#TechbyTelefónica

El talento joven se reúne para desarrollar videojuegos

Más de 300 personas compitieron en la Game Jam que organizó Talentum, el programa de impulso del talento que dirige Telefónica

Una treintena de jóvenes ocupan una de las habitaciones del centro de formación que tiene Telefónica en su sede, en el madrileño barrio de Las Tablas. El ruido de los dedos contra el teclado se mezcla con sus voces creando un ambiente tan serio como informal. En la sala de enfrente, el panorama es muy similar. Se trata del primer concurso de desarrollo de videojuegos —o Game Jam, como lo han denominado— que organiza Talentum, el programa de impulso del talento joven que dirige la compañía de telecomunicaciones.

Estas maratones de desarrollo reciben el nombre de hackatones y son iniciativas de amplio recorrido en el sector informático. Se trata de pruebas en la que los participantes deben construir un producto o servicio aprovechando sus habilidades de programación en un tiempo delimitado —entre un día y una semana, generalmente— para optar a un premio.

Aunque de acuerdo con la organizadora del evento, Isa Cano, esta iniciativa recibe el nombre más específico de Game Jam. “Una hackaton se centra en desarrollo de aplicaciones más que de videojuegos: la diferencia está en el componente lúdico”. Cano ha recibido una de las más de 2.500 becas que ha concedido Talentum desde que nació hace cinco años y se encarga de coordinar el concurso que ella misma ha ideado.

Los 70 participantes presenciales en esta edición tienen dos días para conseguir el premio de 5.000 euros si el jurado elige su proyecto como ganador, para lo que tendrá en cuenta distintos factores como los gráficos, las narrativas y mecánicas de juego y la innovación en el formato. Cerca de 240 jóvenes diseñan sus prototipos desde casa en una iniciativa online paralela que cuenta con bases similares.

“Estos eventos nos gustan especialmente porque reproducen las condiciones que se dan en el entorno laboral al que se van a enfrentar los futuros líderes de la transformación digital”, expone Rosalía O´Donnell, responsable de Talentum. Considera positivo que los jóvenes aprendan a desenvolverse en ambientes donde la incertidumbre es alta y el trabajo en equipo fundamental, y la experiencia le da la razón. “Llevamos dos años organizando hackatones en otros ámbitos y hemos visto que aportan mucho a los participantes”, señala. “Les ayuda a generar confianza en su trabajo, a afrontar su carrera profesional y a desarrollar habilidades que le serán de utilidad en el futuro”.

Talentum también ofrece la oportunidad de formar parte de una comunidad. Cerca de 1.500 jóvenes han tomado parte en eventos como este y la red de contactos que establecen aquí les puede resultar de utilidad para su desarrollo profesional. “De nuestros programas no solo salen amigos; también compañeros de trabajo”, afirma O´Donnell. “Muchos se dan los teléfonos y se llaman si necesitan a alguien con un perfil diferente al suyo para otro proyecto. Las nuevas generaciones son conscientes de la importancia de los contactos y lo aprovechan”.

Talentum está enfocado en la captación de jóvenes que tienen algo que aportar al panorama empresarial, pero su responsable reconoce que el reto está en la retención. Define a la generación que afronta por primera vez el mercado laboral como impaciente, acostumbrada a la inmediatez, habituada a formatos multimedia, cansada de jerarquías y preocupada porque su trabajo sea relevante.

“Para que su talento produzca frutos no puedes meterlos en una organización tradicional; tienen que trabajar en su ecosistema”, sentencia. Propone como solución la creación de equipos multidisciplinares que acometan proyectos muy específicos para los que se les permita mucha autonomía. “De esta forma trabajan con sus herramientas en su propio entorno, según sus normas e intereses”, aclara. “Nosotros lo estamos probando y los resultados están siendo espectaculares”.

Retina

15/08/2018
Normas