¿Serán capaces los drones de sustituir algún día a los camiones?

¿Serán capaces los drones de sustituir algún día a los camiones?

La duración de la batería, el tamaño y la seguridad aérea, por no hablar de la regulación, son algunos obstáculos que deben superar estos aparatos para convertirse en una solución de transporte de grandes mercancías

Realizar labores de rescate, apoyar trabajos topográficos, organizar tareas de vigilancia aérea, controlar incendios, grabar vídeos, hacer fotos... Desde su aparición en el mercado, los drones han probado su utilidad en todo tipo de ámbitos. Pero hay una solución para la que todavía no han demostrado todo su potencial: el transporte de mercancías. ¿A qué límites técnicos se enfrentan para erigirse como una alternativa a la furgoneta de reparto?

El uso de aeronaves sin tripulación con esta finalidad lleva tiempo ensayándose. En 2014, DHL se convirtió en la primera empresa en idear un servicio regular de entregas. Desde entonces, Amazon, Google y Alibaba han desarrollado iniciativas similares, pero todavía ninguna ha cosechado el éxito esperado. La normativa, en cualquier caso, hace inviable el transporte de mercancías. “Las operaciones que se realizan más allá de la línea de visión del piloto están muy reguladas o directamente prohibidas en algunos países europeos”, expone Martin Brandenburg, director general de la compañía de drones DJI para Europa, Oriente Medio y África. Por no mencionar que volar un aparato por zonas habitadas sea todavía una quimera.

Lo que no quita que los fabricantes estén preparando los drones para cuando la legislación sea más permisiva. Porque mover cargas pesadas no es fácil. “Una mayor carga útil requiere inevitablemente una mayor duración de la batería y vehículos de mayor tamaño”, explica Brandenburg.

La batería es la principal preocupación para Griff Aviation, porque determina el tiempo y peso que puede levantar un dron. Esta compañía noruega desarrolla drones capaces de soportar 500 kilos y trabajan en un modelo que podría levantar 800. “Reino Unido está otorgando subvenciones públicas de 3.000 millones de euros para que se investigue cómo hacer las baterías más ligeras, pequeñas y rápidas de cargar, y no es el único gobierno que lo está haciendo”, detalla su director general, Leif Johan Holand. “Quizá no lleguen el próximo año, pero es cuestión de tiempo”.

Dron de Griff Aviation

Fernando Navarro, CEO de Aerial Insights, comparte el optimismo de Holand respecto a las baterías. “La evolución en este campo es rapidísima y es probable que en poco tiempo estemos hablando de más minutos de autonomía para cargas más pesadas”, afirma. También valora una solución alternativa: readaptar un vehículo real y eliminar al piloto. “La referencia son los militares y los institutos de investigación estatales, que llevan tiempo haciéndolo”, explica.

Navarro recuerda un problema añadido a la hora de poner un sistema de reparto de mercancías pesadas en funcionamiento: la falta de seguridad. “A corto plazo, veo muy difícil poner cerca humanos y drones tan potentes”, advierte. Considera que, en un primer momento, lo ideal sería un modelo más conservador por el que los drones pudieran entregar los paquetes en centros logísticos con las medidas de seguridad apropiadas y la estructura necesaria para trabajar con ellos. Una vez aquí, la entrega al cliente la realizarían los repartidores en mano. “Es excesivamente peligroso hacerlo de otra manera”, exclama.

  • Cuando tu taxi es un dron

El potencial de los drones para transportar cargas pesadas tiene un caso de uso que genera aún más controversia y enciende el debate: el transporte de personas en sus necesidades de movilidad urbana.

EHang184 es una nave autodirigida con capacidad para transportar a un pasajero de hasta 100 kilos durante 30 minutos a 160 kilómetros por hora. Consta de una cápsula de metal y vidrio equipada con ocho hélices. El gobierno dubaití anunció que el pasado verano este vehículo estaría surcando el cielo de la ciudad, pero las previsiones de lanzamiento se han alargado hasta 2018, dos años antes del plazo que se ha impuesto Uber para lanzar su coche volador.

EHang 184

Los pasajeros de EHang184 serán transportados siguiendo rutas predeterminadas que se gestionarán desde una torre de control. Desde aquí, se dirigirá el tráfico aéreo y se impedirá volar a los vehículos que puedan estar dañados.

Retina

17/01/2018
04

¿Dónde se guarda lo que subes a la nube?

Almacena toda nuestra actividad digital y es clave para el crecimiento empresarial global. Visitamos un centro de datos en el barrio madrileño bautizado como 'Silicon Alley' para comprobar cómo funciona la nube por dentro.

¿Dónde se guarda lo que subes a la nube?
Normas
Entra en EL PAÍS