En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
No tengas miedo: fascínate

No tengas miedo: fascínate

Nuestra especie se ha adaptado una y otra vez a avances revolucionarios. Tenemos motivos para sentirnos tan ansiosos como ilusionados

Quita, quita. Qué rueda ni qué rueda. Siempre hemos cargado con las piedras en la espalda y así debe ser.

¿De verdad vas a cultivar alimentos? Recuerda que somos cazadores y recolectores, no nos compliques la vida.

No es buena idea que te metas con el barco en el mar, vas a caer en el abismo.

¿Fundir metales? ¿Es que ya no te sirven las herramientas de piedra?

Este invento de la escritura va a acabar con la tradición oral. Qué empobrecimiento para las futuras generaciones.

¿De verdad hacía falta ese acueducto? ¡Si basta con portar los cubos de agua!

La imprenta no va a funcionar. Las letras quedan cuadradas y feas. Donde esté la belleza del manuscrito...

Ese aeroplano nunca va a conseguir llevarte a ningún sitio. Te vas a estrellar.

La bombilla tiene cierta utilidad, pero yo sigo prefiriendo la cálida luz de la vela.

El gramófono es una aberración. Rompe la magia de la música en directo.

Han puesto ordenadores en la empresa pero yo voy a seguir escribiendo a máquina, como siempre he hecho.

Esto de la fotografía digital nunca dará la misma calidad que el carrete.

Internet es una pérdida de tiempo. Deteriora nuestra memoria.

Seguiremos lanzando discos. Nuestros fans son muy fieles.

¿Para qué tenemos que vender online? Nuestras tiendas son excelentes.

Hay que levantar una frontera. Hay que construir un muro. Quedémonos a salvo de todo lo que nos desconcierta.

El temor a los cambios es muy humano. Tenemos un sesgo conservador. Nos acostumbramos a vivir de una manera y de repente nos cambian las reglas. Nos imaginamos sustituidos por los robots. Acongoja una fase más despiadada del capitalismo, que arroje a la cuneta a los analógicos. Miedo. Comprensible.

Nada nuevo, en realidad. El ser humano se ha adaptado una y otra vez a los avances tecnológicos que lo revolucionan todo. Transformamos nuestro mundo como venimos haciendo desde que unos homínidos empezaron a gruñir con cierto sentido.

No todo es de color de rosa en el futuro que ya está aquí. Tampoco está escrito que vaya a ser negro. Lo que ya no es una opción es ignorar el cambio. La tecnología ya hace cosas que ni soñábamos ayer. Tenemos motivos para sentirnos tan ansiosos como ilusionados al tratar de entender a dónde nos llevará la inteligencia artificial, el Internet de las cosas, la economía colaborativa, la nanotecnología, la medicina regenerativa. Y mucho más que viene pero aún no adivinamos. Vivimos un tiempo fascinante.

Ricardo de Querol es director de Cinco Días y EL PAÍS RETINA

Retina

13/12/2017
28 de noviembre
09

28 de noviembre

El encuentro para los Líderes de la Transformación Digital

Normas
Entra en EL PAÍS