Igualdad, sexismo, techo de cristal
Igualdad

Una (no muy breve) cronología del sexismo y la discriminación en Silicon Valley

El brillo de las empresas de la meca de la tecnología se ve empañada por numerosos escándalos por acoso y discriminación. Estos han sido los más sonados.

El creciente poder económico de los gigantes de Silicon Valley deja entrever una trastienda no tan luminosa, de la que ya te hemos hablado alguna vez en EL PAÍS RETINA. El reciente despido de un empleado de Google, que aseguraba que las mujeres y los hombres no son iguales en el trabajo, ha vuelto a poner de relieve las denuncias a este respecto que llevan años produciéndose en la meca de la tecnología. 

Un estudio llevado a cabo a más de 200 directivas del valle con al menos 10 años de experiencia puso de relieve el año pasado que al 84% de las encuestadas les habían dicho en alguna ocasión que son demasiado agresivas. Al menos a la mitad se les exigían tareas que no se les reclaman a sus colegas hombres. Además, el 66% denunció que se ha sentido excluida de oportunidades de reuniones clave por causa del género. Un 88% había sufrido discriminaciones como ser puenteadas en preguntas clave sobre las que las tenían mejor conocimiento. Y, quizás más grave, el 60% de mujeres en empresas tecnológicas ha sido objeto de avances sexuales indeseados.

Esta es una cronología demasiado extensa de los casos más sonoros de los últimos años. 

Más información

Retina

25/11/2020
02

Peugeot VLV: el abuelo de los coches eléctricos

El Peugeot VLV se lanzó en 1941 ante la escasez de combustible. Con 80 kilómetros de autonomía y recargable en cualquier enchufe, mostró hace 80 años el camino que sigue hoy la industria.

Peugeot VLV: el abuelo de los coches eléctricos
‘Digisexuales’, cuando tu pareja es un robot
09

‘Digisexuales’, cuando tu pareja es un robot

La vida erótica de la sociedad digital pasa por llevarse a la cama todo tipo de ‘gadgets’, desde las muñecas sexuales hiperrealistas a los ‘sextoys’ de última generación. Algunos van más allá y prescinden del encuentro con humanos confiando a un robot toda su vida íntima. Autónomos o no, la civilización post-Satisfyer no concibe el sexo sin máquinas.

Normas