No te escondas en el mundo real: Google y Facebook saben lo que haces

No te escondas en el mundo real: Google y Facebook saben lo que haces

Echamos un vistazo a lo que publican otros medios que nos inspiran

En realidad, es muy probable que no sepas hasta qué punto saben de ti empresas como Google o Facebook. Puede ser que te asalte un qué más da cuando das ese like a un post en Instagram de joyas de tu amiga, dices que te gusta esa tienda en Facebook, o cuando haces una búsqueda en Google para ver dónde venden revistas eróticas en Barakaldo (eso, si en realidad hay todavía alguien que compre revistas eróticas, en Barakaldo o en cualquier otra parte). La realidad puede ser mucho más increíble de lo que piensas.

Google es capaz ya unir las compras que hagas en la vida offline (esa camiseta tan bonita en la tienda de la calle Fuencarral) con las búsquedas que hayas hecho en su buscador. Esto es algo crucial para el gigante tecnológico: puede ser que nos deslumbre con inteligencia artificial, ganando partidas de Go a expertos orientales o con sus proyectos de realidad aumentada pero, a fin de cuentas, el negocio de Google no es –todavía- otro que hacer que uses sus productos gratuitos para recolectar datos sobre ti y ofrecerte publicidad segmentada y eficaz.

Y así, si Google es capaz de saber (y demostrar) que alguien vio un anuncio en Google Maps y después fue a comprar a una tienda, el dueño de la tienda a lo mejor está más dispuesto a poner más anuncios. Para ello, la propia compañía anunció en un post en su blog que ha llegado a acuerdos “con terceras partes”, que les proporciona datos sobre aproximadamente el 70% de las transacciones con tarjetas de débito o de crédito. Y así, mediante cálculos matemáticos puede emparejar los datos de una parte con los de otra, sin que ninguna de las partes vea los datos encriptados de la otra, asegura Jerry Dischler, vicepresidente de product management de AdWords (hasta ahí llegaron las explicaciones del directivo).

Pero claro, la compañía tampoco ha explicado cómo los establecimientos han obtenido el consentimiento de los consumidores para proporcionarle los datos de las tarjetas. Tampoco queda muy claro cómo se usan esos datos.

Hace poco hablábamos en EL PAÍS RETINA sobre la necesidad de pasar menos tiempo en Facebook. Porque, como se ha dicho en muchas ocasiones, el principal objetivo de Facebook no es proporcionarte felicidad, sino recolectar datos sobre ti. En ese artículo, hacíamos referencia a un informe del Washington Post sobre los 98 datos que Facebook recolecta sobre ti y que usa para ponerte publicidad. No hablamos, obviamente, de tu localización, edad, sexo, nivel educativo y campo de estudios, sino otros datos como valor catastral de propiedades, afinidad étnica, o composición del hogar.

Además, mientras estás logado, la plataforma ve todas las webs que visitas (incluso si cierras sesión, el sistema recibe una alerta cuando cargas una página con un botón de Like o de share. Facebook también provee a los anunciantes con un píxel con el que ellos también pueden conocer aspectos como usuarios en una relación estable o que están empezando a salir con otra persona, que están lejos de su hogar o ciudad natal, que se acaban de mudar, tendencia política.

Hay una tercera pata: Facebook da la opción a los anunciantes de usar datos recabados por empresas como Experian, Acxiom y Epsilon con datos públicos y estudios. Emparejando unos datos con otros terminan teniendo un informe completo sobre el usuario (al menos el de EE UU), con detalles como el cargo, quién es tu empleador o cuántos años tiene tu coche. Y eso, por no contar con aspectos obvios como saber qué tipo de conexión tienes, qué programas de TV te gustan o si te acabas de comprar un smartphone.

Facebook, al igual que Google, se quiere quedar con todo

Retina

15/12/2017
02

28 de noviembre

El encuentro para los Líderes de la Transformación Digital

28 de noviembre
Normas
Entra en EL PAÍS