Internet de las cosas: algo más que dispositivos conectados

Más allá de la tecnología, las empresas centran sus esfuerzos en conquistar y revolucionar la rutina del consumidor

El futuro del Internet de las cosas (IoT) llegará cuando nos olvidemos de él. Esta es la promesa de Sanjay Sarma, vicepresidente de Opening Learning en el Massachusetts Institute of Technology (MIT). “Estamos hablando de un nuevo lenguaje de diseño”, explica durante su ponencia en el evento de emprendimiento South Summit 2017, con el que colabora EL PAÍS RETINA. “Amazon ya no va de libros. No poseen libros, poseen la experiencia de leer”. El negocio no está en los productos sino en experiencias que resuelven problemas. Bajo esta premisa, hasta Uber es una empresa de IoT. “Tú coges tu smartphone, lo metes en el coche y este se convierte en un vehículo inteligente”.

Las palabras clave de este nuevo lenguaje son conectividad, componibilidad, reclutabilidad e inmersión. “Tenemos que pensar en el IoT no como si fuera una tecnología, sino una herramienta para inventar negocios invertidos que se adapten a los usuarios”, explica.

En Uber, por ejemplo, el coche conectado estaría componiendo su inteligencia reclutando la del smartphone y sumergiendo al pasajero en la experiencia del servicio de transporte. En Airbnb, otra compañía de IoT, de acuerdo con la tesis de Sarma, el innombrable (IoT) transforma el servicio cuando la llave del apartamento se entrega por correo electrónico, en la bandeja de entrada del huésped. “Vespa es una compañía de productos, eCooltra es una compañía de experiencias”, matiza.

Amazon Echo y su Alexa son los mejores representantes de este mundo a medio construir. “Ha cambiado completamente mi experiencia en la cocina”, asegura Sarma, que es dueño de cuatro Echos y se divierte sentándolos a hablar entre ellos. Sin embargo, el vicepresidente de Open Learning del MIT necesita algo más. Su Nespresso se queda corta. Cada mañana necesita tres minutos para tener su café listo. “Lo ideal sería que una vez activada y mientras lo prepara, reclutase mi smartphone y me ofreciese un flash de mi programa para la jornada, y que reprodujese las noticias a través de los altavoces”. ¿Y qué más? Cosas que compren cosas. “Vuestro lavavajillas va a encargarse de comprar sus pastillas”, pronostica.

María Rodríguez, directora de comunicación de Fon, una compañía tecnológica en el ámbito del WiFi, valora la sencillez y usabilidad como prioritarias en la adopción de esta tecnología en nuestros hogares. “Tenemos que pensar en el usuario y construir nuestras soluciones sin dejar de pensar en él”, expone.

En su opinión, los dispositivos conectados deben ser capaces de entender sus necesidades y anticiparse a ellas y no deben olvidar el componente social, facilitando la transmisión de contenidos con nuestra familia y amigos. “Todo esto cambiará nuestras costumbres para hacer nuestra vida más sencilla”, sentencia.

En el ámbito empresarial, los negocios invertidos -del producto a la experiencia- no deben preocuparse por el IoT. “No es algo que puedan comprar. Es una inversión del modo en que las compañías gestionan el negocio”, explica Sarma. “Solo necesitan pensar qué demonios hacer con él y tener el coraje para usar la tecnología necesaria”.

Estamos aquí para ver dónde tiene un problema la gente y buscar un modelo de negocio alrededor de él

Maciej Kranz, vicepresidente de estrategias de innovación en Cisco

Y no es tan sencillo. Maciej Kranz, vicepresidente de estrategias de innovación en Cisco, considera que existe cada vez más progreso y adopción de esta tecnología, pero todavía queda mucho por hacer. Apunta que invertir hoy en IoT conlleva paciencia y es un juego de ensayo y error. “Si quieres apostar por esto, debes tener presente que es un viaje y una sucesión de esfuerzos”, prevenía. “Debes empezar desde abajo y comprender que estás ante una tecnología incipiente y vas a equivocarte varias veces hasta dar con la fórmula”.

Uno de los fallos más habituales en las compañías que abogan por IoT reside en no tener una idea previa de lo que necesita el cliente. Kranz no se anda con rodeos: “No estamos aquí para implementar una tecnología, sino para buscar dónde tiene un problema la gente y buscar un modelo de negocio alrededor de él”. El ejecutivo de Cisco explica que el IoT está sujeto a continuos cambios y opina que las empresas que trabajen con esta tecnología tienen que adoptar una cultura de innovación constante.

El ritmo de implementación de estas soluciones tan diversificadas explica la tendencia creciente de apostar por desarrollar en sistemas abiertos que permiten adaptarse a las necesidades cambiantes de distintos sectores, lo que plantea una cuestión de seguridad. Kranz recurre a los datos para responder esta pregunta: “El 70% de los ciberataques en IoT se deben a que los objetos están estropeados o desactualizados. Lo más importante es estar al día”.

South Summit 2017: un espacio para la innovación

El evento South Summit, del que EL PAÍS RETINA es Media Partner, tiene lugar los días 4, 5 y 6 de octubre en el centro de innovación La N@ve (C/Cifuentes, 5). Durante estos tres días, se espera que se den cita derca de 12.500 personas que podrán asistir a las presentaciones de 450 ponentes y disfrutar de la competición que tendrá lugar entre un centenar de startups.

Retina

25/06/2018
04

El fundador de Wallapop: “Nuestro ADN está en la expansión absoluta”

Wallapop apostó por crear una app geolocalizada en plena crisis económica, mientras la industria de los clasificados invertía en páginas web. Y arrasó. Sus cifras siempre han sido un misterio, pero Agus Gómez, CEO y fundador, asegura que en los próximos meses alcanzarán, por fin, la rentabilidad.

El fundador de Wallapop: “Nuestro ADN está en la expansión absoluta”
08

La irracionalidad que rodea al bitcoin

Las historias de éxito que oimos acerca de quienes invierten en esta criptomoneda, su escasez y lo influenciables que somos por los demás explican la popularidad del bitcoin

La irracionalidad que rodea al bitcoin
Hacia el fútbol inteligente
09

Hacia el fútbol inteligente

El videoarbitraje, la consolidación del 'big data' y la estadística avanzada, y la interacción con los fans están transformando la relación entre el fútbol y el humano

Normas