Cinco pasos previos para la migración a la nube

Cinco pasos previos para la migración a la nube

Saltar a la nube es imprescindible para seguir siendo competitivo. Pero ¿qué es necesario para una migración con éxito?

Más del 90% de las empresas indican que migrarán de forma parcial o total a entornos Cloud en los próximos 5 años, según estudios recientes. Este cambio es imprescindible para adaptarse a las nuevas demandas del mercado y seguir siendo competitivo, pero ¿qué es necesario para una migración con éxito? En primer lugar, debemos entender los principales conceptos que se utilizan y se mezclan cuando hablamos de ‘Cloud’. Modelos de servicio:

· Infrastructure as a service (IaaS): Es el servicio de Cloud más básico, proporcionando infraestructura de computación – máquinas virtuales y otros recursos – en base a una suscripción.

· Platform as a service (PaaS): Se trata de proporcionar un entorno de desarrollo para desarrolladores de aplicaciones. El proveedor habitualmente proporciona un conjunto de herramientas para el desarrollo, así como los canales para su distribución y cobro por su utilización.

· Software as a service (SaaS): En este modelo, los usuarios disponen de acceso al aplicativo, estando incluido dentro de este modelo las infraestructuras y recursos necesarios para la entrega del servicio suscrito en base a ‘pago-por-uso’.

Tipos de entrega:

· Cloud Privado: Las infraestructuras son dedicadas a una única organización, que puede ser gestionada internamente o por terceros. Requiere un análisis profundo de las infraestructuras actuales, así como reevaluar las decisiones tomadas acerca de los recursos actuales, para evitar la replicación del mismo modelo en Cloud Privado, evitando de esta forma aprovechar las ventajas que el servicio aporta.

· Cloud Público: Se utilizan infraestructuras de terceros que son compartidas entre diferentes organizaciones. Requiere reevaluar la seguridad de las aplicaciones utilizadas, y en especial las que no han sido diseñadas desde su inicio para un entorno Cloud.

· Cloud Híbrido: Es una combinación de los modelos Privado y Público, aprovechando las ventajas de ambos modelos y ajustándolo a las restricciones existentes en las aplicaciones que utiliza la organización. En Segundo lugar, el mismo estudio realizado a más de 200 organizaciones nos muestra los motivos por los que estas organizaciones se plantean la migración a Cloud. Podemos observar que los motivos principales se basan en las restricciones que implican disponer de infraestructuras locales, siendo la capacidad de añadir nuevos recursos de forma variable lo más valorado para iniciar el cambio al modelo Cloud.

Una vez tenemos presentes los conceptos básicos y los principales motivos por los que las organizaciones emprenden la migración de sus infraestructuras a entornos Cloud, estamos en condiciones de comprender los pasos fundamentales a seguir para realizar con éxito una migración al entorno Cloud.

1. Disponer de una estrategia de infraestructuras La migración a un entorno Cloud no se puede enfocar como una tarea o proceso únicamente del área de IT, debido a que afectará a toda la organización, y se debe disponer de una estrategia que implique a todos los departamentos que la componen. El cambio a un entorno Cloud afectará desde los mecanismos para acceder a las aplicaciones migradas a Cloud, hasta las integraciones entre las mismas, pasando por los recursos que estarán disponibles para los usuarios en el nuevo modelo. Estos cambios deben estar respaldados desde el área de operaciones a la financiera, debiéndose establecer los mecanismos de colaboración necesarios, así como un comité de dirección del proyecto de migración que permita dar respuesta a las diferentes necesidades e inquietudes que cada departamento de la organización presenta.

2. Análisis detallado de las aplicaciones Es habitual la utilización de múltiples aplicaciones para la gestión de una organización, situación que implica diferentes requerimientos técnicos y de infraestructura para cada una de ellas. En un entorno Cloud, es primordial la simplificación de los entornos, debiéndose establecer una estrategia clara para su reducción (un mismo Sistema Operativo, Gestor de Base de Datos, etc…). De esta forma se podrán aprovechar las ventajas de escalabilidad y elasticidad de las infraestructuras que aporta Cloud, así como ajustar los costes de estas infraestructuras dado que se va a pagar por el uso de las mismas.

La utilización de múltiples aplicaciones conlleva en la mayoría de los casos procesos de integración entre las mismas, siendo necesario analizar cada una de las integraciones y su viabilidad en cada uno de los tipos de entrega de Cloud, dado que pueden existir restricciones que dificulten estas integraciones en entornos públicos y/o híbridos. Este análisis debe contemplar como alternativas el abandono de aplicaciones existentes (por su baja utilización / beneficio para la organización) así como la sustitución de aplicaciones obsoletas por nuevas aplicaciones diseñadas para entornos Cloud de forma nativa, optando en primer lugar por el modelo SaaS, ya que conlleva en sí mismo la reducción de los costes de administración de las infraestructuras.

3. Simulación de costes Los diferentes modelos de servicio Cloud (IaaS y PaaS) aportan como valor principal la capacidad de adecuar los costes del servicio al consumo que se realiza de los recursos contratados (en el caso de SaaS los costes están asociados al número de usuarios que utilicen la aplicación, por lo que son costes fácilmente medibles y controlables). La ventaja del pago por uso se puede convertir fácilmente en una desventaja si el dimensionamiento de los recursos contratados no se ajusta a los que realmente necesita la organización, ni en cuanto a tiempo de disponibilidad ni en cuanto a la cantidad de recursos. Esta situación se produce habitualmente cuando se replica el modelo de infraestructuras en local al nuevo modelo IaaS en Cloud. Por ejemplo, la adquisición de los servidores necesarios para una organización se dimensiona de acuerdo a la capacidad/computación máxima requerida, más la previsión de crecimiento en los próximos cuatro años. Replicar este modelo en Cloud desaprovecha las características de elasticidad y escalabilidad, a la vez que disparan los costes recurrentes del modelo. Por este motivo se debe realizar una simulación de los costes anuales del nuevo modelo en base a la estrategia definida y al análisis de las aplicaciones, reajustando el modelo a aplicar hasta encontrar la combinación más beneficiosa para la organización.

Es habitual y recomendable realizar la migración de los sistemas actuales de forma escalonada, en diferentes fases, de forma que se minimice el impacto en la organización, a la vez que se reducen los riesgos de la migración, aunque se incremente el periodo de tiempo necesario para la migración. El plan se deberá ajustar al análisis de las aplicaciones realizado previamente, llegando a establecer diferentes escenarios:

· Apagar y levantar: se aplicará a las aplicaciones que se migren en base al modelo IaaS privado, traspasando el servicio a máquinas virtuales proporcionadas por el proveedor de Cloud.

· Implantar y migrar: se aplicará a las aplicaciones de nueva implantación en la organización, habitualmente en modelo SaaS, y que sustituyen parcial o totalmente a aplicaciones obsoletas.

· Apagar y desmantelar: se aplicará a aquellas aplicaciones que, o bien sean obsoletas o bien no aporten valor a la organización.

4. Disponer de un plan detallado de la migración

Es habitual y recomendable realizar la migración de los sistemas actuales de forma escalonada, en diferentes fases, de forma que se minimice el impacto en la organización, a la vez que se reducen los riesgos de la migración, aunque se incremente el periodo de tiempo necesario para la migración.

El plan se deberá ajustar al análisis de las aplicaciones realizado previamente, llegando a establecer diferentes escenarios:

  • · Apagar y levantar: se aplicará a las aplicaciones que se migren en base al modelo IaaS privado, traspasando el servicio a máquinas virtuales proporcionadas por el proveedor de Cloud.
  • · Implantar y migrar: se aplicará a las aplicaciones de nueva implantación en la organización, habitualmente en modelo SaaS, y que sustituyen parcial o totalmente a aplicaciones obsoletas.
  • · Apagar y desmantelar: se aplicará a aquellas aplicaciones que, o bien sean obsoletas o bien no aporten valor a la organización.

5. Comunicación y formación

Uno de los aspectos que habitualmente no se contemplan con suficiente importancia son la comunicación a toda la organización de los objetivos que se persiguen con el cambio a emprender, las ventajas que se obtendrán (tanto operativas como económicas) así como las restricciones que plantea el nuevo modelo (previsiblemente algunas de las operativas actuales se verán afectadas).

El siguiente aspecto fundamental es la formación de todos los usuarios afectados en la utilización y aprovechamiento de las capacidades que ofrece el nuevo modelo. En caso contrario, no serán utilizadas de forma generalizada y se perderá parte importante de la inversión realizada.

Ambas acciones están enfocadas en la implicación de todos los niveles de la organización en la migración a afrontar, haciéndolos partícipes de la misma a la vez que nos permitirá detectar necesidades actualmente cubiertas, o que se necesitan cubrir, en el nuevo modelo.

Estos 5 puntos son fundamentales para abordar con éxito una migración al entorno Cloud, y permitirá a la organización desde evaluar la conveniencia de dicha migración hasta dimensionarla (de forma parcial o total) de forma correcta.

 Pere Vigo es director de Soporte de Ekon

Retina

21/10/2017
Normas
Entra en EL PAÍS