En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
Solo tu coche te entiende
Motor Futuro

Solo tu coche te entiende

Estamos a solo tres años de que los vehículos comprendan al humano, le sientan, le interpreten y se desvivan por desestresarlo. La empatía irá sobre ruedas.

Yui saluda. Advierte que se acerca el conductor y escribe un mensaje corto en la puerta del coche, una cálida bienvenida en led azul. La persona que se aproxima es un conductor que tal vez ahora no desee ser conductor, sino pasajero. Bien.

El Concept-i, desarrollado por el estudio CALTY Design Research y el Toyota Innovation Hub, se relaciona con el exterior: la parte trasera envía mensajes a otros conductores sobre curvas que se acercan o posibles peligros.

Yui puede tomar los mandos. Y las decisiones. Yui es un sistema de inteligencia artificial avanzado, integrado en el Toyota Concept- i y capaz, según la marca, de “prever las necesidades de los usuarios y mejorar su calidad de vida”. Este prototipo de la marca japonesa no solo se conduce por sí solo: está diseñado para ofrecer una experiencia envolvente y acogedora. Los coches de pasado mañana serán autónomos y además (he aquí la guinda tecnológica) sabrán empatizar con sus ocupantes.

El Toyota Concept-i da la opción de elegir entre conducción autónoma o manual, pero siempre vigila la carretera y al conductor. Yui analiza sus emociones, su grado de fatiga y su atención y, en caso de necesidad, estimula sus sentidos (incluidos tacto y olfato) para que recupere el estado de alerta –si siente somnolencia– o rebaje el nivel de estrés. Y si una situación lo desborda, el coche pasa a conducción automática.

No hay pantallas en el salpicadero del Toyota Concept-i: la iluminación del suelo indica el modo de conducción (autónoma o manual) y unos proyectores avisan de los ángulos muertos. En el parabrisas se refleja toda la información importante.

En esta carrera hacia los coches con cerebro Yui tiene compañía. La marca coreana Hyundai ha creado el habitáculo inteligente Health + Mobility Cockpit, encargado de velar por la salud de sus ocupantes. Diversos sensores monitorizan la respiración, la frecuencia cardiaca, el movimiento ocular y las expresiones faciales, de modo que un “potenciador de estados de ánimo” puede combinar “microexperiencias” para obtener las respuestas deseadas. Ejemplo: si el coche detecta tensión, activa el masaje lumbar, lanza fragancias de eucalipto y reproduce melodías relajantes.

  • Los primeros modelos

No se está hablando de un futuro remoto. Audi acaba de presentar el prototipo Elaine con la intención de comercializarlo en 2019: el sistema Audi Fit Driver también sabe elegir la música adecuada y proponer ejercicios de relajación.

Y Toyota quiere tener el Concept-i en la carretera en 2020, al menos en pruebas. Yui estará esperando a conductores y pasajeros: gracias al análisis de datos (noticias de la web, actividad en las redes sociales, posicionamiento GPS, historial de conversaciones en el vehículo…) entenderá sus emociones y podrá hablar con ellos. Exactamente lo mismo que promete el Honda NeuV. Coches que verdaderamente comprenden a los humanos.

Retina

20/01/2018
Normas
Entra en EL PAÍS