El MIT apuesta por la innovación en Madrid

El MIT apuesta por la innovación en Madrid

Una reciente iniciativa aboga por la cooperación entre universidades, emprendedores, inversores, empresas y administración para crear impacto en la capital

Uno de los fenómenos recientes más curiosos que nos ha permitido experimentar la revolución digital es la fiebre del emprendimiento. En prácticamente todo el mundo, la innovación se ha entendido como un compromiso social y es difícil calcular cuántas ciudades, regiones y países han fantaseado con convertirse en el próximo Silicon Valley.

Los impulsores de la iniciativa Madrid Innovation Driven Ecosystem (MIDE), presentada ayer en las instalaciones de The Cube, no sienten que esta sea su pretensión, pero no por ello van a definirse como poco ambiciosos.

Su proyecto consiste en una plataforma colaborativa avalada por el MIT que tiene el objetivo de acelerar la economía y crear empleo en la región de Madrid. ¿La manera de hacerlo? Por medio de la creación de un espacio común de innovación y emprendimiento dónde se integren y colaboren diferentes grupos de interés para la sociedad.

Representantes de las instituciones que colaboran con el proyecto Madrid Innovation Driven Ecosystem (MIDE)

“Queremos que Madrid pase a ser un referente internacional en materia de emprendimiento e innovación”, expuso Álvaro Bernad, director de Innovación Disruptiva de Calidad Pascual, uno de los impulsores del proyecto. “Nuestra visión no se reduce a atraer el talento: necesitamos retenerlo”.

Según el planteamiento de los impulsores de esta idea, los actores principales que deben participar en el desarrollo de un ecosistema de innovación son cinco: emprendedores, inversores, empresas, universidades y administración. Destacan la importancia de que todos estos pilares compartan un lugar en el que trabajar de forma coordinada y puedan beneficiarse de los resultados de esta cooperación.

Madrid tiene una posición estratégica como punto de conexión entre América Latina, Europa y Oriente Medio

Ángel Francisco Agudo, profesor de la UPM

Esta metodología, que el prestigioso instituto tecnológico define como de impacto colectivo y que se fundamenta en la interacción continua, va tomando tierra en MIDE. El proyecto cuenta con instituciones colaboradoras de las cinco ramas. El Gobierno regional, la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), IBM, Tetuán Valley e Unlimiteck son solo algunos de los que se han sumado a la iniciativa.

La elección de Madrid como potencial foco de innovación no responde a la casualidad. Desde MIDE aseguran haber seleccionado la capital por una serie de fortalezas en su ecosistema. “Tiene una posición estratégica como punto de conexión entre América Latina, Europa y Oriente Medio y cuenta con un elevado nivel de cualificación en formación técnica”, presumio Ángel Francisco Agudo, profesor de la UPM. “Nuestros ingenieros están muy bien considerados en todo el mundo”.

Álvaro Bernad y Ángel Francisco Agudo durante la presentación del proyecto

Agudo insistió en la oportunidad que tiene Madrid a la hora de tender puentes con países latinoamericanos y destacó las ventajas que conlleva tanto la entrada de empresas extranjeras en el ecosistema español como la expansión de compañías nacionales al otro lado del Atlántico. También resaltó la presencia de escuelas de negocio de prestigio a nivel internacional y la existencia de un contexto socioeconómico muy favorable en términos de productividad y actividad empresarial. "Dos de cada tres empresas del IBEX tienen sede en la capital", argumentó.

La viceconsejera de Política Educativa y Ciencia de la Comunidad de Madrid, Cristina Álvarez, coincide en que, aunque todavía queda mucho trabajo por hacer, las condiciones para asentar un ecosistema de innovación de estas características son cada vez más favorables. "Queremos que la imagen de Madrid en el exterior se corresponda con la realidad de que podemos convertirnos en un gran foco de innovación", afirmó.

El evento tuvo lugar en The Cube, un espacio de innovación especializado en Internet de las Cosas

Bill Aulet, director del Centro Martin Trust de Emprendimiento del MIT, recordó que la cultura del emprendimiento en EE UU creció de forma vertiginosa —"en 1997, dejé mi trabajo en IBM para emprender y todo mi entorno lo entendió como un fracaso laboral. En menos de 20 años, esta concepción ha evolucionado mucho"—, pero opina que España está afrontando este cambio a un ritmo superior.

Aulet hizo hincapié en el papel que juega la juventud en la conformación de estos ecosistemas. “Los millennials tienen muy mala prensa, pero está claro que buscan propósito y significado en sus trabajos, quieren sentirse realizados, y esto es lo que hace falta en los círculos de innovación. Sobra gente que solo busca hacer dinero”, sentenció.

Retina

26/05/2018
08

Los robots no son máquinas

Hace dos siglos que el ser humano delegó el esfuerzo físico en las máquinas. Ahora empezamos a hacer lo propio con tareas intelectuales, y eso nos desconcierta.

Los robots no son máquinas
Normas