Tecnología para el mal: llegan las armas inteligentes y las impresas en 3D
Getty Images

Tecnología para el mal: llegan las armas inteligentes y las impresas en 3D

Los expertos alertan sobre las posibilidades de utilizar la tecnología para hacer el mal: las nuevas armas son un peligro real

La revolución exponencial que la tecnología está provocando en los últimos años hace difícil acotar sus límites. Y, aunque en general ha aumentado nuestra calidad de vida, también hay otros aspectos que se hacen más preocupantes conforme se van sucediendo los avances. Ahora, la cara más amenazante de la tecnología tiene que ver con el desarrollo de armas inteligentes y con la posibilidad de imprimirlas en 3D sin moverte de casa. Los expertos y las caras más reconocidas de distintas tecnológicas, como Elon Musk o Mark Zuckerberg, ya se han pronunciado al respecto y defienen opiniones enfrentadas en este debate. ¿Realmente suponen una amenaza contra la seguridad ciudadana?

  • Pistolas impresas

Las impresoras 3D permiten crear de la nada casi cualquier cosa. Comenzaron imprimiendo objetos de plástico —desde pinzas de la ropa hasta piezas de recambio de electrodomésticos— pero ahora ya es posible imprimir objetos de metal e incluso partes del cuerpo humano, la llamada bioimpresión. Para conseguirlo, solo hace falta diseñar o descargar de internet los planos del objeto que quieras imprimir, y listo. Las máquinas han ido bajando de precio y cada vez es más viable que puedas tener una en casa.

En esta ecuación, era solo cuestión de tiempo que a alguien se le ocurriera la posibilidad de imprimir las piezas de una pistola. En 2012, Cody R. Wilson, un estudiante americano de la Universidad de Texas, creó la primera pistola hecha con una máquina de impresión en 3D. Era de plástico pero no por eso podía considerarse de juguete. Son capaces de producir heridas y, técnicamente, hasta la muerte de una persona. Wilson diseñó sus propios planos y después los subió a internet. A día de hoy, más de 100.000 personas los han descargado.

Pero las impresoras 3D no sirven solo para imprimir armas completas, también para crear los componentes y recambios de las que se estropean. El ejército de Estados Unidos ya lleva consigo alrededor de 40 de estas impresoras, capaces de crear piezas tanto en plástico como en metal. Las zonas de combate se convierten así en pequeñas fábricas donde crear de la nada todas las herramientas que necesiten —desde armas hasta piezas para radio o férulas para soldados heridos— mejorando la capacidad de actuación del ejército.

Hace solo unas semanas se supo que Corea del Norte también tiene planeado comenzar a utilizar esta tecnología para fabricar sus propias "armas de destrucción masiva", como los componentes de los misiles. Los beneficios están claros: supone reducir los ciclos de desarrollo, los costes y la reducción del personal necesario para fabricarlas. Este año, Izumi Nakamitsu, representante de la ONU para Asuntos de Desarme, advirtió de que la impresión 3D, los drones y la Dark Web, "podrán permitir a los terroristas fabricar sus propias armas".

"Para preservar el mundo en el que deseamos vivir debemos tener bien claro quién tiene acceso a las impresionantes tecnologías que tenemos a nuestra disposición", escribe Garry Kasparov, el mítico jugador de ajedrez que descubrió el potencial de la inteligencia artificial jugando una partida contra el superordenador Deep Blue. "Como usuarios de la tecnología y ciudadanos, necesitamos presionar para que se creen medidas para asegurar las normas democráticas que apreciamos". Kasparov defiende la necesidad de una regulación legal para los objetos impresos en 3D.

  • Armas inteligentes

Muchos temen que la inteligencia artificial supere a la humana, llegue a autogestionarse y se rebele contra nosotros. Aunque parece un escenario lejano, lo cierto es que ya hay armas inteligentes que aprenden, como cualquier otro sistema de inteligencia artificial. Esta amenaza es real y preocupa a algunos de los expertos más destacados en tecnología del mundo. Elon Musk, junto a otros 115 especialistas en robótica e IA, han firmado una carta abierta dirigida a la ONU para pedirle que reconozca los peligros de las armas letales autónomas y prohiba su uso a nivel internacional.

Según recoge The Guardian, algunos expertos señalan que los campos de la inteligencia artificial y la robótica están avanzando tan rápidamente que podría ser solo cuestión de años —y no décadas— que viéramos desarrollarse una guerra con armas y vehículos autónomos. Ya existen numerosas armas, como las automáticas antiaéreas y los drones teledirigidos, que pueden operar con una supervisión humana mínima. El avance de la tecnología podría ayudarles a llevar a cabo esas funciones militares de forma totalmente autónoma.

Elon Musk, fundador de Tesla y SpaceX, explica que en el caso de suceder, probablemente este conflicto bélico no será iniciado por grandes líderes de potencias internacionales, sino por las propias máquinas, que decidirán si es el momento de atacar basándose en sus previsiones de victoria. Esta misma postura es la que defiende Stephen Hawking, que explica que un sistema con esta tecnología puede llegar a decidir mejorar su propio diseño por su cuenta e imagina máquinas dominando mercados financieros y construyendo armas que no seríamos capaces de comprender.

¿Es legal imprimir un arma en casa?

La regulación para este tipo de armas aún se está gestando y el punto en que se encuentra depende de cada país. En California,  Estados Unidos, han aprobado un proyecto de ley con la intención de que las armas impresas en 3D cumplan con la misma legislación que el resto de armas. Con este proyecto obligan a que todas las armas impresas tengan un número de serie, estén registradas y tengan al menos un componente metálico, para facilitar su identifciación en los controles portuarios.

En España no hay una regulación concreta para las armas impresas en 3D, pero leyendo la regulación de las armas tradicionales se entiende que son ilegales:

"Está expresamente prohibida la fabricación, importación, circulación, publicidad, compraventa, tenencia y uso de las armas o de sus imitaciones que sean el resultado de modificar sustancialmente las características de fabricación u origen de otras armas, sin la reglamentaria autorización de modelo o prototipo".

Solo se pueden tener como "objeto de adorno o coleccionismo".

Más información

Retina

20/09/2017
Normas
Entra en EL PAÍS