crowdfunding empresas
FIRMA INVITADA

Qué tipo de ‘crowdfunding’ le conviene a mi proyecto

Cada 'crowdfunding' está indicado para un tipo de proyecto, dependiendo de su naturaleza, el momento en que se encuentre y su objetivo

El crowdfunding o financiación participativa se está consolidando como una alternativa real a la financiación tradicional y cada vez tiene un papel más importante en la economía. Solo en 2016, en España, se recaudaron 113 millones de euros, un 116,09% más que en 2015. Muchos emprendedores y empresas se interesan cada vez más por este tipo de financiación, pero la mayoría no sabe qué tipo le conviene más a su proyecto.

El crowdfunding de préstamo o crowdlending es el tipo que más volumen de capital mueve (61 millones en España en 2016). Permite que las empresas puedan financiarse a través de un préstamo de diferentes inversores a cambio de un tipo de interés. Este método lo utilizan empresas que necesitan un préstamo y quieren diversificar sus fuentes de financiación. Para poder acceder a él, normalmente las plataformas requieren que las empresas tengan más de 2 años de actividad, una facturación de más de 500.000 euros y generen beneficios. Es útil para compañías consolidadas que quieren expandir su negocio, que necesitan financiación para su circulante o que quieren invertir en un nuevo equipamiento. Las principales ventajas frente a fuentes de financiación tradicionales son que permite obtener un préstamo de forma fácil, rápida, con un tipo de interés atractivo y menos gastos asociados.

Otro tipo de crowdfunding que está experimentando un gran crecimiento es el de inversión o equity crowdfunding, que pasó de 6 millones de euros canalizados en 2015 a más de 16 millones en 2016. En este tipo de financiación participativa, los interesados invierten en un proyecto de una empresa a cambio de participaciones en el capital y con el objetivo de obtener una rentabilidad a medio o largo plazo. Las plataformas de equity crowdfunding se utilizan cada vez más por parte de emprendedores que quieren conseguir más inversores. Hay que tener en cuenta que, para que funcione bien, tienen que ser startups con un modelo de negocio definido y cierto histórico de métricas, que busquen completar su ronda de inversión con más inversores.

Para emprendedores en fases iniciales, startups que no quieran diluirse o empresas que quieran innovar de forma participativa, el crowdfunding más conveniente es el de recompensa, que el año pasado recaudó más de 12 millones de euros. Aquí, los contribuidores aportan fondos a los proyectos a cambio de una recompensa en forma de producto, servicio o experiencia. Quienes financian el proyecto no son inversores que buscan rentabilidad, sino fans, futuros usuarios o clientes. Lo interesante de este tipo de crowdfunding es que permite al emprendedor acceder a financiación y, al mismo tiempo, validar su idea, vender las primeras unidades de un producto, conectar con su comunidad y hacerle partícipe de su proyecto. Hay muchos tipos de proyectos que se pueden financiar en plataformas de crowdfunding de recompensa; desde la organización de un festival de cine, la producción de una nueva cerveza artesana, el lanzamiento de una app innovadora o el diseño de unos zapatos con un fin social, entre un sinfín de ejemplos.

Por último, nos encontramos con el crowdfunding de donación, que se utiliza por personas, asociaciones y ONG's que quieren conseguir fondos para una buena causa. Aquí los mecenas participan en la campaña por solidaridad y empatía, sin recibir nada a cambio. Es el caso de personas que quieren financiar un voluntariado en la India, conseguir fondos para investigar una enfermedad o dar apoyo a un reto deportivo que dará el dinero recaudado a una ONG. En España, el crowdfunding de donación recaudó 4 millones de euros en 2016.

Cada crowdfunding está indicado para un tipo de proyecto, dependiendo de su naturaleza, el momento en que se encuentre o su objetivo. Lo que sí tienen en común todos los modelos es que permiten dar a conocer una idea entre un gran número de personas que suman esfuerzos para hacerlo realidad. Es el poder de la multitud.

Marta Antúnez, directora general de ULULE en España.

Más información

Retina

20/09/2017
Normas
Entra en EL PAÍS