“La revolución digital va a transformar hasta la forma de aplicar nuestra Constitución”

“La revolución digital va a transformar hasta la forma de aplicar nuestra Constitución”

Álvaro Nadal, ministro de Energía, Turismo y Agenda digital, apuesta por impulsar nuevas medidas públicas y defiende el papel de España en esta transformación

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, defendió ayer en el foro El País Retina la oportunidad que tiene España para caminar “hacia la cabeza” del tren de la transformación digital. Una revolución que será más importante que la industrial.

Para aprovechar esas oportunidades, Nadal defendió que “tenemos que tomarnos más en serio la transformación digital” que hasta ahora. Para poder impulsar el cambio de paradigma de la economía española, para que no pierda dicho tren, se debe abordar desde todos los puntos de vista posibles. También desde la política pública. “Tenemos la oportunidad de crear una estructura económica en nuestro país que nos permita ir adelante”, subrayó.

Tenemos que pasar de ser meros usuarios a entender qué es el cambio digital

Álvaro Nadal, ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital

El ministro argumentó que la revolución digital “va a transformar hasta nuestra Constitución”. Es la única en Europa que habla de informática, pero todavía es “muy analógica”. Nadal añadió que “esto no supone que se vaya a modificar, pero sí que se va a cambiar la forma de entenderla y aplicarla”. Y así con el resto de marcos regulatorios.

Las modificaciones afectarán también, según apuntó el ministro, al plano fiscal, “que es tremendamente analógico”, para adaptarlo a nuevas actividades como, por ejemplo, el comercio electrónico. “Tenemos que crear nuevas categorías tributarias acordes a los nuevos tiempos”, señaló.

Nadal defendió que la transformación digital debe llevar consigo una reducción de la brecha digital, que se tiene que abordar desde lo más básico que es la educación. “Tenemos que pasar de ser meros usuarios a entender qué es el cambio digital”, subrayó.

Para ello, el ministro destacó la necesidad de mejorar la visibilidad de los estudios y los perfiles científicos “desde la educación secundaria”. “El mundo va a exigir cada vez más perfiles tecnológicos”, añadió.

Las políticas públicas van a tener que desarrollarse para ayudar a impulsar esta transformación. En este campo, el ministro destacó ejemplos como el del sistema sanitario español: “El más digitalizado del mundo”. Estas herramientas tecnológicas creadas en torno a la atención de la salud “han creado un ecosistema tecnológico empresarial que exportamos al exterior”, apuntó. Y esto puede llevarse a otras áreas como el turismo. “Estamos trabajando para tener las mejores estadísticas del mundo en la llegada de turistas”. Pero también al sector energético, cuya revolución y la digital “tienen sinergias muy importantes”.

El ministro defendió en su discurso que “todavía hay un trabajo enorme desde las Administraciones y la regulación”, aunque defendió que el papel de su ministerio, creado en 2016, tiene que ir “más allá que ser meros reguladores. La agenda digital es mucho más amplia”, añadió. “Pero en esto tienen que trabajar todas las Administraciones, las estatales y las autonómicas y locales”.

Otro de los retos, según Nadal, pasa por fortalecer el sistema empresarial español. “En la revolución industrial tuvimos empresas importantes, pero no las supimos consolidar y desaparecieron”, lamentó. Ante la revolución digital, apuesta por “la concienciación y el desarrollo de la oferta”. Para esto último, destacó la necesidad de “una estructura financiera que apoye a proyectos tecnológicos y que no sea tan dependiente de la banca”.

Más allá de todos los retos que se encuentra España para esta transformación, el ministro subrayó también un punto en el que este país tiene una posición de liderazgo, el de las redes. “Tenemos la tercera mayor red de fibra óptica del mundo, con un proceso mucho más eficiente y barato que Alemania o Reino Unido”, señaló. “Solo Corea y Japón nos superan”.

En esta línea, respecto a la tecnología 5G, el ministro aseguró que los fabricantes están pidiendo que se aplique ya, aunque defendió que “lo haremos bien pensado y con calma. El reto es hacer una cobertura que sea amplia y ello supone una inversión”.

El ministro concluyó su participación en el foro defendiendo que “la revolución tecnológica traerá consigo los fines de semana de tres días”.

Retina

24/09/2017
Normas
Entra en EL PAÍS