El dron (no militar) con mayor autonomía se fabrica en España

El dron (no militar) con mayor autonomía se fabrica en España

La gallega AeroCámaras ultima un aparato capaz de volar unas cuatro horas sin pisar tierra. Los servicios de emergencias ya se lo están rifando

Sobrevolar el mar en busca de náufragos o de una embarcación dañada es hoy una tarea menos costosa gracias a los drones. Estos aparatos son capaces de peinar el terreno como lo haría un avión o helicóptero, aunque por mucho menos dinero. El problema de los RPAS (Remotely Piloted Aircraft System: así se les llama en el sector) es que tienen una autonomía comparativamente más baja que las aeronaves tripuladas. No suelen ser capaces de trabajar durante más de media hora sin tener que parar para cambiar baterías. Y eso no es muy operativo, por ejemplo, si se opera en el mar.

Por eso llama tanto la atención lo que ha conseguido la empresa gallega Aerocámaras: un dron híbrido capaz de volar durante 4 horas seguidas, dos y media si se le equipa con los hasta 5kg de carga que puede transportar. Cuesta encontrar drones civiles (los militares son harina de otro costal) capaces de mantenerse tanto tiempo en vuelo con carga. En la edición del año pasado de Expodrónica, el evento de referencia del sector que tuvo lugar en Zaragoza, se presentaron como novedad aparatos capaces de volar durante 45 minutos seguidos. Una marca que quedará ahora pulverizada de la mano del dron de Aerocámaras.

  • Motor híbrido

El nuevo modelo, cuyo motor se alimenta de gasolina y electricidad, ha sido desarrollado por un equipo de la firma de Ourense en colaboración con ingenieros estadounidenses. El sistema recarga la batería eléctrica con el combustible fósil, otorgándole una autonomía mucho mayor a la media. El precio de Aerohibrix (así se le ha bautizado) arranca en unos 40.000 euros, incrementándose la factura en función de los sensores y añadidos con que se le quiera equipar. Los más habituales son cámara térmica, utilizada para detectar presencia humana en labores de rescate; cámara 4D, para monitoreo o rodajes; y un gancho de salvamento del que colgar salvavidas, botiquines, desfibriliadores o herramientas.

Desde la compañía aseguran que el precio del aparato, que resulta entre 10.000 y 20.000 euros más caro que los de modelos similares, queda compensado gracias a la larga vida de las baterías. Mientras que un pack de seis baterías (por ejemplo, las Matrice 600) puede costar unos 900 euros y soportan unos 300 vuelos de 20 minutos, las del ingenio de Aerocámaras aguantan muchos más usos. El aparato mide metro y medio y pesa 16kg sin carga, alcanza los 70 km/h y tiene un rango operativo de 180km.

El nuevo aparato, durante un vuelo de prueba.

El superdron gallego ha llamado la atención de servicios de emergencias estatales y de otros países, explican desde Aerocámaras. Aunque puede usarse para tareas muy variadas (agricultura de precisión, transporte de mercancías, seguridad, mantenimiento, topografía, localización de furtivos, vigilancia antiincendios o bancos de pesca), su gran autonomía en comparación con otros modelos lo hacen especialmente llamativo para tareas de rescate acuático, localización y búsqueda de personas.

  • Otros aparatos innovadores

Los avances tecnológicos están haciendo que la industria de los drones empiece a sacar productos cada vez más avanzados. La paulatina reducción de tamaño de los aparatos y su mejor autonomía no son las únicas mejoras que se han incorporado últimamente. Estos días se ha podido ver en Expodrónica drones autónomos, como el desarrollado por Itainnova y Grupo Sesé, capaz de realizar inventarios en almacenes sin ayuda. El grueso de las novedades del sector se centra en añadir nuevas funcionalidades a los drones (más y mejores sensores) y no tanto en mejorar las prestaciones del aparato en sí.

Más información

Retina

21/10/2017
Normas
Entra en EL PAÍS