La ciberseguridad mundial mejoraría si velasen por ella más mujeres
Protección digital

La ciberseguridad mundial mejoraría si velasen por ella más mujeres

Solo el 11% de los puestos de seguridad digital a nivel mundial están ocupados por ellas, que aportarían más creatividad, perseverancia y lado humano

La escasez de mujeres en las carreras de tecnología es obvia. Y el primer paso para cambiar la situación es que se hable de ello. Hay multitud de investigaciones que estudian la posición de la mujer en el ámbito de la protección digital y ofrecen datos como que solo el 11% de los puestos de ciberseguridad a nivel mundial están ocupados por ellas. Un porcentaje preocupante para una industria que pierde creatividad, perseverancia y lado humano con la falta de mujeres, según explica Silvia Barrera, inspectora de policía especializada en seguridad digital.

Los expertos están de acuerdo en la importancia de crear referentes feministas en estas carreras para que las niñas empiecen a valorar el sector tecnológico como una opción de futuro. "Es muy difícil para las mujeres identificarse y, por lo tanto, entender que la oportunidad está ahí para ellas. La presión social por no verse etiquetada como rara es brutal", explica Soledad Antelada, ingeniera en ciberseguridad. Antelada ha creado también la plataforma Girls can hack (Las chicas pueden hackear, en español), un espacio pensado para ellas donde comparten inquietudes y conocimientos sobre la ciberseguridad.

Por eso, las expertas aseguran que la educación y la cultura son puntos clave. "Hay que estimular las vocaciones STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés) desde edades tempranas. Y esta es una labor que se tiene que realizar desde el ámbito educativo, el entorno familiar y la empresa privada", explica María Luisa Melo, de Huawei España. Melo asistió, junto a 80 ponentes más, al primer foro internacional que trata directamente el papel de la mujer en este ámbito, organizado por el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) esta semana. El objetivo de este foro es dar visibilidad a la cuestión de la brecha de género y crear oportunidades de carrera más inclusivas.

La ciberseguridad es un ámbito imprescindible que está en expansión: cobra más importancia conforme se crean más dispositivos conectados a internet y los ataques de hackers nos dejan expuestos. Los informes señalan que ya hay cinco millones de puestos de trabajo en todo el mundo relacionados con la seguridad digital que están sin cubrir. Pero para nosotras llegar hasta ellos es más difícil. Solo el 24% de los graduados en carreras técnicas en España son chicas, y eso se refleja en el mundo laboral: el 4% de los CEO de compañías dedicadas a STEM son mujeres. Y a esto hay que añadir los retos que se presentan cuando ya hemos conseguido el trabajo.

Soledad Antelada, que trabaja en el centro de investigación científica del gobierno de Estados Unidos, afirma que los obstáculos con los que se encontró ella son los mismos con los que se encuentran cualquier otra mujer. "Infravaloran nuestro trabajo, nos pagan hasta un 28% menos, tienen prejuicios inconscientes a la hora de tratarnos, generalmente te sientes poco apreciada, tienes que trabajar tres veces más para que se te reconozca tu trabajo y acaban discriminándonos directa o indirectamente", explica Antelada.

Las expertas han hablado. La ciberseguridad necesita más mujeres y parece que todos los esfuerzos están fallando ¿Cómo podemos revertir esta situación? Resulta necesario romper el círculo vicioso en el que el hecho de que apenas haya mujeres provoca precisamente que no haya más mujeres. Hay un acuerdo casi unánime en que hay que educar sobre los prejuicios inconscientes, tener más hombres aliados que estén dispuestos a ayudarnos a romper la brecha de género profesional y crear conciencia sobre las oportunidades y lo adecuadas que somos las mujeres para llenar estas posiciones. "Para generar un gran impacto hay que llegar a las personas jóvenes, enseñarles modelos a seguir en esta carrera y hacer que las chicas se sientan bienvenidas. Habría que poner a mujeres de manera sistemática con una cuota obligatoria", asegura Antelada. "Es necesario que dejen de sentirse intrusas".


Retina

24/09/2017
Normas
Entra en EL PAÍS