educación
Firma invitada

Los retos de la universidad española frente a la economía digital

La solución a muchos de los problemas de la educación superior pasa por reducir la brecha competencial, asegura Natalia Abuin, profesora de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

En los últimos años hemos asistido a un avance imparable de la digitalización de todos los sectores de la industria y la sociedad. La adopción de las Tecnologías de la Información y la Comunicación por parte de las empresas está transformando la forma de producir, distribuir y comercializar los productos y servicios. Así mismo, la sociedad ha modificado los hábitos de consumo en favor de los contenidos digitales, por su agilidad, dinamismo y accesibilidad.

Las plataformas en internet han evolucionado globalmente, permitiendo el desarrollo de nuevos modelos de negocio. Un buen ejemplo de ello son las redes sociales, que canalizan el consumo de contenidos online. Otros sectores en los que la digitalización ha provocado un gran impacto son la industria musical o los videojuegos, transformados por la aparición de iniciativas basadas en el cloud computing, que permiten el almacenamiento y consumo de contenidos en streaming.

La economía digital es uno de los motores de crecimiento en Europa y una de las oportunidades para salir definitivamente de la crisis que nos asfixia desde hace casi diez años.

En el marco de la coyuntura económica actual, la industria de los contenidos digitales continúa generando riqueza en nuestro país. Según los últimos datos disponibles, en 2015 alcanzó una cifra de negocio de 8.940 millones de euros, un 16,9% más que en 2014. Las empresas del sector de contenidos aglutinaban en 2015 a 99.095 trabajadores, un 2,8% más que en 2014. Del total de empleados, el 46,8% se dedicada a actividades relacionadas con el negocio digital, 1,9 puntos porcentuales más que en 2014. En términos absolutos, existían 46.345 trabajadores ligados al ámbito digital de los contenidos, un 7,1% más que en 2014 (ONTSI, 2016). Estas cifras demuestran la apuesta del tejido empresarial español por los contenidos digitales.

Todos estos cambios han provocado la aparición de nuevos perfiles profesionales que están generando ofertas de empleo en nuestro país. Entre los más demandados se encuentran los especialistas en Business intelligence, Big Data, Ciberseguridad, E-Commerce, Community Managers, Expertos en Marketing Online y Marketing Móvil, Gamificación y Videojuegos, además de otros muchos puestos de trabajo que las empresas necesitan cubrir con urgencia. Según un informe elaborado por Randstad Professionals, la digitalización generará en España 1.250.000 empleos en los próximos cinco años. 

El problema que se deriva de esta elevada demanda de trabajadores es la falta estudios especializados capaces de formar profesionales preparados para satisfacer las necesidades de la Economía Digital.

Es necesario diseñar un plan estratégico que facilite la modernización de la educación superior.

Según la OCDE, el desajuste de competencias en el mercado laboral es generalizado y alarmante. Esta discordancia está causando efectos nefastos sobre la productividad y los salarios de los egresados, así como la imposibilidad de encontrar un trabajo acorde a los estudios que han realizado.

Esta disfunción ha provocado la aparición de una brecha competencial entre la formación que se oferta y las demandas de la industria, por lo que en muchos casos las empresas tienen que contratar expertos fuera de nuestro país debido a la carencia de profesionales con las habilidades adecuadas en el nuestro.

Otra de las opciones a las que están recurriendo las organizaciones que no encuentran candidatos que cumplan los requisitos de las ofertas que sacan al mercado es ofrecer sus propios programas de formación especializada, dado que según las principales asociaciones y empresas del sector, la universidad no los suministra.

Estos problemas podrían evitarse mediante el desarrollo de planes estratégicos que permitan anticipar las necesidades de las empresas en términos de competencias y formación especializada.

Según datos del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, en España hay 71 universidades que ofrecen titulaciones relacionadas con la electrónica y la Economía Digital sumando un total de 259 planes de estudios. Los grados más ofertados son el de Ingeniería Informática que se imparte en 101 programas o el de Tecnologías de Telecomunicación que se imparte en 60.

Al margen de estas titulaciones de corte generalista, algunas universidades cuentan con otras más adaptadas a la demanda de profesionales de la Economía Digital. Algunos ejemplos son el Grado en Desarrollo de Contenidos Digitales, el Grado en Animación, el Grado en Marketing Digital, el Máster en Programación de Videojuegos o el Máster en Comunicación Audiovisual para la Era Digital.

Hay que resaltar que la mayoría de estas nuevas titulaciones adaptadas a las necesidades del mercado y la Economía Digital están siendo implantadas en las universidades privadas, mucho más flexibles que las públicas a la hora de modernizar la oferta, ya que sus beneficios dependen fundamentalmente de la venta de matrículas y de las cifras de inserción laboral de sus graduados.

Es necesario revitalizar y modernizar las titulaciones en las universidades públicas, dotándolas de los recursos materiales y económicos necesarios para adaptarse a los cambios que requiere la sociedad digital, puesto que esta reconversión ayudará a paliar uno de los principales problemas de la economía española: el paro juvenil, que ronda el 43%, solo superado por Grecia entre los países de la Unión Europea.

Estas políticas en materia universitaria, son totalmente contrarias a las que se han aplicado durante la crisis: recortes en la financiación de más de 1.500 millones de euros en los últimos cinco años, subida de las tasas universitarias y reducción de las becas. Es fundamental comprender que la Educación Superior es uno de los motores de la economía mundial, y que la salida de la crisis pasa por potenciarla y modernizarla y no por sumirla en una profunda depresión.

Otra de las causas de que los alumnos no se matriculen en titulaciones de esta naturaleza es que, además de que predominan en centros privados, son muy desconocidas. Existe una oferta limitada de grados y másteres adecuados a los requerimientos de la Economía Digital en las universidades públicas, pero la falta de publicidad hace que los alumnos sigan decantándose por titulaciones tradicionales.

¿Cómo pueden resolverse estos problemas? La solución es compleja, y aunque el gobierno ha puesto en marcha tímidas iniciativas para paliarlos, enmarcadas dentro de las actuaciones previstas en la Agenda Digital para España, es necesario diseñar un plan estratégico que facilite la modernización de la educación superior:

1. Es fundamental potenciar la formación de excelencia en este sector actualizando la oferta de grado, máster y formación profesional y adaptándola a las necesidades del mercado laboral en las universidades y centros públicos.

2. Hay que reducir la tasa de paro juvenil, fomentando la implementación de nuevas titulaciones habilitantes para el ejercicio de perfiles profesionales con alta demanda en el mercado de la Economía Digital y que todavía no se ofertan en nuestro país.

3. La adquisición de competencias digitales no debe relegarse exclusivamente a la educación superior, sino que debe integrarse en las enseñanzas obligatorias. En este sentido, y dada la importancia creciente de este tipo de estudios, en algunas comunidades autónomas se están implantando asignaturas como la programación, para iniciar a los alumnos en el complejo mundo de las competencias digitales.

4. Es necesario fomentar las vocaciones digitales dando a conocer entre los estudiantes preuniversitarios la oferta formativa existente en nuestro país, despertando su curiosidad e interés por las nuevas profesiones.

La solución a muchos de los problemas de la educación superior y a la enorme tasa de paro juvenil que aqueja a nuestro país, pasa por reducir a la mayor brevedad posible la brecha competencial en España porque, sin duda, la Economía Digital es uno de los motores de crecimiento en Europa y una de las oportunidades para salir definitivamente de la crisis que nos asfixia desde hace casi diez años.

 

Natalia Abuin Vences es doctora en Ciencias de la Información, y coordinadora del Grupo de Investigación FONTA / Profesora del Dpto. CAVP1 de la Facultad de CC. de la Información (UCM)

Más información

Retina

17/08/2017
07
Cómo combatir la procrastinación

Cómo combatir la procrastinación

Te explicamos por qué ordenar tu escritorio te parece una idea divertidísima justo cuando tienes que ponerte a trabajar y cómo evitarlo

El destape de España en protección de datos
09

El destape de España en protección de datos

El caso LexNET dejó al descubierto los problemas de empresas y Administración para cumplir la legislación de protección de datos. En mayo próximo comienza a aplicarse el nuevo Reglamento. Los deberes no están hechos

Normas
Entra en EL PAÍS