Realidad virtual y ‘blockchain’ para jugar en tu parcela digital

Realidad virtual y ‘blockchain’ para jugar en tu parcela digital

Decentraland es una plataforma al estilo de Second Life o Minecraft que combina tecnologías para ofrecer una experiencia diferente y descentralizada

La realidad virtual es una de esas atractivas e innovadoras tecnologías que muchos hemos probado alguna vez pero muy pocos tienen en sus casas. Sin embargo, parece cuestión de tiempo que unas gafas futuristas se cuelen en nuestros salones y nos permitan disfrutarla. Según un informe de la consultora IDC, el mercado de la realidad aumentada y virtual obtendrá unos ingresos aproximados de 140.000 millones de euros en 2020, treinta veces más de lo que recaudó el año pasado.

Su democratización y paulatina intrusión en los hogares esboza una pregunta que nuestra experiencia con otras plataformas digitales nos permite plantear: ¿cómo podemos impedir el monopolio de la realidad virtual? ¿cómo evitar que unas pocas empresas se lucren gracias a nuestros datos? ¿Existe una manera de que no controlen todo el contenido que se genere en estos nuevos entornos digitales e impongan sus precios? Solo la economía de bienes virtuales, por ejemplo, mueve 45.000 millones de euros anuales, triplicando la cifra de hace cinco años, y buena parte de este dinero se reparte entre una decena de compañías especialmente fuertes en el sector.

En 2015, un grupo de amigos comenzó a desarrollar Decentraland, una plataforma de código abierto que recrea un mundo virtual descentralizado donde los usuarios tienen la oportunidad de convertirse en los únicos propietarios de sus activos digitales, que pueden diseñar, crear, comprar y vender sin necesidad de intermediarios. Para ello, desarrollaron MANA, una criptodivisa con la que se pueden comprar todo tipo de productos y servicios virtuales en el juego y que puede adquirirse a través de un contrato inteligente gracias al protocolo de blockchain Ethereum.

“La plataforma social de realidad virtual AltspaceVR apagó sus servidores recientemente por no haber conseguido financiación y todas las creaciones en las que sus usuarios habían invertido tiempo y dinero desaparecieron de un día para otro”, expone Ari Meilich, líder del proyecto. “Cuando un usuario compra un activo en Decentraland, toma posesión real del mismo: ni siquiera nosotros podemos modificar o dar de baja su contenido”.

Construyendo en Minecraft

Uno de los pilares sobre los que se sustenta Decentraland es la generación de nuevos contenidos. Los usuarios pueden recurrir a programas de diseño 3D como Unity para diseñar vegetación, animales, edificios, medios de transporte y todo tipo de elementos para enriquecer los ecosistemas que podrán encontrarse en la plataforma. Y la compañía concederá recompensas en forma de MANA para incentivar a los desarrolladores y creadores de contenidos a mejorarlo.

Un entorno de realidad virtual sin intermediarios facilita el desgobierno. Con la ausencia de un sistema que controle qué se puede hacer y qué no, se corre el riesgo de derivar en un modelo anárquico que resulta contraproducente. Meilich opina que descentralización no significa falta de organización: considera que las reglas internas que se conformarán en cada distrito marcarán unas normas de convivencia y explica que algunos usuarios ya han comenzado a autoorganizarse. “La idea es que puedan utilizar smart contracts para coordinar sus derechos y obligaciones”, aclara. “Por ejemplo, los habitantes de un barrio pueden decidir que los edificios altos van en contra de la estética que buscan e incluirlo en una regla del contrato. De este modo, en lugar de procedimientos judiciales y regulaciones, se prohíbe programáticamente que se infrinja esta regla”.

Isotipo de Decentraland

La oferta inicial de moneda de Decentraland (ICO, por sus siglas en inglés; hace referencia a la salida de una criptodivisa al mercado) tuvo lugar en agosto y fue un rotundo éxito: alcanzó su objetivo en apenas una hora recaudando cerca de 22 millones de euros con las primeras adquisiciones. El precio de 1.000 tokens de MANA oscila entre 20 y 33 euros y, con este presupuesto, cualquier usuario puede comprar una parcela virtual de 100 metros cuadrados sobre la que trabajar.

Algunos de los creadores de Decentraland ya tenían experiencia en aplicaciones que funcionan con blockchain. Hace un par de años lanzaron Streamium, una plataforma de vídeos en streaming al estilo de Periscope que permite publicar y cobrar en tiempo real por cada segundo emitido. El emisor sólo tiene que titular el contenido que va a grabar, especificar la dirección donde recibirá el pago en Bitcoins y el coste que pondrá a su difusión. El usuario que quiera ver el vídeo tendrá que ingresar una dirección bitcoin para que se le cobre en función del tiempo que dedique al mismo. De esta forma, quien publica el contenido puede monetizarlo sin intermediarios. Esta solución es especialmente interesante para retransmisiones de eventos deportivos, conciertos o clases particulares.

Retina

11/12/2017
08

28 de noviembre

El encuentro para los Líderes de la Transformación Digital

28 de noviembre
Normas
Entra en EL PAÍS