Santander, BBVA, Sabadell, Bankia, Iberdrola, Gas Natural y Cepsa crean la mayor ‘blockchain’ de España

Santander, BBVA, Sabadell, Bankia, Iberdrola, Gas Natural y Cepsa crean la mayor ‘blockchain’ de España

Algunas de las principales empresas españolas, además de instituciones académicas y consultoras se han unido para desarrollar la Red Lyra, la mayor red de cadena de bloques (blockchain) en España, que nace con el objetivo de desarrollar nuevos sistemas para que cualquier persona o empresa pueda "identificarse digitalmente de forma segura". Este es, según han explicado los promotores a EL PAÍS RETINA, un "proyecto inédito en el mundo", ya que no existe ninguna red multisectorial con un espacio de trabajo digital conjunto basada en blockchain y tecnologías de registros compartidos (distributed ledgers (DLT) en inglés). El proyecto se anuncia oficialmente este miércoles 31 de mayo durante el foro Digital Currency Summit que se celebra en Madrid organizado por el Observatorio Fintech Comillas-Everis de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE.

Un listado de peso

La lista de socios fundadores es extensa y de peso: el Observatorio Comillas ICADE-Everis, Banco Santander, Banco Sabadell, BBVA, Bankia, Cajamar, BME, Correos, Scytl, Everis, Grant Thornton, Garrigues, Roca Junyent, Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa, Ejaso, Notarnet, Cepsa o Wordline.

“Será un blockchain consorciado, con escala nacional, y será abierto en el sentido de que cualquier startup, cualquier fintech podrán lanzar sus proyectos sobre esta red, y siempre de forma gratuita”, asegura Alex Puig, CEO de Caelum y director general de la Red Lyra. “Queremos replicar al máximo una red pública como sería Ethereum pero con todas las certificaciones y aspectos de seguridad que reclaman las grandes empresas”.

Hasta ahora, asegura Puig, el principal freno a cualquier desarrollo había provenido de la parte regulatoria, la parte legal. “Por eso, decidimos no basar este proyecto en la tecnología, sino desde el punto de vista regulatorio y legal y ver después qué se puede hacer con esa tecnología y qué no”.

La tecnología de cadena de bloques se puede definir, básicamente, en un sistema basado en la confianza y el consenso que se construye a partir de una red de ordenadores que gestionan una gigantesca base de datos, tal y como explica Alex Preukschat en el libro Blockchain: la revolución industrial de Internet. Si está abierta a la participación de cualquiera será una blockchain pública y si está limitada a algunos participantes será una privada (como Lyra). Las dos principales redes públicas de blockchain son Bitcoin y Ethereum, que permiten que cualquier persona o empresa pueda convertirse tanto en usuario como en validador y convertirse en un nodo.

Puig recuerda que se preveía que en las reuniones preliminares fuesen apenas cinco o seis participantes. “Se fueron sumando miembros y hemos terminado siendo una quincena”, explica. Lyra será una asociación sin ánimo de lucro en el que los socios fundadores van a aportar una cantidad inicial. La organización funcionará con tres grupos de trabajo principales: un equipo técnico, otro legal y el equipo de comunicación.

“Lyra será la red semipública y permisionada de tecnología blockchain de España y una de las pioneras en el mundo, ya que no existe hasta el momento un proyecto donde tantas empresas colaboren para diseñar un espacio de trabajo digital tan ambicioso”, asegura por su parte Javier Ibáñez, director del Observatorio Fintech Comillas-Everis de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE, el socio académico de esta iniciativa.

El 'blockchain' de Cecabank

La tecnología blockchain avanza a pasos agigantados en España. La pasada semana Cecabank –junto a sus socios CaixaBank, Bankia, Unicaja, Ibercaja, Kutxabank, Abanca y Liberbank, que agrupan al 33% del sector financiero– y la firma de servicios profesionales Grant Thornton anunciaron la creación del primer consorcio bancario de 'blockchain' en España, que,aseguraron, realizará con esta tecnología las primeras aplicaciones con impacto real en el negocio bancario.

“Lyra nos parece sumamente interesante dado su carácter intersectorial”, explica por su parte Carlos Kuchkovsky, CTO de New Digital Business de BBVA. “Queríamos crear un blockchain español, que dé servicios digitales, empezando por cuestiones claves como la identidad digital de individuos y empresas; y que permita crecer más adelante para crear nuevos servicios concretos de necesidades industriales o necesidades individuales, ya sean personas, pymes o multinacionales”. Kuchkovsky asegura en este sentido que Lyra se basará en lo que ha llamado coopetition: “Colaboramos para la plataforma y competimos sobre su base una vez la hayamos creado”.

Otras redes

Lyra va a ser la mayor de las blockchains privadas en España, si bien su uso es algo común fuera de nuestras fronteras debido a las dificultades de las instituciones financieras de compartir sus bases de datos. Por lo general se financian, como en el caso español, por consorcios de empresas (sobre todo por instituciones financieras) y suelen tener fines sectoriales concretos . Destacan entre ellas R3 o Hyperledger (de las que forman parte entidades como BBVA).

El primer foco de trabajo de Lyra será, de hecho, el de la identidad digital, un aspecto que quizás ha pasado algo inadvertido al que no se le ha prestado demasiada atención y que, sin embargo, resulta clave para el sector financiero, entre otros. “Las grandes instituciones cuentan cada vez con más presión regulatoria, lo que se traduce en más costes”, explica el propio Alex Preukschat, quien ha estado presente en las reuniones preparatorias en representación de Everis. Esta presión se traduce en cada vez más costes en operativas como el llamado KYC (know your customer, es decir, el proceso de verificación de clientes) y las medidas anti blanqueamiento de dinero (anti money-laundering, o AML). La reducción de márgenes en la banca conduce que a las entidades les resulte interesante ahorrar dinero en cuestiones como verificar a su clientela. “Lo que les interesa es que el cliente se identifique una única vez, sea propietario de su identidad digital y que, de esta manera, la pueda reutilizar”.

El primer foco de trabajo de Lyra será el de la identidad digital

Así, cada entidad o usuario que forme parte de la red tendrá asociado un contrato inteligente, un documento digital en el que se guardan de forma segura todos los elementos necesarios para su identificación y firma legal. Los notarios españoles podrán certificar y validar que esa identidad digital en Lyra corresponde a una identidad real e, incluso, permitirán recuperarla en caso de que sea necesario.

Esta iniciativa permitirá en un futuro que el usuario sea el propietario de su identidad, con lo que no solo podrá navegar de forma nativa por internet sin tener que identificarse con Google, Facebook o Twitter, sino además podría evitar que estas terceras compañías negocien con su identidad. “Esto constituye un cambio de paradigma brutal”, sentencia Preukschat.

¿En qué consiste Blockchain?

Blockchain es la tecnología detrás de la criptodivisa bitcoin. Esta tecnología, en realidad, consiste en una base de datos de proporciones gigantescas que se distribuye entre todos los miembros de una red, dotados de potentes ordenadores. Esta información se organiza en bloques de transacciones que se encuentran protegidas criptográficamente. ¿Cuál es la ventaja de este funcionamiento? Que permite que partes que no confían las unas en las otras puedan alcanzar consensos sobre datos o factores compartidos. Cada uno de estos ordenadores se llama nodos o validadores. Entre sí se hablan en un protocolo determinado dentro de una red P2P completamente desjerarquizada y descentralizada. Respecto a blockchain hay un consenso definido entre los expertos: su tecnología, una vez se desarrolle en los proximos años, podrá aplicarse a numerosas industrias y cambiarlas completamente.

Por

Retina

26/06/2017
09

"El conocimiento es cada vez menos importante”

El responsable tecnológico en Europa, África, Oriente Medio e India de Fujitsu, Joseph Reger, asegura que tenemos que entrenar la creatividad y vigilar que los políticos sepan de tecnología

Normas
Entra en EL PAÍS