La criptomoneda que enamoró a Paris Hilton

Y otras ocho criptodivisas para que te replantees tu fe en el ser humano

Inventa una frase con las siguientes palabras: blockchain, Paris Hilton, inteligencia artificial, exconvicto, 100 millones. ¿No se te ocurre nada? Tranquilo. La realidad ha superado a la ficción.

Llámala Lydian. LydianCoin. Y recuérdala, si quieres, como la criptomoneda cuya ICO -Initial Coin Offering- que hizo que Paris Hilton se subiera al barco del blockchain o, si lo prefieres, como la plataforma capitaneada por un exconvicto por violencia doméstica que pretende recaudar 100 millones de dólares para combinar blockchain con servicios de márketing y publicidad basados en inteligencia artificial.

Aquí el suceso:

La posibilidad de sortear los canales de financiación tradicionales ha traido consigo una fiebre de las ICO que también ha logrado seducir, entre otros, al exboxeador Floyd Mayweather: "Podéis llamarme Floyd Crypto Mayweather", anunció después de unirse a Hubii, el proyecto del ingeniero español, Jacobo Toll-Messía.

En este criptofrenesí, actores como Hubii, que está basado en Ethereum y tiene al frente un equipo con experiencia real y una propuesta concreta y lógica, conviven con marcianadas sin aplicación que hacen palidecer a LydianCoin y sus estrafalarios patrones.

Repasamos ocho de las más perturbadoras:

  • Criptodivisa con pelazo

¿Quieres ayudar a Donald Trump a crear "un futuro brillante, seguro y próspero para todo el pueblo americano"? ¡No esperes más! TrumpCoin es tu criptomoneda. Nació en los albores de la campaña presidencial del magnate y ha llegado a nuestros días con el firme objetivo de hacer América grande de nuevo.

Además, si lo de invertir en criptomonedas no te convence, siempre puedes "contribuir a la mejora de la humanidad" comprando una taza de TrumpCoin en la sección de merchandising.

  • Dientes, dientes

En una frase, Dentacoin te propone pagarte la sonrisa contando qué tal te va con tu dentista y haciento tests sobre cuidados e higiene dental. En dos, esta criptodivisa odontológica sale al ruedo el 1 de octubre y trae consigo seguros dentales a medida, teleatención y-para poner los dientes largos a la industria- un mercado de materiales y equipos libre de intermediarios.

Su modesta misión no es otra que“mejorar drásticamente la salud dental y los hábitos de higiene, para aumentar así la calidad de vida de los individuos y, en consecuencia, incrementar la longevidad”. Lo que da de sí un dinero que sólo paga dientes.

  • La... ¿memoneda?

Hasta un meme basta. DogeCoin nació en el animalito que acompaña a estas líneas. Este perro, de la raza Shiba Inu y célebre en las redes sociales, es la cara de una criptomoneda que empezó como una broma y ha alcanzado ya una capitalización de mercado de cientos de millones de dólares. Una de sus virtudes, proclaman en la web oficial, es su activa comunidad de usuarios, "constituida por gente tan simpática como tú".

  • La criptomoneda que quiso ser artista

Seis meses duró la existencia de Coinye West. Básicamente el tiempo que tardó el agravado rapero Kanye West en ganar la batalla legal contra esta divisa, acuñada con su nombre y algo parecido a su cara sobre el cuerpo de un pez.

Aunque hubo quien intentó resucitar a Coinye después de que los creadores originales se alejaran del proyecto, su código no se ha actualizado desde 2015.

  • La moneda del porno

Titcoin fue a donde no llegaba ni Paypal -el tradicional servicio de pago online- y se convirtió en la primera criptomoneda especializada en "compraventa de porno online y entretenimiento adulto".

Entre sus principales virtudes, afirman, está el plus de privacidad y discrección que aportan las transacciones de bitcoin: "Los bancos y demás instituciones financieras están obligados a conservar registros de todos los clientes. Un sistema de criptomonedas sólo registra direcciones de depósito y retirada anónimas para cada transacción, sin solicitar ninguna información privada".

  • Marihuana y blockchain

Potcoin es "la solución bancaria para la industria global de la marihuana legal". Esta criptomoneda, pensada para eliminar la necesidad de pagos en efectivo entre consumidores y productores de cannabis perdió popularidad cuando patrocinó un viaje del exjugador de baloncesto Dennis Rodman a Corea del Norte.

  •  La memoneda japonesa

Los nipones también cayeron en el influjo del meme. Aunque MonaCoin no ha conseguido igualar el sorprendente alcance de DogeCoin, ostenta los títulos de primera criptomoneda japonesa y primera inspirada en un gato.

Por otra parte, Mona -el gato que da nombre a MonaCoin- no es una foto, sino uno de esos dibujos hechos con caracteres de texto.

  • Y la sinceridad hecha criptomoneda

"Vas a dar dinero a un desconodido de internet y este lo va a usar para comprar cosas con él, posiblemente electrónica, para ser honestos". Esta es la promesa de Useless Ethereum Token, que, como su nombre indica carece por completo de valor.

Esta parodia de la fiebre de ICOs, que lo mismo vende un gran proyecto empresarial que un castillo en el aire, ha recaudado contra todo pronóstico 92.243 dólares. "Suficiente para comprar 73 televisiones".

Retina

22/09/2017
Normas
Entra en EL PAÍS