esports, retina

El big data llega a los eSports

Los eSports se están profesionalizando y la llegada del Big Data a los deportes electrónicos era cuestión de tiempo, al igual que ha sucedido con los deportes tradicionales

La incorporación del big data y la inteligencia de datos a los deportes se ha convertido en una realidad con numerosos casos de éxito. La NBA, quizás la liga más profesional y exigente del mundo, utiliza el análisis de datos como parte fundamental de su estrategia, y algunos clubs de esta competición como Golden State Warriors reconocen que una parte de su éxito se debe a los macrodatos. “Tenemos cierta obsesión por medir el rendimiento de los jugadores a través del big data. Con esas estadísticas, medidas con un GPS o con las imágenes de vídeo que disponemos, conocemos objetivamente el perfil de cada componente de la plantilla”, aseguraba recientemente Víctor Paredes, preparador físico del Rayo Vallecano y especialista en análisis de datos de rendimiento.

Fútbol americano, béisbol, fútbol… cada vez más equipos y competiciones utilizan el Big Data en su día a día, y ahora son los eSports, los que se incorporan también a este mundo. Así hace unas semanas, el equipo de deportes electrónicos Movistar Riders anunciaba un acuerdo con LUCA, la unidad de negocio Big Data de Telefónica, para mejorar el rendimiento de sus jugadores.

El big data supone la obtención de gran cantidad de datos y su posterior análisis para la toma de decisiones. En el mundo empresarial se utiliza en muchos sectores para el aumento de ingresos optimizando costes como consecuencia de tener clientes más satisfechos. Las compañías líderes tienen claro que su estrategia ha de estar basada en datos por lo que realizan sus decisiones de compras, la segmentación de sus clientes, el consumo de energía, o incluso su estrategia de marketing tras un proceso de inteligencia de datos.

Algunos deportes llevan usando el big data desde hace muchos años, como es el caso de la Fórmula 1. Un equipo de la máxima competición del mundo del motor no es solo dos pilotos y unas decenas de mecánicos. Nos faltaría contabilizar un gran número de ingenieros, hasta 200 en algunas escuderías, que preparan centenares de estrategias diferentes para una sola carrera, basándose en big data y teniendo en cuenta centenares de variables que afectan al rendimiento del motor, los neumáticos, el estado de la pista, etc. Muchas de esas estrategias son las que acaban llevando al triunfo, por encima de un gran piloto o un gran coche.

En los últimos años el big data se ha extendido a muchos otros deportes. Los Golden State Warriors, el equipo dominador de la NBA en los últimos años, ha reconocido que los macrodatos les han ayudado a mejorar en la rotación en la cancha de los jugadores, haciendo que lleguen al final de temporada en el mejor estado posible. Además, el equipo de Stephen Curry cuenta con un sofisticado sistema de cámaras que registra la posición de cada jugador en la pista, que posteriormente se utiliza para corregir las posiciones en defensa o seleccionar las jugadas o tiros más rentables para el equipo. Recientemente el equipo de ciclismo Movistar Team, apoyado por LUCA, ha decidido incorporar Big Data para mejorar los entrenamientos y obtener insights avanzados de carrera.

eSports, los nativos digitales del Big Data

Los eSports se están profesionalizando y la llegada del Big Data a los deportes electrónicos era cuestión de tiempo, ya que su propia naturaleza digital facilita mucho una parte importante de la recogida de datos. Los propios juegos al ser actividades íntegramente digitales generan datos, estadísticas, gran cantidad de información que precisamente por su volumen muchas veces se pierde o cuesta extraer el verdadero conocimiento que hay detrás. Misión perfecta para el análisis de datos. Además, se pueden aplicar la parte común con otros deportes como el análisis de las constantes vitales de los jugadores. Este doble aspecto es el punto de partida de la colaboración de uno de los clubs de eSports más punteros de España, Movistar Riders, y LUCA la unidad de negocio Big Data de Telefónica.

“El proyecto de nuestro club es dotar a los jugadores de las mejores condiciones para desarrollarse, y de la misma manera que tenemos un centro de alto rendimiento casi único en el mundo, y una estructura de club amplia (entrenadores, analistas, médico, psicólogo deportivo y fisioterapeuta), queremos incorporar el big data para ese mismo objetivo: ser los mejores” comenta Fernando Piquer, CEO de Movistar Riders.

Desde el otro lado, para los especialistas en big data, los eSports no son un campo tan nuevo. “Movistar Riders nos brinda la oportunidad de aplicar el análisis de los datos de los jugadores, sus constantes vitales, su nivel de estrés, como ya hemos hecho con el equipo ciclista Movistar Team. Pero además tenemos una gran cantidad de datos que nos proporciona cada juego, cada partida. Una partida de League of Legends genera miles de datos, tantos, que es un claro ejemplo de inteligencia de datos: lo importante no son los propios datos, si no ponerlos en valor, destacar los que son más relevantes para el jugador y para el equipo” decía Pedro de Alarcón, científico de datos y responsable de analítica deportiva de LUCA.

Los eSports es un mundo cada vez más profesionalizado, y los jugadores están muy interesados en esas cosas que les pueden dar “esa décima de más” que diríamos para los deportes tradicionales, un ace o un pentakill que dirían los jugadores de deportes electrónicos. Así el cuidado de la dieta y la introducción de actividad física en la rutina de entrenamiento es ya una práctica habitual para muchos jugadores. “El big data nos brinda un campo de aprendizaje importante desde el punto de vista médico y fisiológico. En los eSports el músculo más importante es el cerebro, así que saber todo lo que le puede generar estrés a un jugador y llevarle a cometer un fallo es muy importante para nosotros. Cómo anticiparlo, cómo contrarrestarlo, son cuestiones en las que se pueden trabajar. Cosas que pueden parecer triviales se vuelven vitales como el sueño, el descanso. En los últimos años hemos visto como grandes deportistas como el piloto Lewis Hamilton, o los jugadores de la NBA, han cambiado sus rutinas para descansar mejor, dormir bien para luego rendir más. En los eSports la monitorización de parámetros neurobiológicos -electroencefalograma, optometría, coordinación…- serán esenciales en un futuro próximo” nos contaba José Luis de La Serna, director médico de Movistar Riders. Hasta ahora, nadie en el mundo de los eSports se estaba preocupando de estas cuestiones.

Respecto a los datos generados por los juegos, hay también mucho campo de desarrollo para los eSports y el Big Data. Los jugadores de eSports juegan muchas partidas de entrenamiento, las llamadas scrims, que son una parte muy importante de su preparación, y en las que los equipos prueban cosas nuevas. A veces los resultados no son concluyentes, y la inteligencia de datos podría ser una fuente de luz importante. El análisis de partidas propias o de los próximos rivales es otro aspecto fundamental en el entrenamiento de los jugadores de eSports donde el Big Data podría ayudar a lograr el tanto decisivo.

Más información

Retina

24/02/2018
02

Berto Romero, entre el Mac y la minipimer

Da igual que se trate de un portátil, una batidora o un reloj de cuerda, el cómico se encariña con ellos y solo les pide una cosa: “Que no me toquen las narices”.

Berto Romero, entre el Mac y la minipimer
Nerea Calvillo: la mujer que juega con el viento
09

Nerea Calvillo: la mujer que juega con el viento

El aire limpio se ha convertido en un bien escaso en las ciudades. La aplicación In The Air que ha creado esta arquitecta y artista permite ver las partículas en suspensión. Un grito al cambio mostrándonos lo que de verdad respiramos.

Normas
Entra en EL PAÍS