En busca de una inteligencia artificial ubicua e imprescindible

En busca de una inteligencia artificial ubicua e imprescindible

Las plataformas de colaboración para proveedores y desarrolladores resultan imprescindibles para lograr ecosistemas que faciliten una relación más natural entre máquinas y humanos

Hasta ahora, el principal acercamiento de la inteligencia artificial al mercado de consumo se ha realizado a través de los asistentes personales de los teléfonos móviles. Pero la evolución del uso de este tipo de aplicaciones no sigue un patrón común, sino que varía en función del tipo de plataforma, del sistema operativo o del servicio que ofrecen. Por ejemplo, según un informe publicado el pasado julio por Verto Analytics, en el último año Siri, de Apple, perdió 7,3 millones de usuarios mensuales, mientras que en el mismo periodo Text-to-Speech, de Google, ganó más de 12 millones.

Aun así, Ricardo Malhado, analista de la consultora IDC, señala a EL PAÍS RETINA que este tipo de servicios presenta “un elevado margen de progresión”, pero con el fin de optimizar la experiencia de usuario conviene revisar distintos aspectos. En primer lugar, es preciso incrementar la inteligencia de las máquinas para que su relación con las personas sea más profunda, tanto a nivel intelectual como a nivel emocional. “Además, estos dispositivos deben mantener un conocimiento permanente del contexto, que es justo lo que soporta las interacciones entre humanos”, matiza Malhado. En este sentido, ya se están dando pasos firmes para solventar estos retos. Un ejemplo de ello es la reciente presentación de la familia de smartphones Huawei Mate 10, que incorporan el procesador Kirin 970, un chipset con unidad de procesamiento neuronal que simula el pensamiento humano y es capaz de analizar el entorno, lo que hace que los teléfonos sean más “conscientes” de las necesidades de los usuarios para ofrecerles servicios mucho más personalizados y accesibles en todo momento.

  • El boom tendrá su origen en el hogar

Por otro lado, el analista de IDC recuerda que el crecimiento exponencial de la inteligencia artificial en el mercado de consumo llegará de la mano de los dispositivos de entretenimiento para el hogar: desde altavoces, termostatos, neveras y otros electrodomésticos hasta televisores, videoconsolas y equipos audiovisuales, pasando por propuestas más revolucionarias como los asistentes Amazon Echo, Google Home, Apple HomePod o Samsung Bixby. Se estima que en Estados Unidos estos productos para el entorno doméstico crecerán a un ritmo anual del 200% entre 2015 y 2020.

Sin concretar fechas, Malhado afirma que en Europa también se esperan incrementos parecidos, “pero unos años más tarde”, y que en esa evolución España estará por detrás de Alemania y Reino Unido, que han sido definidos por proveedores como Amazon como los mercados prioritarios para el desarrollo de “ecosistemas habilitadores” que faciliten la convivencia de todo el conjunto de apps y servicios que tenemos a nuestra disposición tanto en los teléfonos móviles como en los demás dispositivos del hogar, con el fin de que la inteligencia artificial pueda ser “ubicua e imprescindible” en la vida de las personas.

La inteligencia artificial podrá aumentar su penetración en áreas como fitness y salud, gestión bancaria, compras, entretenimiento o educación

Al potenciar la accesibilidad y las posibilidades de interacción con estos dispositivos para el entorno doméstico, la inteligencia artificial podrá aumentar drásticamente su penetración en las casas y en el día a día de los consumidores en áreas como fitness y salud, gestión bancaria, compras, entretenimiento o educación. Para el analista de IDC, en este punto resulta crucial la apuesta de los proveedores por plataformas de colaboración: “Los dispositivos móviles son una pieza, entre muchas, dentro de ese ecosistema. Pero lo diferenciador es la plataforma de inteligencia artificial que está por debajo y que debe ser accesible desde los distintos dispositivos fabricados por el proveedor o por sus partners y que, con la integración de apps de terceros, debe ser capaz de crear experiencias completas en los más diversos ámbitos”, remarca.

  • El ecosistema perfecto

Por lo tanto, los modelos de negocio basados en la interacción natural entre máquinas y humanos necesitan respaldarse en amplios ecosistemas de desarrolladores de aplicaciones que permitirán a los proveedores de las plataformas de inteligencia artificial aumentar exponencialmente el alcance de sus servicios. Precisamente, a principios de noviembre Huawei anunció la disponibilidad en Europa de Developer Alliance, una plataforma con la que los desarrolladores podrán sacar partido de la inteligencia artificial y crear contenidos y aplicaciones de próxima generación.

Para hacer posibles nuevos avances en materia de inteligencia artificial es necesario realizar un esfuerzo conjunto

Gracias a este ecosistema, Huawei pone a disposición de terceros todo aquello que precisan para la generación de aplicaciones, juegos y otros contenidos. Además, se facilitan las herramientas necesarias para el desarrollo y testeo de dichas apps, incluyendo la tecnología de inteligencia artificial para enriquecer al máximo la experiencia de usuario. Este proyecto fue puesto en marcha en 2015 en China, por lo que según Jaime Gonzalo, vicepresidente del Ecosistema de Servicios de Huawei en Europa, ya supera los 240.000 desarrolladores de aplicaciones y juegos, quienes recibieron más de 400 millones de dólares en ingresos netos en 2016. Aquellos que quieran formar parte de esta plataforma deberán darse de alta en Huawei Developer Alliance, donde, tras un proceso de identificación, podrán subir sus contenidos, integrarles los componentes de inteligencia artificial, publicarlos y distribuirlos para su consumo en los más diversos dispositivos: smartphones, tabletas, asistentes para el hogar, wearables

Este tipo de ecosistemas será crucial para ayudar a expandir la inteligencia artificial. De momento, IDC estima que en 2018 el 75% de los desarrolladores la incluirán en sus aplicaciones, mientras que Gartner prevé que en 2020 estará presente en casi todos los nuevos productos de software. Así las cosas, está claro que para hacer posibles nuevos avances en materia de inteligencia artificial es necesario realizar un esfuerzo conjunto, implicando a decenas de millones de desarrolladores y aprendiendo de las experiencias e impresiones de cientos de millones de usuarios. Por eso, Huawei también está posicionando su procesador Kirin 970 como una plataforma abierta para dispositivos móviles inteligentes, abriendo este chipset a desarrolladores y partners que puedan dar con nuevas e innovadoras aplicaciones que necesiten su capacidad de procesamiento.

Retina

13/12/2017
28 de noviembre
10

28 de noviembre

El encuentro para los Líderes de la Transformación Digital

Normas
Entra en EL PAÍS