trabajar en vacaciones

Cómo motivarse para trabajar cuando todo el mundo está de vacaciones

Puedes aprovechar los beneficios de ser de los pocos que siguen en la oficina para dedicarte a quehaceres importantes que normalmente pasas por alto

Durante la temporada de vacaciones todo se ralentiza. Los plazos para completar tareas se alargan y dependen de la fecha de vuelta de algunos compañeros. Hay menos reuniones o son menos productivas porque no están todos los responsables clave para tomar decisiones definitivas. Agosto se alarga como un domingo eterno y estar en el trabajo puede parecer frustrante cuando tienes que adaptarte a la escasa disponibilidad de clientes y jefes. En estos momentos es fácil sentirse desmotivado, no solo por las dificultades en el trabajo, sino por pensar que eres el único pringado trabajando

Para paliar esa sensación y aprovechar el tiempo lo máximo posible, los expertos recomiendan centrarse en tres tareas importantes para las que habitualmente no encontramos tiempo. Así lo explica la speaker Dorie Clark en Harvard Business Review, "obviamente, es más divertido si eres el que está de vacaciones. Pero incluso si no es así, todavía puedes aprovecharte de los beneficios de que otros disfruten de su tiempo libre".

  • Aprovecha que recibes menos correos para concentrarte mejor

Las distracciones en el trabajo reducen la productividad: hay estudios que aseguran que cuando algo interrumpe tu momento de concentración tardas hasta 22 minutos en volver a estar plenamente centrado en la labor que abandonaste. Y recibir correos electrónicos urgentes tiene mucho que ver con esto porque te obliga a desconectar de lo que estabas haciendo y contestar.

Alternar tu atención entre estas tareas que haces casi sin pensar y aquellas en las que tienes que centrarte con una atención dirigida hace difícil separar los espacios y trabajar en las tareas significativas. Pero cuando todo el mundo está de vacaciones, el nivel de mensajes entrantes cae drásticamente. Tienes más libertad para programar bloques ininterrumpidos de tiempo para hacer frente a los proyectos importantes que has estado postergando y que podrían beneficiar significativamente tu carrera.

  • Quítate de encima las tareas menores

Si aun así esa idea no te convence, puedes complementarla con todo lo contrario y dedicar unos días para hacer tareas menores que te hayan estado impidiendo ser productivo durante el resto del año. Las tareas pendientes que nunca acabamos de cumplir se acumulan en la parte de atrás de tu cerebro y de vez en cuando aparecen recordándote que deberías prestarles atención. Esas tareas no son tan imprescindibles como tus objetivos principales, pero tienen que hacerse igualmente. "Si te sientes desmotivado, te darán una sensación de logro al final del día", explica Clark. Son cosas como contestar emails antiguos o devolver llamadas, revisar proyectos, crear un sistema para organizarte...

  • Haz contactos. Los que están trabajando están tan solos como tú

Hacer networking es otra de las tareas que más descuidamos en el día a día, cuando el volumen de trabajo no nos deja pensar en otra cosa. Pero es cierto que crear relaciones laborales nuevas y dedicar tiempo a mantener las ya iniciadas es algo que puede marcar el desarrollo de tu carrera profesional. Según Steve Cadigan, vicepresidente de talento de Linkedin, "el 80% de la gente encuentra su segundo trabajo a través de alguien a quien conoció en su primer puesto". Durante las vacaciones de verano, las personas que siguen trabajando pueden ser más receptivas y aceptar con más facilidad una invitación para reunirse.

"Es posible que te sientas desanimado si a cada correo que envías te devuelven una respuesta automática que te recuerda que eres el único que no está de vacaciones", cuenta Clark. "Pero a cambio consigues tiempo ininterrumpido para concentrarte, para limpiar las telarañas que han obstaculizado tu productividad y para conectar con colegas y mejorar tus relaciones".

A estos consejos se pueden añadir otras opciones que tienen que ver con la distribución del trabajo en la empresa y los horarios laborales. Diana Navarro, psicóloga laboral, habla de la opción del teletrabajo y los horarios flexibles, "que te hacen sentir menos esclavo de la oficina" y la posibilidad de tener viernes libres o jornada reducida para poder aprovechar los fines de semana. Ánimo, septiembre ya está aquí.

Más información

Retina

20/09/2017
Normas
Entra en EL PAÍS