Diez ‘startups’ prometedoras que deberías conocer

Diez ‘startups’ prometedoras que deberías conocer

Una piel artificial, una tinta ecológica, un gestor inteligente, un detector de microbios y tecnologías que prometen salvar vidas o potenciar la eficiencia de negocios. Estas son las empresas que las han creado (y que no conviene perder de vista)

Veinticuatro startups, cinco minutos y una ganadora. Compañías de base científica y tecnológica preseleccionadas por universidades y fondos de capital riesgo de todo el mundo se disputaron el podio en la competición Falling Walls Venture 2017 (en Berlín, Alemania), una iniciativa de la Fundación Falling Walls que cada año conmemora la caída del muro de Berlín con su conferencia internacional sobre avances “que derriban muros”.

Los emprendedores y emprendedoras tuvieron cinco minutos para presentar su proyecto y su modelo de negocio a un jurado compuesto por empresarios, científicos y periodistas de diversa procedencia. Allí estuvo EL PAÍS RETINA para hacer una selección del top 10:

1. Noscendo, bioinformática para prevenir muertes por sepsis

17.000 personas fallecen en España cada año por una sepsis, más que por cáncer de mama, colon o páncreas, según la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC). Esta afección -que se cree motivo de la repentina muerte del fiscal general del Estado, José Manuel Maza- se produce a causa de una enfermedad infecciosa mal tratada cuando no se es capaz de detectar el agente que la provoca.

“Seguimos usando técnicas de hace más de 100 años, que no tienen suficiente sensibilidad para identificar microorganismos. El 70% de los diagnósticos son negativos”, afirma el director ejecutivo de Noscendo, Philip Stevens. Por eso, ha desarrollado un sistema -basado en secuenciación de ADN- que identifica patógenos en muestras de sangre del paciente y ofrece identificaciones altamente sensibles y específicas de bacterias, virus, hongos y parásitos. Y lo hace en un plazo de 24 horas.

Esta información permite a los médicos adaptar específicamente el tratamiento a los microbios más relevantes que causan la sepsis, lo que aumenta las posibilidades de supervivencia y minimiza los riesgos de complicaciones para los pacientes. “Así obtenemos seis veces más resultados positivos que con un mero cultivo de sangre. El 50% de los pacientes recibirían un tratamiento antibiótico diferente- más preciso- si usaran nuestra tecnología”, sostiene Stevens, responsable de su desarrollo.

2. Tacterion, una piel artificial hipersensible

¿Y si los robots pudieran sentir? Sentir, literalmente, es decir, contar con un sentido del tacto como el de las personas. Es lo que ha logrado esta startup con su tecnología Sensorskin: una piel artificial de silicona que combina sensibilidad y robustez con el desarrollo de superficies curvas y suaves. “Sabe dónde presionas y con qué nivel presión", asegura Daniel Strohmayr, director comercial de esta spin-off del Centro Aeroespacial Alemán (DLR).

Las aplicaciones de esta tecnología que permite crear objetos curvados, suaves y complejos sensibles al tacto y a la presión son diversas: realidad virtual, automoción, fabricación cooperativa… “Actúa como una capa de piel muy suave que puede integrarse en vestimenta y textiles, automóviles, volantes, mantas, ropa de cama… y abre el camino a la próxima generación de interfaces humanizadas, intuitivas y receptivas”, aseguran sus creadores.

Pero lo que -según estos- cambia de forma esencial las vidas humanas, es su uso en colchones. Especialmente para las personas que no se pueden mover y pasan gran parte de su vida en cama o en sillas de ruedas, ya que la alta sensibilidad de su tecnología ayuda a evitar úlceras de presión y otras lesiones asociadas. ¿En qué se diferencia de otros materiales para colchones? “Hay muchas superficies flexibles pero la nuestra es la primera sensitiva”, asegura Strohmayr.

3. JeNaCell, biotecnología y nanomateriales para curar heridas

Esta empresa de Jena (Alemania) ha sido la elegida como Startup científica de 2017. Su logro: el diseño y producción de unas almohadillas médicas para heridas, quemaduras y arrugas, compuestas por un biomaterial indoloro diseñado a nanoescala. Se trata de una especie de vendaje para lesiones de la piel, fabricado con una nanocelulosa completamente estéril, con un elevado nivel de humedad y que aportan un enfriamiento constante. Esto permite crear un microclima de cicatrización favorable, reduce el riesgo de infección y permite mejorar el proceso de curación, según sus creadores.

“Es el primer apósito de su tipo que permite tratar rápidamente y sin dolor extensas quemaduras, ya que no se adhiere a las heridas”, asegura la directora de tecnología de JeNaCell, Dana Kralish. “El uso de estas almohadillas -señala- permite mejorar los procesos de curación para pacientes cuyas vidas están enormemente limitadas debido a enfermedades de la piel o heridas crónicas y mejora su bienestar general al enfriar constantemente su piel”. La nanocelulosa de la compañía, que es natural y biotecnológicamente producida por bacterias, también se usa para tratamientos estéticos, como suavizar arrugas.

4. Deckard.AI, un asistente inteligente que hace planes de empresa

Se llama como el protagonista de Blade Runner pero su misión no es acabar con replicantes violentos sino ahorrar tiempo y dinero a empresas y organizaciones. Se trata de una solución de gestión que usa aprendizaje automático (machine learning) y analítica predictiva basada en big data para realizar automáticamente planes de empresa. Su motor de inteligencia artificial (IA) aprende sobre la estructura y el rendimiento de una compañía y “sustituye cientos de horas de trabajo humano impreciso con estimaciones fiables y objetivas, alertas y puntos de referencia para ayudar a los directores de proyecto a optimizar proyectos actuales, identificar cuellos de botella y comprender claramente el tiempo y los recursos necesarios”, según el creador de Deckard.AI, Lele Canfora. Una bicoca.

También permite “predecir el futuro de los proyectos”, asegura Canfora. “El motor se ejecuta en tiempo real y registra cualquier cambio en los datos de la compañía, e identifica si hay una anomalía en el flujo de trabajo actual”, señala. Canfora considera que “las organizaciones pierden mucho tiempo realizando planes que nunca funcionan, dado que los humanos somos muy malos estimando el tiempo y fallamos un 400% de las veces”. Con su software pretende –dice- liberar tiempo a los trabajadores para que puedan dedicarlo al pensamiento creativo.

5. Alga Life Dubai o cómo convertir algas en tintas para impresora

Shaima AlQassab, una joven ingeniera de 22 años nacida en Emiratos Árabes Unidos, es una de las cofundadoras esta empresa que desarrolla “una alternativa natural y sostenible a los combustibles fósiles”. Alga Life convierte algas en tóner que puede usarse para imprimir. Una tinta ecológica sostenible, renovable, biodegradable y de bajo coste con la que la empresa busca reinventar la industria de la impresión.

AlQassab asegura que cuentan con varias compañías del sector como primeros clientes y ofertas de colaboración para llevar su tecnología a otro ámbito -el de la cosmética- donde podría usarse para evitar el uso de pigmentos colorantes altamente contaminantes.

6. T-knife, biotecnología para tender una trampa al cáncer

Nuestro sistema inmune conoce la diferencia entre células propias y extrañas. Ante estas últimas, el organismo se defiende. Es el mecanismo que el cuerpo usa para atacar y liberarse de los virus, y que la inmunología estudia para desarrollar tratamientos contra diversas enfermedades. Entre ellas, el cáncer. Es lo que hace esta startup, cuya estrategia consiste en poner un cebo en los tumores para que el organismo los ataque.

La diferencia con otros grupos de investigación y compañías que trabajan en esta línea es que ese cebo no procede de humanos ni de ratones convencionales, sino de una cepa de especial de ratón biotecnológicamente diseñada por los científicos de la empresa, Elisa Kieback y Holger Specht, que aseguran que genera moléculas eficaces contra el cáncer. “Al usarlas, el sistema inmunitario de un paciente con cáncer puede reprogramarse para atacar las células tumorales y eliminarlas al igual que atacarían a un virus”, afirma Kieback.

Tras haber validado los pasos previos en su investigación, esta empresa iniciará en 2018 un estudio clínico en fase 1 en pacientes con mieloma múltiple (un tipo de cáncer).

7. GrowSquares, huertos urbanos inteligentes y personalizados

¿Cuáles son las plantas más adecuadas para tu vecindario? Esta app te lo dice en 30 segundos, teniendo en cuenta una serie de variables como el suelo, el medio ambiente o el clima, y tras registrar una serie de bases de datos. Y no solo eso: también identifica la mezcla ideal de suelo, nutrientes, minerales y bacterias necesarios para hacer que las plantas crezcan y las compacta en bloques modulares cuadrados entregados, que envía directamente a casa de los usuarios. Su misión: facilitar la creación de jardines y huertos urbanos inteligentes y personalizados, particulares o colectivos. 

GrowSquares también avisa de cuándo regar y de cuándo recolectar la siembra (en caso de cultivos para consumo) y permite detectar si un jardín o huerto sufre de alguna enfermedad endémica con tan solo compartir una foto en la app. La aplicación puede usarse en cualquier ciudad del mundo, y sus creadores aseguran estar trabajando con granjas para aplicar su uso al trabajo en el campo.

8. Elentec, tecnología limpia para depurar el agua

Ibuprofeno, disruptores endocrinos o drogas son algunos de los contaminantes presentes en aguas residuales. Limpiarlas mediante métodos que no aporten más toxicidad es el gran reto, que parece haber resuelto Elentec. Esta startup británica ha desarrollado un proceso filtrar el agua mediante la aplicación de electrocoagulación, capaz de eliminar contaminantes que son difíciles de eliminar por otras técnicas. Según sus creadores, esta técnica tiene la ventaja de eliminar en gran medida el uso de productos químicos en el proceso de limpieza del agua contaminada sin usar agentes tóxicos.

La tecnología funciona aplicando carga eléctrica a metales disueltos y contaminantes similares. De esta forma, se agrupan y forman grandes partículas que pueden filtrarse y eliminarse. “El agua tratada puede devolverse de forma segura a fuentes de agua naturales, reciclarse en procesos de producción e incluso producir agua potable”, señala desde Elentec Richard Bostock. Otra ventaja es que proceso “tiene un consumo de energía muy bajo, lo que lo hace altamente eficiente y rentable”. “Incluso puede funcionar a partir de paneles solares y pequeñas turbinas de viento”, añade Bostock. El sistema se puede adaptar también a las plantas de tratamiento químico existentes.

9. Inspirient, inspiración basada en datos

Esta startup alemana pretende extender la intuición humana para ayudar a descubrir nuevos enfoques e indicar a negocios, particulares, etc. dónde poner el ojo. Su tecnología emplea varios métodos de los campos de razonamiento profundo y aprendizaje supervisado para analizar cualquier dato y evaluar la relevancia de las conclusiones. “Genera automáticamente resultados visuales que cualquiera puede entender y se ha probado con éxito en el campo del análisis estratégico de negocios”, aseguran sus creadores.

Su objetivo es democratizar el análisis de datos y que cualquiera pueda saber qué ideas se esconden en un conjunto de datos dado. “El paisaje de tus datos tiene zonas ocultas a ser descubiertas”, afirma el cofundador y director ejecutivo de la empresa, Georg Wittenburg. Inspirient busca patrones para extraer valor de los datos. Su modelo de negocio consiste en prestar el servicio de analítica de datos, con un coste supeditado al volumen de datos proporcionado (cuanto mayor sea este, más costará el servicio).

10. Overleaf, un Google Drive para científicos

En 2012, dos matemáticos que habían trabajado juntos en un proyecto que involucraba a muchos científicos y que había sido problemático a la hora de organizar el trabajo se propusieron crear una herramienta para que esto no volviera a pasar. Ni a ellos, ni a otros investigadores. De ahí nació Overleaf, “una plataforma colaborativa de escritura y publicación -liviana y fácil de usar- que solo requiere de acceso a un navegador web”, según su cofundador y director de Tecnología, John Lees Miller.

Con esta herramienta, los matemáticos se proponen acelerar y hacer más eficiente el proceso de investigación, gracias a la posibilidad de colaborar más fácil y efectivamente en los documentos: desde la idea hasta la escritura, su revisión y su publicación. Hasta la fecha, Overleaf asegura contar con dos millones de autores en todo el mundo, que han creado más de 10 millones de documentos. A través de su trabajo con editoriales e instituciones, planean multiplicar estas cifras. Facilitar una ciencia más rápida, más abierta y más confiable, que también sea más significativa para los ciudadanos es su objetivo.

Retina

13/12/2017
28 de noviembre
10

28 de noviembre

El encuentro para los Líderes de la Transformación Digital

Normas
Entra en EL PAÍS