave no solo para el futuro de las empresas, sino también de los países. “España tiene que adoptar la decisión de si quiere ser un país moderno. Esta segunda modernización es necesaria y es una decisión que tiene que tomar el país en su conjunto. Para lograrlo, cuatro puntales: dinero que financie las ideas, políticas fiscales que entiendan la creatividad como un valor superior, una cultura de riesgos que celebre el éxito y comprenda el fracaso y un modelo integral del desarrollo de talento desde la educación.

Lo que nos pide el Siglo XXI es volver a hacer de griegos".

Esto generará el convencimiento otra vez de que nuestros hijos vivirán y harán mejores cosas que nosotros”, apostilla Barrabés. Este objetivo se logrará, evidentemente, mediante la tecnología. Una tecnología que funciona como conjunto de muchas, como organismo híbrido en el que blockchain, big data, machine learning, realidad mixta o 5G no son paradigmas aislados, sino una red que funciona al unísono. Pero Barrabés insiste en que el humano debe estar en el centro.

“Lo que nos pide el Siglo XXI es volver a hacer de griegos. Ir al ágora, debatir y encontrar el propósito. Por ejemplo, respecto a la revolución de los datos: hay que tener un criterio para darles sentido. Esto es lo más difícil. Este criterio se relaciona con el propósito que persigues, para no perderte mientras te adaptas e iteras. Y es fácil comprender lo importante que es esto en un mundo de humanos aumentados con las máquinas. Sin criterio, nos cargamos la Amazonia en un instante. Sin criterio, el futuro será una distopía, un sinsentido”.

Retina

16/09/2019
Normas