La base legal, pilar imprescindible para una ‘startup’

El proyecto Ideas Camp, en el que participa EL PAÍS RETINA, aborda la necesidad de contar con sólidas bases legales en cualquier proyecto empresarial

"Todo emprendedor necesita unas bases legales, Si no se tiene en cuenta, posteriormente puede pasar factura". Son las palabras de Esther López, abogada especialista en start-ups, quien junto a Malcolm Bain, socio fundador de IdLaw Partners, han protagonizado la sesión de Ideas Camp, el proyecto emprendedor en el que participa EL PAÍS RETINA. La caravana ha visitado Calatayud, la quinta ciudad de su recorrido, con uno de los días más intensos del viaje. 

La relación de Esther con startups y aceleradoras y la experiencia adquirida con ello ha centrado su clase. Y es cierto que muchas veces, y más al empezar, esta estructura legal parece más un problema que algo útil e interesante desde el punto de vista de negocio. Pero estamos equivocados ya que, según ella, una buena estructura se puede convertir en una manera de atraer talento, ofreciendo capital social a cambio de que éste se involucre más en el proyecto. Saberlo gestionar e implementar sólo es posible trabajando bien.

Otros conceptos que ha desarrollado son que toda esta estructura legal se materializa en una valoración pre-money, que es la valoración de la empresa antes de que el socio aporte el capital. Esta valoración es la antesala de una inversión que puede llevar de la mano unos nuevos socios a los que deberemos dar explicaciones en la junta general de socios, que reúne a todos los socios. Entre términos legales, jerga específica y, sobretodo dudas de los emprendedores, Esther ha acabado su tiempo en la caravana de IdeasCamp con una sesión one to one con los alumnos.

Después de comer, Malcolm Bain ha entrado en escena con una sesión orientada a la LOPD y la gestión de la propiedad intelectual. Para Bain es importante centrarse en estos temas que muchas veces dominamos mal por desconocimiento pero que a la vez acaba dando más dolores de cabeza a la empresa.

Uno de los puntos interesantes, por recurrente entre los emprendedores, es el de la patente. Bain ha enseñado a los emprendedores a buscar si un producto / servicio/ concepto está patentado y en base a esto a patentarlo o no. Y quizás su respuesta ha hecho entender porque no se hace tanto aquí. Una patente bien protegida, ha contado, cuesta unos 50.000 dolares, incluyendo el coste oficina, el proceso de redactar patente y la adaptación internacional y las traducciónes = 50.000€. A pesar de todo es necesario.

Bain también ha hecho hincapié en las claves legales a tener en cuenta en un proyecto de emprendeduría. Ha destacado identificar lo que te da valor añadido y pensar en la manera de protegerlo, identificar que datos usamos y ver cómo los guardamos para respetar los derechos de las personas y finalmente las relaciones con terceros, punto difícil de gestionar, ya que si hay confianza nadie hace nada, pero más vale prevenir. Así, ha recomendado redactar un acuerdo de colaboración o carta de intenciones para asegurarnos que no hay deslealtades.

La segunda parte de la tarde la han dedicado a encontrarse con mentores que ellos mismos han escogido en base a sus necesidades. Así, Ignacio Espada, experto en márketing y actual CMO de Valeet, Martina Luckanikova, doctora en Gestión de conocimiento, con amplia experiencia en emprendimiento, Gerard Compte, especialista en growth y fundador de FindthatLead y Andrea Giannone, fundadora y CEO de FilmarketHub, han estado reuniéndose con los emprendedores ayudándolos a desarollar su idea y prepararla para hacer realidad su proyecto. Unas reuniones virtuales con expertos que aportan valor y permiten tener acceso a especialistas de distintos ámbitos.

Desde Calatayud IdeasCamp se mueve a Valencia, la que será la penúltima parada antes de llegar a Madrid y hacer las últimas sesiones y el evento final de presentación.

Más información

Retina

19/09/2017
Normas
Entra en EL PAÍS