‘Internet of everything’ o la reconquista del consumidor

‘Internet of everything’ o la reconquista del consumidor

¿Cómo reconquistar a un cliente multicultural, selectivo e hiperconectado? La respuesta, en el internet de las cosas, según la directora de la División de Consumo y Salud de Evercom

Multicultural, selectivo, auténtico, responsable e híper conectado, son las claves que definen al consumidor del futuro. Un sujeto deseado por las marcas al que ya resulta muy difícil alcanzar y que en 2020 será aún más inaccesible.

¿Cómo reconquistarle entonces? ¿Cómo hacer relevante para él nuestra marca? La respuesta puede estar en el Internet of Things (IoT) o más concretamente, en el Internet of Everything (IoE), que permitirá a las empresas acercarse a los consumidores de una forma diferente: más personalizada, disruptiva y diferencial.

Se prevé que dentro de solo tres años haya 34 mil millones de dispositivos conectados a Internet frente a los aproximadamente 10 mil millones actuales y los consumidores, invertirán unos seis trillones de dólares en soluciones de este tipo en los próximos cinco años a nivel global. Cifras de vértigo que nos hacen vislumbrar un futuro que, en parte, ya está aquí, cambiando la forma de relacionarnos con el mundo, los objetos que nos rodean y las personas que lo integramos.

Para las empresas, desde luego, son todo ventajas, ya que el IoE les ayudará a reducir costes, aumentar su productividad y expandirse a nuevos mercados o desarrollar nuevos productos. Y el consumidor no se quedará atrás porque está tecnología le hará todo mucho más fácil y mejorará su calidad de vida.

Y es que si lo pensamos… ¿A quién no le gustaría tener en su casa un frigorífico inteligente que hiciera la compra por él en función de lo que queda en la nevera? o ¿contar con electrodomésticos en casa que pudieran medir de forma proactiva su estado de salud y prevenir posibles complicaciones? Las posibilidades son infinitas y aunque hace unos años esto pudiera parecernos ciencia ficción, lo cierto es que todos llevamos ya pulseras que miden nuestras pulsaciones, nos dicen cuánto tenemos que andar o qué debemos comer para estar más sanos.

Es solo el principio de un futuro de lo más excitante que abre una nueva oportunidad de relacionarnos con el consumidor, de ajustarnos a sus necesidades y reconquistar su tan ocupado corazón.

La personalización, el flechazo que todos necesitamos

Todo gracias a esos millones de dispositivos que recogerán información sobre sus gustos, anhelos y prioridades. Una información valiosísima que bien gestionada a través de herramientas de Business Intelligence permitirán impactar en él de un modo mucho más natural. Imposible decir que no, ¿verdad?

Sin embargo, todo tiene su truco. No todos lo conseguirán. No todas las marcas podrán atraer al consumidor a su terreno. Al fin y al cabo, la capacidad de retención del usuario es limitada y su fidelidad más allá de la regla de las cinco marcas, harto compleja.

Es en esta batalla aún por librar donde la creatividad, la transparencia y la autenticidad aparecen como valores absolutamente claves. Pero, quizá, la llave que abra la puerta a todas las demás, la que sirva de base y soporte ineludible al resto sea la personalización.

Hoy, el consumidor se ve expuesto a millones de mensajes comerciales y en muchos casos, no se siente identificado con ellos. Simplemente, porque no están pensados para él en concreto, sino para conectar con los gustos de un target mucho más amplio, tanto que se pierde en su indefinición. La transformación digital ha permitido dar un paso de gigante en este sentido y técnicas como el remarketing o el marketing automation están haciendo posible ya enviar mensajes mucho más dirigidos y personalizados al consumidor, pero aún estamos lejos de lo que Internet of Everything nos permitirá.

Un mundo con mensajes más concretos y dirigidos será posible. La tecnología nos dará una personalización inusitada y nunca vista hasta ahora y esa personalización, bien gestionada, será la que provoque ese flechazo definitivo en el consumidor para volver a conquistarle.

Irene de la Casa, directora de la División de Consumo y Salud de Evercom

Retina

24/09/2017
Normas
Entra en EL PAÍS