Rodrigo Hilario, director de estrategia de Renfe
Rodrigo Hilario, director de estrategia de Renfe

El tiempo como nueva moneda de pago

Diferentes empresas explican cómo se están valiendo de las tecnologías más disruptivas para mejorar sus servicios

El bloque Idea Jam, el último de la jornada antes de la ponencia de cierre, llegaba con el cartel de novel a esta edición de Retina LTD. Un espacio desconocido a través del que compartir con el público asistente proyectos e ideas de las compañías que viven ya en el futuro. Lo que demostró el panel es cómo algunas empresas se esfuerzan en mejorar sus servicios de la mano de la tecnología. Uno de estos nombres propios fue Rodrigo Hilario, director de estrategia de Renfe. Planteó sin ambages que el tiempo se convirtiera en una moneda de cambio. “¿Por qué no viajar gratis si permites a la organización que utilice tus datos e información para mejorar el servicio? El tiempo también tiene valor”, afirmó.

El discurso provocador de Hilario golpeó de lleno a las prácticas más habituales de su sector, el del transporte. Apeló a una transformación real de su entorno como, por ejemplo, a través del desarrollo de activos consumibles y no con una compra de trenes que supone una hipoteca a 40 años vista. “Hay soluciones ya disruptivas, como el Hyperloop, para quienes piensan que somos un negocio alejado de la tecnología”, argumentó. La fidelización de clientes con criptomonedas, el billete único independientemente del medio transporte y la conectividad de los espacios a bordo son otros retos que tendrá que afrontar en breves este negocio.

Relacionado con el transporte, el director general de Abertis Mobility, Santiago Rodríguez, tomó la palabra sobre el escenario. Con un discurso directo, demostró cómo la tecnología había tenido un impacto más que significativo. Tal y como argumentó, tanto el coche eléctrico como el autónomo van de la mano de la disrupción. “Tenemos que conseguir que la recarga de una batería tarde el mismo tiempo que el de un repostaje y que el intercambio de información entre vehículos e infraestructuras sea muy ágil”, precisó.

En este crisol de ejemplos y retos del bloque de Idea Jam se colaron otras dos muestras que suenan a futuro pero trabajan en presente. Blockchain está bastante de moda y una gran variedad de empresas se han fijado en esta tecnología como una opción de negocio. Julio Faura, responsable de I+D de Santander Digital, diseccionó el porqué de esta tendencia. En sus palabras, la cadena de bloques es como el Internet del valor. “En una única plataforma con diferentes actores se podrá gestionar este valor. Este es el gran potencial de este sistema de nodos”, aseguró.

Faura no dudó en comparar a blockchain con Internet por el impacto que tuvo la red de redes en la década de los noventa. “Es algo que puede que ocurra solo una vez en la vida o solo para una generación”, comentó. Sin embargo, no todas las tecnologías giran con la misma facilidad que un carrusel. Por mucho que transformen los sistemas productivos, como destacó el responsable de investigación y desarrollo, viven en unos sistemas tan críticos, como el bancario y el de las transacciones, que ralentizan la transformación digital de las compañías.

El sector de los pagos también tuvo su hueco en este panel. Paloma Real, directora general de Mastercard España, avanzó algunos de los mecanismos más punteros para los procesos de autenticación. Entre ellos destacó la validación del usuario a través del ritmo cardíaco, algo que, de momento, está en fase de pruebas. “Tenemos que eliminar las fricciones con los usuarios en el punto más crítico del pago. El machine learning nos ayuda a tomar decisiones más rápidas y más seguras con respecto a estas transacciones”, concluyó.

Más información

Retina

19/10/2019
Normas