Más rápido, más alto, más fuerte: cómo la digitalización transforma la creación de valor
Firma invitada

Más rápido, más alto, más fuerte: cómo la digitalización transforma la creación de valor

Las pequeñas y medianas empresas, a menudo negocios familiares, son los «héroes ignorados» de la economía española y conforman un fenómeno único a nivel mundial. Estos héroes ignorados desempeñan un papel muy significativo en la economía española. Las tecnologías digitales y los modelos de negocio que han surgido en torno a la llamada Industria 4.0 (el término acuñado para referirnos a la digitalización de la industria) están potenciando la evolución de la economía española. Según estimaciones publicadas recientemente por el gobierno, el país concluirá el ejercicio de 2017 con un crecimiento estimado en el 3,3%, lo que llevará a la economía española al mismo nivel de los meses que precedieron a la crisis. Al mismo tiempo, muchos expertos consideran que el país no ha aprovechado plenamente el potencial revolucionario que representa la llamada Industria 4.0.

El poder de la persistencia frente a la celeridad del cambio

Werner Vogels

La mayoría de estos héroes ignorados de la economía española se han labrado su reputación trabajando duro y optimizando sus procesos durante décadas. Estas empresas han invertido tiempo en perfeccionar sus procesos; desarrollar productos de alta calidad para sus clientes y abrirse a la internacionalización. Sin embargo, las tecnologías digitales actuales están llevándonos a un cambio de paradigma en lo que respecta a cómo creamos valor. De hecho, prácticamente todas las empresas del ecosistema industrial español están implementando proyectos de digitalización y obteniendo mayor eficiencia en su producción valiéndose de las tecnologías digitales.

La creación de valor añadido en entornos industriales 4.0 a menudo se da cuando compañías B2B integran planteamientos B2C en sus operaciones, fomentando el cambio en su propio sector. Esto requiere utilizar procesos de desarrollo ágil para una mejora continuada de los proyectos y para la creación de catálogos de soluciones más extensos. Por ejemplo, ya a día de hoy, resulta posible conectar a la nube sin esfuerzo componentes tradicionales empleados en la producción industrial automatizada. Un gran ejemplo de una transformación digital de este tipo fuera de España es la realizada por General Electric. Este cambio se ve reflejado de forma incomparable en las palabras de Jeffrey Immelt, CEO de la compañía: "Un día su compañía terminará su jornada como una empresa industrial y se despertará al día siguiente como una compañía especializada en software y el análisis de datos."

Una individualización eficiente

Un ejemplo de todo ello es Santillana, una compañía que dio sus primeros pasos como un grupo editorial en los años sesenta para convertirse en una de las principales compañías en el sector de la educación, tanto en España como en América Latina. Santillana da muestras de cómo una compañía puede evolucionar para concentrar sus esfuerzos en las necesidades de sus clientes. Esto se refleja claramente en su nuevo ‘Sistema Uno Internacional’ con el que busca ofrecer sus contenidos educativos en colegios de todo el país. El equipo de desarrollo de Santillana se ha valido de las tecnologías de la nube de AWS con el fin de acelerar el desarrollo de su herramienta y conferirle la escalabilidad necesaria para que creciera al mismo ritmo al que crecía el proyecto, sin que ello desestabilizara su presupuesto. Eso es lo que hacemos en AWS: desarrollamos nuevas funcionalidades y servicios partiendo de comentarios y aportaciones concretos de nuestros clientes, para luego ponerlos a disposición de todos nuestros usuarios.

Aquellas compañías industriales que tengan el coraje de implementar nuevos planteamientos y soluciones valiéndose de las tecnologías de la nube serán capaces de mantener el estatus por el que tanto han peleado en la economía española.

Un ecosistema de servicios adicionales

Saber cómo interconectar el conocimiento de los nativos del mundo digital con el conocimiento de los ingenieros de forma que ambos resulten útiles y productivos resulta de crucial importancia para el éxito de estos héroes ignorados en el futuro. Casi a diario, nacen nuevas start-ups que buscan crear aún más valor añadido para el usuario de un dispositivo o un equipo: al utilizar sensores que interconectan máquinas y productos al Internet de las Cosas, también es posible crear otros servicios que no se limiten únicamente a la optimización de las líneas de producción. Al mismo tiempo, esta experimentación solo representa riesgos mínimos, ya que la nube permite reservar exactamente la capacidad necesaria a nivel de servicios y de servidores para cada aplicación y, posteriormente, pagar únicamente por los recursos utilizados.

Por ejemplo, la compañía madrileña Carto ofrece servicios de este tipo en un régimen de SaaS, mediante una plataforma en la nube que ofrece sistemas de información geográfica y herramientas de cartografiado web. Las tecnologías de Carto, empleadas junto a los Big Data y los sistemas de análisis en tiempo real, permiten desarrollar aplicaciones inteligentes de geolocalización a medida de las necesidades del cliente. Carto está a la vanguardia de la democratización de la inteligencia geolocalizada, permitiendo a organizaciones de sectores tan dispares como el financiero, periodístico, educativo, científico o gubernamental cartografiar e interpretar datos de formas relevantes.

Mantener siempre la mirada en los grandes cambios

El software y los servicios son ámbitos en los que los fabricantes no tienen por qué sentirse cómodos en un principio, simplemente porque el software y los servicios no son parte esencial de su negocio. Cambiar procesos que funcionan siempre parece representar grandes riesgos, a menos a corto plazo. Eso sí, a largo plazo, existe un gran riesgo de que los competidores más ágiles se pongan a la cabeza y saquen ventaja a compañías industriales más tradicionales, si estas no logran encontrar un rumbo en el nuevo ecosistema global de maquinaria, productos y servicios digitales. Sin embargo, aquellas compañías industriales que tengan el coraje de implementar nuevos planteamientos y soluciones valiéndose de las tecnologías de la nube serán capaces de mantener el estatus por el que tanto han peleado en la economía española. Y no son pocas las posibilidades de que desempeñen un papel más importante en el futuro.

Werner Vogels es vicepresidente y CTO de Amazon

Por

Retina

25/08/2019
Normas