En nuestraRevista Retina

Búscala en el quiosco
Carlota Pi: “Hemos superado el miedo al cambio, ahora luchamos contra la pereza al cambio”

Carlota Pi: “Hemos superado el miedo al cambio, ahora luchamos contra la pereza al cambio”

Hay asociaciones que cuesta evitar, como pensar que la energía renovable es más cara. Carlota Pi lleva desmintiéndolo desde que en 2010 fundara Holaluz

Además de suministrar energía verde, Holaluz promete abaratar el recibo de la luz. Una de las razones que explican “un ahorro medio anual de 100 euros” es la transformación tecnológica. “El usuario paga por lo que necesita. Si tiene una potencia superior se la bajamos”, cuenta Pi (Barcelona, 1976). El 25% de la plantilla se ocupa del análisis de datos. A las nuevas altas les asignan un patrón de consumo basado en modelos matemáticos que ponderan el histórico de los clientes, su futuro comportamiento y las previsiones de temperatura.

A esto le suman costes estructurales menores por ser una empresa nacida en Internet. “No sé si somos una compañía de electricidad o tecnológica”, se jacta. Holaluz compra energía a 400 proveedores independientes y la vende al consumidor. De momento a 110.000 clientes en un mercado de 27 millones. “Hemos superado el miedo al cambio, ahora luchamos contra la pereza al cambio”, sostiene Pi.

A veces el proveedor es uno mismo. “Hace un siglo nadie tenía baño en casa. En diez años incorporaremos estas equipaciones a nuestra vida”. Pi se refiere a placas solares que generan electricidad y baterías para almacenarla.

Vive en Barcelona, ciudad de motos. Algunas son de eCooltra, eléctricas y de alquiler, que se recargan con placas fotovoltaicas de Holaluz. “Un medio de transporte verde que puede ser rápido y cómodo”, dice. Y más barato que meterse en un atasco con un coche de gasolina. “Lo no renovable es un precio que no vamos a poder pagar”, sentencia.

Retina

21/05/2019
El club de fans de la tercera dimensión
05

El club de fans de la tercera dimensión

Esta es la historia de 3D Ikasi, el grupo de impresión 3D de Hirikilabs, el laboratorio de cultura digital y tecnología de Tabakalera: lo mismo imprimen una columna vertebral que un busto de Nefertiti

Normas