Startups, emprendedores
Startups

Toni Segarra pone en marcha el proyecto Ideas Camp

El primer protagonista en explicar su experiencia a los participantes de Ideas Camp fue Toni Segarra, empresario, estratega y publicista, fundador y director creativo de la agencia de publicidad *S,C,P,F...

A las 17h de la tarde IdeasCamp 2017 arrancó en el InOut hostel de Barcelona, una localización que no fue escogida al azar: es un proyecto de emprendeduría con personas con disminuciones psíquicas, justamente este enfoque que repercute en la sociedad distinta que buscamos con nuestros emprendedores.

El primer protagonista en explicar su experiencia a los participantes fue Toni Segarra, empresario, estratega y publicista, fundador y director creativo de la agencia de publicidad *S,C,P,F... y ganador de numerosos premios, como el Gran Premio de Cannes. Ponerlo en primer lugar tenía sentido, y es que su mensaje fue claro: En el producto debe haber un germen de la comunicación, y se acostumbra a hacer al final de los procesos, lo que es un gran error.

Así, la idea base fue tener en cuenta que desde el inicio se debe pensar quien eres, qué quieres contar, y lo más importante: para qué vienes al mundo. Para Segarra, una startup se debe olvidar del eslogan. El eslogan es una obligación impuesta y sirve para tapar alguna deficiencia de la comunicación. Lo importante es una definición: como me voy a explicar en una frase al público al que quiero llegar, con qué palabras, estilo, tono… Quiero ser oscuro? Techy? No me quiero explicar? Que a través de la definición se llega a un eslogan? Puede ser,afirmó.Yendo más allá, también contó que algo que toma importancia es el nombre. Explicó a los participantes que el nombre de una startup puede explicar lo que se quiere ser, y lo ejemplificó con Calvin Klein y lo que hace con el nombre de las colonias: Obsesion, eternity…muchos nuevos productos se explican con su nombre, son conceptos en si mismos.

Otra dicotomía es la de marca vs. Producto. Toni Segarra defendió que una marca necesita un producto pero no es un producto, en sí. Además, hay marcas que no quieren ser marcas. Un ejemplo es Inditex. Una anécdota es la de John Hegarty, un publicista inglés que dijo: “donde prefieres invertir, en un negocio o en una marca asociada a un negocio?”. Segarra fue más allá y preguntó: ¿Qué vale más, una marca o un negocio? Esta es la diferencia entre la capacidad de generar producto o un producto con valor añadido.

La marca es este valor añadido. No siempre es así, pero por qué pago más por un producto parecido a otro? Porque la marca ha añadido una corriente / capa de valor.El finalde la clase giró alrededor de la audiencia, ya que la gran transformación de la comunicación de marca es saber dónde está la audiencia. La TV era fácil, y esto en los últimos años, y más en los últimos meses, se descompone. Las audiencias se fragmentan, se crean audiencias personalizadas con los datos (Google, Facebook), y aun no se sabe dónde está la gente. El reto es construir tú mismo la propia audiencia, no confiar en las audiencias que construyen los demás.

Cualquier marca que exista hoy debe tener claro que tiene que construir su audiencia. Tu producto debe ser capaz de convencer a unos cuantos que tienen que poder convencer a otros. Por esto es importante que el producto diga.Después de esta clase los emprendedores tuvieron sesiones de 10 minutos con Toni Segarra, que les resolvió dudas sobre su proyecto, como encararlo y aprovechar la marca y el nombre para tirarlo adelante.

 

 

El tiempo se acabó y tocaba empezar el viaje con una parada intermedia antes de llegar a Zaragoza. Así, Arbeca nos acogió para descansar y coger fuerzas antes de arrancar el viaje de las ideas.

 

 

Retina

24/09/2017
Normas
Entra en EL PAÍS