Wifi a 300 kilómetros por hora, un reto tecnológico ya a un solo clic

Wifi a 300 kilómetros por hora, un reto tecnológico ya a un solo clic

Renfe ofrece conectividad online dentro de parte de su flota de alta velocidad y permite también que los viajeros puedan consumir televisión en directo durante el viaje

En esta sociedad hiperconectada, internet se ha convertido en un bien de primera necesidad. Poco importa si estamos en el Himalaya escalando una montaña o en el Caribe disfrutando de unas vacaciones de ensueño. En cuanto no tenemos conexión a la red, se nos disparan todas las alarmas. Los viajes en tren y avión se han convertido en pequeños agujeros negros que nos desconectan de este mundo digital. Vórtices que imposibilitan a los usuarios trabajar con la seguridad de que su correo se vaya a enviar o de que podrán tuitear a su antojo. Para evitar este apagón, al menos en el sector ferroviario, Renfe ya ofrece en parte de su flota de alta velocidad un servicio de wifi a bordo para sus viajeros.

La costumbre de que nos conectemos a internet con un solo clic choca con el reto innovador y tecnológico que supone tener esta misma accesibilidad dentro de un tren que viaja a 300 kilómetros por hora. La falta de repetidores durante el trayecto, los túneles, el impacto del viento y la seguridad son elementos que hay que sortear para que la red funcione correctamente. “La integración de la antena satelital y el proceso de homologar un convoy modificado son los dos grandes retos. Cualquier elemento que modifique o se monte en los vagones está sujeto a unas exigencias muy estrictas”, afirma Luis Ignacio Águeda, jefe de área de Transformaciones Renfe Fabricación.

Al igual que ocurre con los coches, los AVE que recorren la Península no los fabrica una marca única. Alstom, Talgo y Siemens son los encargados de transportarnos por España a alta velocidad. Es decir, cada empresa construye sus trenes con sus pequeñas peculiaridades en el equipamiento, lo que obliga a instalar el wifi a bordo de diferentes maneras. “Sabíamos que el proyecto presentaba retos técnicos importantes por cada tipo de convoy y recorrido. Por eso, el objetivo era ir más allá de la propia conectividad. Lo planteamos con la idea de añadir un valor a la experiencia de viaje, algo diferencial y único en el mercado”, argumenta Victoria Díaz, gerente de Tecnología Digital de Renfe Viajeros.

La diferencia a la que alude Díaz es PlayRenfe, un portal pionero en el sector ferroviario que ofrece a los viajeros la posibilidad no solo de conectarse a internet durante el trayecto, sino de consumir también contenidos como la emisión de televisión en directo. Por el momento, y aprovechando el vigésimo quinto aniversario de la inauguración de la primera ruta de alta velocidad entre Madrid y Sevilla, el servicio solo está disponible para este trayecto y para el que une la capital de España y Valencia. “Se trata de una nueva ventana de conectividad que incluye los últimos estrenos de cine, libros, series y música”, explican desde Renfe.

Un despliegue de más de 1.600 kilómetros

El despliegue de cobertura 4G para que cualquier tren disponga de este servicio de internet tiene que recorrer 1.644 kilómetros por vías de alta velocidad. Para implantarlo progresivamente, Renfe cuenta con la colaboración de Telefónica, que se está encargando de la gran mayoría de cuestiones técnicas, como la instalación de antenas y repetidores en túneles. “Ofrecer este servicio implica conjugar muy distintas variables, tanto tecnológicas como de servicio y experiencia de cliente. La base consiste en dotar de una conectividad de altas prestaciones, pero también de desarrollar una plataforma con contenidos de calidad”, asegura la empresa de telecomunicaciones.

Un servicio alojado en la nube

Para que el wifi a bordo de los trayectos de alta velocidad carezca de apagones, Telefónica ha dispuesto un Data Centre en la nube al servicio de Renfe. Con esta solución, una infraestructura de cloud híbrida, la compañía de telecomunicaciones asegura que fomenta la escalabilidad de la plataforma y garantiza el crecimiento en cómputo y almacenamiento futuro. “La conectividad es la base para el desarrollo de la sociedad digital. Habilita nuevas formas de relación entre las personas y permite que los objetos puedan conectarse entre sí, posibilitando la definición de negocios más seguros y eficientes”, aclaran desde Telefónica.

La tendencia de que los medios de transporte posean wifi a bordo cada vez está más al alza. Viajar no significa automáticamente quedarse al margen de la red. Con respecto al sector ferroviario de alta velocidad, en Francia, con el TGV, también existe la posibilidad de conectarse a internet. De igual forma que en Japón, con el tren bala Shinkansen, hay ciertos recorridos que dan esta opción. Eso sí, en todos ellos tendrá que pagar y con ciertas limitaciones en la velocidad de conexión que ofrecen. Tal y como explica en su propia página web TGV, sus servicios están destinados a consultar el correo o intercambiar información a través de las apps de mensajería; no para consultar vídeos de gatitos ni descargar series enteras.

El objetivo de mejorar la innovación en los convoyes no tiene visos de detenerse en la conectividad. Superados los retos técnicos de contar con un wifi que sea estable a 300 kilómetros por hora, y una vez que esté extendido por toda la Península, el siguiente salto que pretende el sector es el de convertirse en un hub ferroviario casi mundial. El Ministerio de Fomento, en su Plan de Innovación para el Transporte y las Infraestructuras 2017-2020, plantea impulsar la tecnología para internacionalizar las soluciones de vanguardia que se desarrollen en España. Buenos propósitos al margen, parece que ha llegado el momento de sentarse, activar internet y disfrutar del viaje.

Retina

20/08/2019
Normas