CoverWallet, 18,5 millones de dólares para seguir creciendo
Emprendedores

CoverWallet, 18,5 millones de dólares para seguir creciendo

La startup de Iñaki Berenguer consigue una ronda B liderada por uno de los grandes de Silicon Valley

Iñaki Berenguer (Muro de Alcoy, 1976) no pensaba cerrar una nueva ronda de inversión hasta 2018, pero las cosas rodaron mejor de los esperado tras pasar unos días a finales de julio en Silicon Valley. CoverWallet, su startup, acaba de conseguir 18,5 millones de dólares en una ronda B. “Pensábamos tantear el ambiente, pero el 15 de agosto comenzó la due diligence (como se refieren a la auditoría en el argot) y terminé sin vacaciones”, dice con tono alegre este emprendedor en serie.

Detrás de esta inversión está Foundation Capital, un fondo reputado en el sector tecnológico que destacó por ser uno de los que vislumbraron el potencial de Netflix. También entraron en las etapas iniciales de Dropbox o Skype. En la ronda ha entrado también Kibo Ventures, un fondo español reconocido.

Berenguer evita desvelar la valoración final de su empresa, pero se pueden hacer cálculos para tener una estimación. Normalmente cuando un fondo lidera una ronda lo hace para conseguir alrededor del 10% de la empresa. CoverWallet ya ha levantado más de 30 millones de dólares desde su fundación hace apenas dos años. Tras crear Contactive y venderla a ThinkingPhones, se puso con esta nueva idea. Antes, en 2012, había colocado Pixable, nacida mientras se formó en el MIT a SingTel.

Iñaki Berenguer

CoverWallet es un servicio de seguros que desintermedia la forma en que se ofrecían hasta ahora. No son una aseguradora pero sí crean pólizas a medida. El usuario puede configurar sus necesidad y recibir una oferta adaptada. CoverWallet no es una aseguradora, pero tampoco un corredor de seguros. Su modelo de negocio pasa por obtener una comisión de los productos contratados.

En los servicios por suscripción es habitual quemar dinero de la inversión en la adquisición de clientes, algo que se convierte en beneficio si se consigue fidelizar y mantiene la suscripción a lo largo del tiempo.

El sector Insurtech, como se define a la intersección entre seguros y tecnología, vive un momento similar al que despertó el fintech hace cinco años. “Nos extrañaba mucho que los seguros todavía no tuvieran la tecnología en su ADN. Vimos una oportunidad y queremos reinventar el sector. Lleva mucho años sin innovar. La mayoría de la empresas del sector tienen cerca de 90 años”.

Cuentan con más de 60 empleados en su sede central en Nueva York y una veintena más en Madrid. Por ahora solo operan en Estados Unidos. “La idea, la tecnología en sí, puede usarse en cualquier lugar, pero cada país tiene un marco diferente para operar y es lo que lleva más tiempo. Se nos han acercado socios potenciales para ir a más lugares, pero no es la prioridad ahora mismo”, aclara. En los últimos días, tras la brecha de seguridad de Equifax, ha contemplado un repunte en la búsqueda de cierto tipo de pólizas para ciberriesgos.

Cuando él quiso comprar uno, sintió que había mucho margen para la revolución: “Estaba en mi anterior empresa, me puse a buscar en la web y vi que era un proceso poco lógico. Te enviaban un PDF, después lo mandabas relleno y tardaban como cinco días en contestarte”.

Berenguer huye de términos habitualmente asociados al éxito y se confiesa: “Creo que soy bastante ingenuo. Si empiezas en algo sin saber, lo haces de manera diferente. Paypal lo hizo con los bancos”.

Retina

21/10/2017
Normas
Entra en EL PAÍS