Steve Cadigan. Foto: IE
Steve Cadigan. Foto: IE

Steve Cadigan: “Las redes sociales dan a los empleados más poder que nunca”

El exvicepresidente de talento de LinkedIn reflexiona sobre cómo va a cambiar la cultura empresarial y la forma de buscar trabajo y contratar nuevos talentos

La transformación digital está cambiando las reglas del juego en la relación entre empleados y compañías pero, ¿hasta qué punto? Se lo preguntamos a Steve Cadigan, uno de los especialistas en talento más valorados en Silicon Valley y vicepresidente de esta área en LinkedIn en 2009 y durante los años de mayor crecimiento de la plataforma y fundador de la escuela de negocios digital ISDI. Desde entonces ha visto cómo las redes sociales cada vez juegan un papel más fundamental a la hora de reclutar y buscar trabajo, cómo la cultura empresarial condiciona la retención de talento y cómo los límites entre distintas empresas se difuminan y el intercambio de profesionales se perfila como una opción a tener en cuenta en un futuro cercano.

 ¿Cómo han cambiado las nuevas tecnologías la forma en que las compañías contratan nuevos talentos?

Lo que la tecnología está cambiando es cómo encuentras a los candidatos y en qué están invirtiendo ellos su tiempo. Si lo piensas, la forma tradicional de encontrar a alguien para cubrir una vacante era poner anuncios en los periódicos, porque ese era el lugar donde los candidatos veían las ofertas. Ahora la tecnología ha hecho que los usuarios inviertan su tiempo en muchas otras plataformas que no son el periódico y tienes que averiguar cuáles son. ¿Dónde están tus candidatos? ¿Están jugando a videojuegos o en comunidades de código abierto? El reto está en descubrirlo. Creo que en los últimos ocho o nueve años hemos visto una transformación más grande en esta dimensión que en cualquier otra de los recursos humanos.

¿Cómo deberían usar las empresas las redes sociales para contratar a sus futuros empleados?

Las empresas deben cambiar la forma en que ven el talento. Ahora tus empleados son tu departamento de marketing. Tienen un móvil o un ordenador con el que contar a los demás en sus redes si eres una buena compañía, si los cuidas, les pagas bien o si tienes un buen ambiente de trabajo. Así es como las redes sociales han cambiado la forma de contratar: los empleados tienen más poder que nunca. Y seguirá siendo así. Conseguir el mejor talento para tu compañía no depende de lo que la empresa busca o dice, sino de cuánto y qué se escribe en las redes sociales sobre ella. Así es como el mundo sabe que trabajar allí es una buena idea.
Esto es muy incómodo para algunas empresas, porque las hace más transparentes a la fuerza y supone más presión porque no pueden esconder una cultura negativa o un mal liderazgo. En Silicon Valley las compañías son súper competitivas a la hora de reclutar talento porque son muy transparentes y los empleados pueden ver claramente cómo son antes de aceptar un trabajo. Creo que los trabajadores ganan con esto, porque la compañía deberá esforzarse por ser un buen lugar para trabajar.

¿Qué pueden hacer las compañías para retener talento ahora que el dinero no es lo más importante para los millennials?

Las redes sociales hacen a las empresas más transparentes a la fuerza: gracias a ellas todo el mundo sabe lo que pasa dentro

Si piensas en retener talento, lo estás planteando mal. Esa es una actitud defensiva, no puedes pensar en cómo evitar que la gente se vaya sino en conseguir que se queden porque estén convencidos de que tu compañía es el mejor lugar para trabajar. Las preocupaciones principales de las empresas alrededor de todo el mundo son dos: la transformación digital (oh, dios mío, ¿qué significa eso, cómo lo hago, qué va a pasar?) y los millennials. Y lo cierto es que están conectados. Si yo soy una compañía y quiero mantener a los millennials tengo que enseñarles cómo estamos cambiando el mundo, cómo estamos marcando una diferencia, por qué importamos. Contarles que lo que hacemos tiene un significado, que es importante para la vida de la gente. Así es cómo podemos hacer que se sientan cómodos trabajando con nosotros.
Hay otra realidad relacionada con la retención de talento que asusta a las compañías. Los trabajadores se van cada vez antes. McKinsey publicó un estudio que decía que los millennials llegarán a tener 11 trabajos diferentes a lo largo de su vida. Pero esto está bien. Quizá tienen que irse a trabajar durante unos años a la competencia y después volver a trabajar conmigo. Entonces seguramente me resultarán más valiosos. ¿Qué pasa si se van y ya no quieren volver? Volvemos a la cultura de la empresa: esta presión obliga a las compañías a tratarlos bien para que quieran volver. Creo que los límites entre las compañías van a empezar a difuminarse.

¿Cuál es la mejor manera de usar las redes sociales si estás buscando trabajo?

Todo el mundo necesita tener una marca. Y esto implica ir más allá de tener un perfil en LinkedIn o un currículum atractivo. Necesitas tener una representación de ti mismo sin olvidar que ahora en el mundo digital la apuesta ganadora es ser más humano. El error de mucha gente es pensar que tiene que transformarse en un ser literalmente tecnológico. Pero lo cierto es que el simple hecho de estar en redes sociales te va a ayudar a tener una red de trabajo porque podrás desarrollar una gran capacidad para conectar con la gente. Esto es algo que los niños ya están haciendo. Si usan las redes desde pequeños están aprendiendo el poder de crear una red de contactos. Aprenden a sentirse bien cuando comparten algo de valor y crean algo que a la gente le gusta. Y esto se puede trasladar a la economía.

Y si acabas de terminar de estudiar, ¿qué puedes hacer si no tienes una red de contactos?

 Todo el mundo tiene una red de trabajo. Quizá no sepas que las tienes, pero la tienes. Busca entre tus compañeros de clase, tus profesores, tus amigos. También es posible que hayas hecho una beca o unas prácticas. Encuentra a alguien que sabes que la tiene y pregúntale. Te diría que el 80% de la gente después del primer trabajo encuentra el segundo a través de alguien a quien conoció en su primer puesto. 

 ¿Qué valor añadido tiene LinkedIn comparado con el networking cara a cara?

 Creo que LinkedIn acelera el networking. Podemos acercarnos a los demás más rápido, contactar con gente que está lejos y encontrar puntos de conexión y relaciones de confianza como cuando nos encontramos con alguien. Además el ser humano es curioso por naturaleza, es raro que conozcas a alguien y después no vayas a mirar su perfil.

 ¿Cómo encontraremos trabajo en el futuro?

 Lo más interesante es que, además de la forma de encontrarlo, el trabajo en sí está cambiando. Hoy puedo vender la energía de mi panel solar a una eléctrica, llevar a otra gente en mi coche y conseguir dinero, alquilar una habitación en mi casa, publicar un vídeo en YouTube y que me paguen porque otra gente lo está viendo. Mi padre tuvo tres trabajos en su vida, yo he tenido siete y creo que mi hijo tendrá otros siete trabajos, pero a la vez: podrá subir videos a las redes sociales y alquilar una habitación y cinco cosas más por las que le den dinero. Tendrá distintas fuentes de ingresos.

Retina

15/12/2017
02

28 de noviembre

El encuentro para los Líderes de la Transformación Digital

28 de noviembre
Normas
Entra en EL PAÍS